Home

Diario YA

La temperatura de tu hogar también influye mucho en la comodidad de la misma

Es un hecho que en casa nadie está contento con la temperatura a la que está. En ocasiones, algunos pensarán que hace mucho calor si pones la calefacción muy alta, o el aire acondicionado. La cuestión es que es difícil saber a qué temperatura ideal debe estar nuestro hogar en cualquier época del año, y de eso es de lo que vamos a intentar hablar aquí para arrojar un poco más de luz respecto a este tema.

La temperatura ideal o de confort
Se le llama temperatura ideal o de confort a la temperatura exacta a la que tiene que estar el ambiente de nuestra casa para que todos estemos contentos y a gusto. Es importante saber, antes de nada, que existen una serie de elementos que pueden influir, como por ejemplo, cuántas personas viven en la casa, la ropa que llevan puesta o que estén haciendo, ya que no es lo mismo una temperatura cómoda para alguien que está sentado viendo la televisión que para alguien que está haciendo ejercicio.

Para saber exactamente cómo regular la temperatura durante el día o la noche y en las diferentes estaciones del año, es importante contar con un buen aliado para ayudarnos, como un termostato. Piensa que si no tenemos uno del que nos podamos fiar, será mucho más complicado alcanzar esa temperatura ideal para nuestra casa que estamos buscando y de la que hemos hablado. En una comparativa de los mejores termostatos digitales vas a encontrar el que es más adecuado para ti, como por ejemplo, el Netatmo, termostato inteligente que te proporciona un ahorro interesante en la energía que tienes que usar para poner más caliente tu casa y que se adapta perfectamente a tu día a día o el Delta Dore Tybox, que puedes programar a diario o por semana y cuenta con dos programas de temperatura.

Momentos y temperaturas ideales
Es muy importante ser respetuosos con el medio ambiente y colocar los termostatos a una temperatura que no cree un fuerte impacto en él. Los expertos afirman que durante el día, este no debería estar por encima ni por debajo de los 21 grados, aunque sí es verdad que en algunas habitaciones puede subir un poco, y en otras que no usemos bajar mientras no estemos en ellas.

Todos hemos experimentado la sensación de pasar calor durmiendo. Lo ideal para un buen descanso es que la temperatura de nuestra habitación esté entre los 15 y los 17 grados. Eso sí, es importante que si no has usado la calefacción durante algún tiempo, sigas estos trucos para purgar los radiadores, como purgar siempre el aparato cuando está apagado y frío, de modo que el circuito de su interior no esté en movimiento o purgar antes los que se encuentran más cerca de la caldera principal para que los demás funcionen como deben, puesto que de esta manera vas a ver que tu radiador no funciona con normalidad. Purgar es quitar las bolsas de aire que provienen de las calderas centrales y que impiden que el calor salga normalmente del radiador. Para hacerlo, solamente hay que girar la válvula que traen para ello hasta que salga agua. En ese momento, el radiador estará purgado.

Si sabes que no vas a estar ni tú ni ningún miembro de tu familia en casa de día, entonces lo mejor es que uses tu termostato y lo programes para que se encienda con el suficiente tiempo para que la casa esté a buena temperatura para cuando llegues. Esto es válido tanto para la calefacción como para enfriar tu casa. Si lo haces en invierno debes tener en cuenta una cosa: si pones el termostato a menos de 15 grados, va a ser difícil que la casa se caliente, aunque igual eso es una buena idea para mantener tu casa fresca en el periodo estival.

Cómo optimizar la temperatura ambiente
Para disfrutar de una temperatura ambiental adecuada, tu casa debe tener un nivel de humedad relativa que esté entre el 50 y el 60 por ciento; aunque un rango que se mueva entre el 40 y el 70 por ciento también es adecuada. La razón de controlar esto es evitar que aparezcan insalubre humedades.