Home

Diario YA


 

La importancia de una buena conexión a Internet

Disponer de una buena conexión a Internet, sea en casa o en la oficina, es hoy uno de los objetivos más importantes, habiéndose convertido el acceso a los datos en la Red como uno de los más importantes en nuestro desarrollo en el día a día, tanto personal como comercialmente.

Uno de los problemas para usuarios de Internet, tanto particulares como empresas, es el de la velocidad de descarga. De un tiempo a ésta parte hemos podido comprobar cómo se han sucedido miles de aplicaciones completamente novedosas cada vez con mayor demanda de datos.

Actualmente se descargan en diferentes dispositivos tanto volumen de datos que un solo Smartphone de hoy en día mueve muchos más datos que todos los ordenadores juntos de una oficina cualquiera de hace solo 5 años. No hace tanto que llegó al mercado la primera APP, solo diez años, pero estamos hoy en el entorno de 200.000 millones de APPs en todo el mundo, y cualquiera de nuestros smartphones tiene descargadas una media de 80 aplicaciones, de las que no usamos más de la mitad.

La duplicidad de dispositivos acarreando datos de un solo punto es otra de las novedades actuales. Un punto WiFi suministra información para muchos dispositivos conectados a la vez, algo que no ocurría en el pasado, cuando cada dispositivo tenía su propio acceso a datos. Hoy, una conexión a datos proporciona acceso a varias tabletas, smartphones o varios ordenadores, desde portátiles hasta de sobremesa, lo que hace que las redes se sobrecarguen habitualmente, pese a la relajación que permite disponer de fibra óptica en la mayor parte de los puntos de conexión.

Las conexiones de hoy en día no se proporcionan solamente para empresas, sino también para particulares, cada vez con una mayor transferencia de datos. Los usuarios solemos hablar de “megas”, aunque esta es una referencia familiar a una tecnología que requiere mencionar velocidades diferentes para bajada y subida de datos. Hoy en día, el uso en casa o la oficina permite además muchas opciones que no son solo navegar por Internet, buscar información o transferir ficheros vía correo electrónico o redes de comunicaciones, sino también ver tele, cine o jugar, consumiendo grandes cantidades de datos.

Cuando hablamos de velocidad de descarga tenemos que conocer bien cuáles son las necesidades de cada usuario. Para envíos de correo electrónico y un Internet básico, podría valer con 50 Mbps sin tener que saltar a conexiones de 500 Mbps o 1 Gbps, aunque las conexiones más básicas de pocos megas estaríamos situados entre 1 y 10 Mbps. Si tenemos que ascender por necesidades de cine o Tv debemos tener presente que la mejor solución es la fibra óptica, necesitando al menos 3 Mbps como velocidad recomendada para calidad SD, y si vamos a calidad HD nos harán falta al menos 5 Mbps o 25 si ascendemos a la categoría de Utra HD. Para conocer bien cuál es la velocidad de nuestra conexión actual, lo mejor es hacer un test de velocidad.

Las comercializadores de telefonía fija y móvil, Internet y TV disponen ya de paquetes que suministran soluciones todo en uno. Lo habitual es que exijan una permanencia, habitualmente de 12 meses, y una oferta estándar suele situarse en 100 Mb soportados en fibra simétrica, aunque puede llegar a 600 Mb en fibra óptica y hasta 1 Gb, llamadas ilimitadas a fijos y móviles y para los móviles con desde 4 Gb hasta ilimitados y Tv con cerca de 100 canales, todo ello entre 50 y 100 euros al mes.

Un mundo que conviene conocer bien antes de contratar uno de éstos paquetes que nos ofrecen soluciones para todas nuestras apetencias.