Home

Diario YA

" La decisión de España es una muestra de solidaridad malentendida "

Daniel Ponce Alegre.
Diplomado en Seguridad y Defensa - UNED.

El pasado día 27 de marzo tuve el honor de ser invitado a la Conferencia, organizada en el Hotel SH Valencia Palace por el Club de Encuentro " Manuel Broseta ", del Excmo. Sr. D. Yuri Korchagin, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación Rusa en el Reino de España y el Principado de Andorra. La Conferencia tenía como título: " La Política Exterior de Rusia y las relaciones bilaterales con España ".
La Conferencia, fue modificada sustancialmente, así como en el tono de pesadumbre y preocupación, por este prestigioso y experimentado diplomático de carrera Licenciado en Historia y Letras, como consecuencia de los últimos acontecimientos relativos a la expulsión ( el matiz jurídico - diplomático es " retirada de la acreditación diplomática " ) de 2 funcionarios de la Embajada de Rusia en España. La Conferencia, que como he dicho fue reorganizada, se inició calificando estos hechos de tristes pues vienen de España, " un país, muy querido y respetado por Rusia, a la que represento en España ".
El Sr. Korchagin, analizó los motivos argumentados por España para tomar tal decisión ( " Un gesto de solidaridad con nuestros aliados y amigos del Reino Unido " ), como " un gesto de solidaridad malentendida y preocupante pues si las decisiones que toma el Reino Unido se han de imitar por solidaridad, quizás España y otros países de la UE decidan también seguir el ejemplo del Brexit y la UE desaparezca, algo que Rusia no desea pues la UE es nuestro principal socio comercial y aliado ".
La principal preocupación a nivel internacional del Embajador es el Terrorismo Internacional, y este hecho ha de guiar nuestras alianzas y acuerdos, y no las decisiones unilaterales de un país. Además la Guerra de Propaganda contra Rusia y sus aliados ha alcanzado unos niveles obscenos.
Sobre estos aspectos de política internacional de seguridad y defensa, y de inteligencia, hablaremos, Dios mediante, en un próximo artículo en este prestigioso Diario.

Etiquetas:Rusia