Home

Diario YA


 

La Asamblea nacional francesa rebaja la importancia de las lenguas regionales en la Constitución francesa

La Asamblea nacional francesa aprobó ayer incorporar a la Constitución un artículo reconociendo la pertenencia de las lenguas regionales al patrimonio de Francia, pero esta referencia no figurará en el preámbulo de la Carta Magna, como se había previsto inicialmente, sino en el artículo 75 del texto.

  Los diputados reincorporan las lenguas a la Constitución después de que el Senado rechazara su inclusión, pero en aras del acuerdo con la Cámara alta rebajan su trascendencia.

   La Asamblea quiere así eliminar "cualquier duda sobre la primacía del francés" después de que la ministra de Justicia, Rachida Dati, hablara de la necesidad de encontrar una "solución de compromiso" con el Senado.

  El pasado 18 de junio los senadores se negaron a incluir en el artículo 1 de la Constitución una referencia a las lenguas regionales como "patrimonio" de la nación, en contra de la postura expresada por la Asamblea Nacional y por el propio Gobierno.

  La Cámara alta se unió así al sentir de la Academia francesa que, a principios de esta semana y de manera sorprendente, criticó la iniciativa por "atentar contra la identidad nacional".

  El tema suscitó división más allá de la familias políticas de la Cámara y hubo hasta quien, con una gran dosis de ironía, sugirió reconocer el "cocido de Auvernia" como "monumento histórico" rechazando que la Constitución se convierta "en un catálogo de riquezas culturales".

  La medida sobre las lenguas regionales figura en el proyecto de ley sobre la reforma de las instituciones que fue adoptado anoche en segunda lectura por la Asamblea y cuya aprobación definitiva está pendiente de un nuevo examen en el Senado, los próximos 15 y 16 de julio.

   La ley tendrá luego que recibir el visto bueno definitivo en una sesión conjunta de las dos Cámaras que podría convocarse para el 21 de julio, donde deberá lograr el apoyo de los dos quintos del hemiciclo. REFERENDUM PARA TURQUIA

  Los diputados alcanzaron también ayer un compromiso respecto a la celebración de un referéndum sobre la adhesión de nuevos Estados miembros en la Unión Europea, una medida introducida por el anterior presidente francés, Jacques Chirac, especialmente pensada para el caso de Turquía.

  Finalmente, la Asamblea ha decidido que el referéndum sea automático para cualquier nueva incorporación a la UE, pero prevé una autorización vía parlamentaria si las dos Cámaras lo autorizan a través de una moción votada por una mayoría de tres quintos.

  El Senado había suprimido la enmienda adoptada por la Asamblea, que estipulaba que la adhesión de cualquier nuevo miembro de la Unión Europea tenía que ser sometido a referéndum cuando la población del Estado en cuestión representara más del 5% de la de la Unión. Rescataba así el texto inicial del Gobierno que dejaba al presidente de la República elegir entre la vía parlamentaria o la consulta en las urnas.

  En los dos últimos días de debates, los diputados han restablecido varios puntos que había suprimido previamente el Senado, relativos al desarrollo de las propias sesiones parlamentarias, los presupuestos del Estado y de la Seguridad Social o el derecho de gracia del presdidente francés, limitado a casos individuales.

   Ahora el conjunto del proyecto de ley tendrá que recabar la mayoría de tres quintos, algo que de momento no está garantizado porque el Partido Socialista ha anunciado que votará contra la reforma al considerar que llegan tarde las promesas de la formación política que apoya al Gobierno, la UMP, sobre el refuerzo de los poderes de la oposición.

Etiquetas:Francia