Home

Diario YA


 

La campaña contra los salones de juego dirigida por PODEMOS busca desgastar a Ayuso y a Almeida

Madrid, redacción, 13 de diciembre de 2020
La Coordinadora contra las Casas de Apuestas de Madrid es una plataforma que lleva más un año convocando manifestaciones y actividades para conseguir el cierre de los salones de juego de la Comunidad de Madrid, ayer domingo, a las 12 llevaron a cabo una nueva manifestación en el Metro de Carabanchel a la que asistieron menos personas que en convocatorias anteriores y en un ambiente muy politizado.
La coordinadora había preparado muy bien la manifestación siendo muy activa en redes sociales empapelando con carteles y buzoneando barrios como Vicálvaro, Aluche, Carabanchel, Prosperidad, Moratalaz, Chamberí o Arganzuela. El volumen de material repartido y la organización ponen de manifiesto que no estamos frente a un movimiento vecinal espontáneo sino frente a una organización profesionalizada, con fines políticos, con recursos económicos y conectados con otras movidas en el ámbito de la sanidad o de la educación que buscan el desgaste del gobierno regional encabezado por Isabel Díaz Ayuso.
Entre los convocantes y miembros de esta plataforma hay organizaciones radicales autoproclamadas antifascistas como Distrito 104 o Juventud antifascista de Hortaleza, Jauría Antifascista 032 de Vicálvaro. También hay diversos grupos favorables a la ocupación como La Villana de Vallekas, un grupo que ya ha realizado acciones contra empresas como CEPSA, Banco de Santander o ESLA Eko. Otros grupos que apoyan la convocatoria como Los Chikos del Maíz han dado visibilidad en redes sociales a cuentas que llaman a “pegarle fuego a las casas de apuestas”.
 
La manifestación también ha contado con el apoyo de partidos políticos y sus organizaciones juveniles como el Partido Comunista de los Pueblos de España, Izquierda Unida Madrid, Podemos Chamartín, Izquierda Castellana, el PCE de Carabanchel o Sindicatos como CNT o Plataforma sindical. Asimismo diversos vocales vecinos y políticos de partidos de izquierda como Mas Madrid, Podemos o IU se han sumado a promover la manifestación que se ha llevado a cabo tras un periodo de meses de acoso creciente a los salones de juego que han venido sufriendo pintadas, escraches en la puerta de los locales, acoso a sus trabajadores o el linchamiento en redes a empresarios del sector del juego privado. Entre las consignas previas de la plataforma se pedía no beber alcohol ni fumar porros durante la manifestación.  
      

Desde la llegada de Diaz Ayuso al gobierno de la Comunidad de Madrid al frente de la coalición del PP y Cs, que obtuvo el apoyo para la investidura de Vox, grupos de ultraizquierda y organizaciones políticas de la oposición en Madrid han puesto en marcha una campaña de desgaste del gobierno municipal y regional desde las calles en la que las acciones frente al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal han sido las más visible y donde las manifestaciones y movimientos para prohibir los Salones de Juego es una acción más que se está llevando a cabo de forma contumaz y continuada. Desde muchos ámbitos se opina que estamos frente a una cortina de humo para distraer la atención sobre la mala gestión de la crisis del Covid del Gobierno de la Nación, del que Podemos forma parte.   

Madrid, una Comunidad con un volumen de juego por debajo de la media Nacional

Los movimientos anti Gobierno regional están utilizando a los Salones de Juego sin tener en cuenta los datos reales del sector que ponen de manifestó el Informe sobre el Juego en la Comunidad de Madrid de la Universidad Carlos III que refleja que Madrid está por debajo en número de establecimientos de la media nacional dado que hay 0,6 bingos cada 100.000 habitantes por 0,7 en el conjunto de España y 7,1 salones de juego por 7,28 en el global nacional.
La campaña contra los salones también orilla que es un sector muy controlado por la administración dado que en 2018 se llevaron a cabo 19.000 inspecciones, 52 diarias, de las que solo un 0,12 % dieron como resultado actas sobre presencia de menores. Las inspecciones realizadas en 2020 hasta marzo, cuando se inicio la pandemia, han dado como resultado que ningún salón de juego tuvo actas por menores.
La Unión de Trabajadores de Salones de Juego (UTSAJU), que agrupa a los más de 9000 empleados de las 991 empresas del sector del juego privado que hay en la Comunidad de Madrid, así como de otras comunidades de España como La Rioja o Comunidad Valenciana, emitieron un comunicado en el que pedían a PODEMOS que no les instrumentalice en su lucha contra Diaz Ayuso y el gobierno de coalición que gobierna Sol.