Home

Diario YA

La tecnología del futuro

Si cuando te hablan de la tecnología del futuro estás pensando en internet, tienes parte de razón. Decimos parte, porque pese a que todo lo que tenga que ver con internet parece cosa del futuro, es un hecho que todavía está empezando y sobre todo, se están asentando las bases para lo que realmente sí que se trata de la tecnología del futuro, el internet de las cosas. Cada vez son más los sitios en internet que hacen referencia a esta tecnología del futuro como tecnologiadelfuturo.es en donde podemos descubrir un montón de aparatos diferentes que ya cuentan con inteligencia propia. Básicamente, el internet de las cosas, es dotar a toda clase de elementos con una inteligencia artificial que nos haga nuestro día a día mucho más sencillo.
Disponer de una nevera que compre la leche por internet cuando se haya acabado la misma, un colchón que nos mida nuestras constantes de sueño y se adapte en cada momento según las necesidades que tengamos o un coche que nos lleve directamente al trabajo de forma completamente autónoma para que no tengamos nada más que sentarnos y esperar a llegar a nuestro destino.

El internet de las cosas está empezando
Cada vez existen una mayor cantidad de aplicaciones a toda clase de objetos convencionales y de uso diario a través de los cuales podemos mejorar nuestro ritmo de vida y nuestra utilidad. Gracias a todas estas funciones inteligentes, resulta mucho más sencillo el poder llevar a cabo toda clase de tareas, apoyándonos en una tecnología que nos permite ser mucho más eficientes y productivos.
Hoy en día estamos viendo la punta del iceberg pero todas estas aplicaciones siguen mejorando día tras día, ofreciendo cada vez nuevas funciones a sus usuarios haciendo que puedan vivir unas vidas más completas y sobre todo, mucho más felices. A día de hoy, puede resultar interesante que cuando nuestro coche llegue al taller, pueda comunicarse con el propio mecánico para decirle que es lo que pasa y cómo puede arreglar el problema.
Si extrapolamos todos estos usos por ejemplo al campo de la medicina, estamos hablando de que las operaciones mejorarán de manera sistemática y que por lo tanto, tendremos un beneficio inmediato en cuanto a la salud de las personas se refiere. Ya en su día, la primera calculadora que se inventó supuso un avance científico importantísimo de cara a poder resolver problemas mucho más complejos de los que podríamos resolver con nuestra mente humana.
Ajedrecistas derrotados por programas con inteligencia artificial, capaces de imaginar varios miles de supuestos, considerando siempre el resultado más óptimo para cada operación. Todos estos avances tecnológicos incorporados a una vida diaria, ya sea en nuestro hogar en un espejo o en las ventanas o fuera del mismo con la puerta del garaje o mismamente nuestro coche como hemos señalado antes, son la esperanza de un futuro mejor. En definitiva, el futuro es brillante gracias a internet pudiendo dotar de inteligencia artificial a todos estos utensilios para nuestra mejora del día a día.