Home

Diario YA

Madre e hija habían estado planeando el asesinato durante 2 años

La madre confiesa haber asesinado a Isabel Carrasco por "inquina personal"

Paula Gordon Gimeno. María Montserrat González Fernández, de 58 años, ha confesado que fue ella la autora del asesinato de la dirigente popular, Isabel Carrasco. Ha asegurado que la había asesinado por  “inquina personal”  y que llevaban, su hija y ella, planeando el asesinato 2 años.  

La detenida explicaba que lo que la había motivado a asesinarla era el trato que había tenido la dirigente del PP con su hija, que fue despedida de la Diputación de León y mantenía un litigio económico con la Administración que la debía dinero que aún reclamaba un dinero a la fallecida por los servicios desempeñados. Recientemente, la hija recibió una notificación de la administración contraria a sus intereses.

El crimen se produjo en una pasarela junto al Centro de Salud Condesa Sagasta, en León, que atravesaba Carrasco habitualmente para ir desde su casa a la sede del PP. La presidenta de la Diputación de León llegó a ocupar 12 cargos públicos a la vez, lo que provocó gran polémica.

Las detenidas son una madre y su hija: María Montserrat González Fernández, de 58 años y Montserrat Triana Martínez González, de 34 años. Mujer e hija del inspector jefe de Policía en Astorga, Pablo Antonio Martínez García y ambas eran militantes del PP. Se sabe que el inspector de Policía no tiene nada que ver con el asesinato y ha sido destituido de su cargo a petición propia.

La hija había sido candidata por este partido en las elecciones municipales en Astorga en 2007 y trabajó en la Diputación de León, de donde fue despedida hace más de dos años de su trabajo como ingeniera de telecomunicaciones.

El arma empleada en el asesinato ha sido entregada a la Policía Nacional en León por una agente de policía. Se trata de un revólver que tiene el número de serie borrado y a la que le faltan tres de sus seis cartuchos, lo que hace pensar que el arma se compró en el mercado negro.

Se desconoce el papel que jugó la policía local de León que fue arrestada por La policía al considera poco creíble la versión de la agente. Según ha explicado, el arma había aparecido en el asiento trasero de su coche particular. La agente alegó que se la había dejado ahí la hija de la sospechosa de ser autora material del crimen, que es amiga suya. Según declaró la agente, no fue hasta ayer martes cuando se percató de que la pistola se encontraba ahí.

Un testigo presencial interrogado por los investigadores de la Policía Nacional ha explicado a los agentes que la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, fue rematada en el suelo por la autora material del asesinato después de haber recibido previamente varios disparos.

Etiquetas:diputación de LeónIsabel CarrascoLeónPPespaña