Home

Diario YA


 

La Iglesia de San Juan del Hospital, del S. XIII, celebra el 50º Aniversario de su reapertura al culto

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. La Iglesia de San Juan del Hospital es la más antigua de Valencia, la primera edificada de nueva planta tras la Reconquista. El Conjunto monástico - militar de San Juan del Hospital fue fundado por la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén cuando el Rey Jaime I tomó Valencia para la empresa unificadora de la Corona de Aragón, de todos los reinos hispánicos sometidos al yugo del islam, para la Cristiandad y la Iglesia.

La Orden de San Juan del Hospital fue la primera Orden militar y religiosa que se fundó en Jerusalén durante las Cruzadas con la Misión de defender la Fe y asistir a los peregrinos. Actualmente se llama Orden de Malta. Durante el S. XII la Orden se extendió por todo el continente europeo, toda la Crsitiandad, y contribuyó militar y espiritualmente a la reconquista de Hispania, con la colaboración entre otras de la Orden de Santiago. En 1238, cuando Jaime I de Aragón tomó Valencia, le acompañaban los caballeros sanjuanistas, los de Santa María del Puig, los dominicos y la Orden del Temple, a la que el propio rey pertenecía.

En gratitud, el rey les concedió terrenos para la edificación de templos, casas y conjuntos monásticos; en concreto a los sanjuanistas les concedió unos terrenos junto al barrio de la judería, la Xerea, en adelante defendida por ellos. Allí edificaron un hospital, la primera iglesia tras la reconquista de la ciudad, una residencia y centro formativo, y un cementerio. Los vestigios de esas construcciones se conservan en el Conjunto Histórico de San Juan del Hospital, encomendado desde 1966 a la Prelatura del Opus Dei, garante en la actualidad de la conservación física y espiritual de siglos de Historia de la Iglesia. La Iglesia de San Juan del Hospital fue construida según la tradición románica. Al ampliarse, a principios del S. XIV, incorporó las novedades góticas propias del mediterráneo, respetando la austeridad monástica del Císter ( Orden Benedictina reformada en el sentido de una mayor simplicidad y austeridad arquitectónica y de vida, rasgos también propios del Opus Dei ).

El Templo tiene una sola nave con capillas laterales, cubierta con bóveda de cañón apuntado, ábside poligonal y muros sólidos con ventanas rasgadas y cerradas con alabastro. La Capilla principal es la de San Miguel Arcangel, decorada con pinturas murales que pueden fecharse a finales del S. XIII por su iconografía, composición, colorido y detalles ornamentales. Aparece Cristo Glorioso, sosteniendo la Cruz de la Victoria; enfrente, la Iglesia, personificada como su Esposa.

Su valor es único no sólo en sentido artístico e histórico sino por su simbología profética y escatológica: preludio de la Victoria Final de Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores, y de la Iglesia, su Esposa, frente a toda religión falsa y gobierno para Gloria de Dios Padre ( Dan 2: 44 y Ap. 21 ). Amén.