Principal

Diario YA

y abandono de la sala de Alberto Fernández

La poetisa Dolors Miquel emulando al Padrenuetsro

Fina Millán-Hita. Ya es vox populi que el presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, abandonó el lunes pasado la ceremonia de entrega de los Premios Ciutat de Barcelona, que organiza el Ayuntamiento de la Ciudad Condal, tras la intervención de la poetisa Dolors Miquel (Lérida, 1960), que leyó uno de sus poemas, en el que emula un Padrenuestro modificando el texto de una manera que, no sólo ella, sino cualquier persona respetuosa y democrática no debería ni mencionar.

La lectura de la galardonada es de tan bajo nivel, y tan vergonzoso que me niego a reproducir ninguna de las frases obscenas, ridículas, infantiles, ayunas de imaginación y talento poético que la susodicha ha "escrito". Sin duda es un claro ejemplo- otro más - de lo fácil que es ofender con obscenidades y lo difícil que resulta a algunos "artistas" plasmar pensamientos sublimes en unas cuartillas, cuando se está obnubilado por el odio y el rencor...

No parece que nadie más se sintiera soliviantado en el acto pueril e indecente, y que - al menos - mostrara su repulsa. Me pregunto si a nuestros representantes en el Consistorio no les extrañó tal falta de respeto a la fe de los demás, cosa que está preservada en nuestra Constitución. Tan solo ha respondido a semejante ofensa el obispo de Terrassa, mons. Jose Ángel Saiz,que ha tildado de "blasfemo" el poema que leyó Miquel durante la entrega de los premios en el Ayuntamiento de Barcelona y se ha preguntado hasta cuándo aguantará la paciencia de los católicos. Desde la vergüenza que siento por la "autora" y quienes le dieron el premio, le saludo atentamente,

Etiquetas:persecución religiosa