Home

Diario YA

La época dorada de la decoración de interiores

En estos momentos se puede decir, sin género de dudas, que la decoración de interiores vive uno de sus momentos de mayor esplendor. Atrás quedaron los días en los que sólo unos pocos se interesaban por este menester. A fin de cuentas las casas pasan a ser verdaderos hogares en el instante en el que se cuidan un poco los detalles porque será en éstos donde cada persona, pareja o familia acabará por sentirse identificado y, por tanto, como conseguirá tener comodidad en el hogar.

Siguiendo la misma línea argumental podemos hablar de la decoración en sí misma pero también del mantenimiento de ese espacio vital. Poder encontrar en el mercado productos para limpiar baños, cocinas, dormitorios o garajes con propiedades específicas como pueden ser los aromas que aportan o la eficacia por sus diferentes composiciones es fundamental. Es, además de una cuestión estética (porque a nadie se le escapa el hecho de que una casa limpia y ordenada siempre acabará por lucir mucho más) una cuestión que beneficia a la salud, por no entrar en detalles de aquellas personas que pueden padecer algún tipo de alergáas como, por ejemplo, a los ácaros.

Cómo elegir el estilo apropiado

Hay quienes tienen una especie de sexto sentido para saber combinar a la perfección los distintos elementos que pueden encajar en un único espacio o estancia. Otros tantos no gozan de esta particularidad y siempre será bueno, si esto ocurre, optar por ojear alguna que otra revista especializada para, cuanto menos, encontrar fuentes de inspiración.

Algo muy recomendable, sobretodo al inicio, es empezar con un estilo que se viene a denominar como minimalista. Aquí la idea es contar sólo con lo esencial y no recargar ninguna de las áreas de la habitación que se está decorando. Todo, además, debe tener un absoluto equilibrio y ha de estar o bien guardado y lejos de la vista o muy bien ordenado. Con esta base después se puede ir jugando añadiendo algún que otro tono más llamativo en algunos elementos pequeños, como puede ser una lámpara o unos cojines e ir probando qué piezas acaban por combinar mejor entre sí. Aportar un toque de naturaleza en los interiores a través de algunas plantas siempre es algo muy positivo ya que son puntos de luz que generan una cierta armonía.

Más allá de esto se pueden encontrar estilos un tanto más extremos como es el conocido como estilo industrial. Su mismo nombre ya nos indica de dónde obtiene la inspiración y aquellos que sean un poco manitas e imaginativos tendrán mucho que hacer con él.

Sino se puede optar por el famoso estilo nórdico donde lo que más prima son los blancos y tonos neutros con textiles cálidos que supongan un soporte en invierno. Para quienes con las altas temperaturas prefieran algo más bien opuesto el estilo mediterráneo puede ser su gran aliado. Los elementos naturales aquí son los reyes.

La importancia de la decoración

Es cierto que vivimos vidas de lo más ajetreadas, a veces sin tiempo si quiera para poder disfrutar de ese hogar pero si lo convertimos en un lugar donde se quiera estar seguro que acaban por conseguirse momentos únicos, especialmente en familia. Esos momentos que, de alguna manera, marcarán la diferencia.

Tener un hogar adaptado a los gustos de cada uno es saberse con un rincón en el mundo donde en cualquier momento sentirse seguro y bien.