Principal

Diario YA

 

Las agresiones que pasan desapercibidas por no estar grabadas en video

Javier Garcia Isac. Director radioya.es. Son muchas las agresiones que pasan desapercibidas por no estar grabadas en video. Muchas las agresiones que no llaman la atención por ser la victima personas a las que esta sociedad parece no tratar igual, parece marginar por el hecho de ser diferente, por el grave delito de sentirse español en España y lucir en tu muñeca o vestimenta algún símbolo que te identifique como tal.

Es curioso que en este país está mejor visto llevar una camiseta o polo con la bandera de un país extranjero que con la tuya propia. La veda, la caza contra el políticamente incorrecto está abierta. Sentencias que pretenden ser ejemplarizantes como la del caso de la librería Blanquerna o ataques y agresiones generalizadas a jóvenes y no tan jóvenes por aquellos que creen tener una superioridad moral de la que en verdad carecen, nos hacen pensar que estamos en una situación de clara indefensión donde la justicia no es igual para todos.

Sobre todo si tenemos en cuenta la comparativa y el castigo impuesto a sucesos mucho más graves como la absolución a la “asalta capillas” y portavoz en el ayuntamiento de Madrid Rita Maestre. Los sucesos de Murcia donde una banda de delincuentes liderado por un candidato de Izquierda Unida en la región, patean y agreden salvajemente a una chica por el grave delito de llevar una bandera de España, muestra la podredumbre moral que estamos atravesando. Tengo serios problemas para encontrar las palabras adecuadas para manifestar mi indignación.

La tibieza en la condena y el silencio cómplice o la tergiversación de la mayoría de los medios en el tratamiento de la noticia intentando enmascarar los sucesos y quitando importancia a los hechos me producen asco y repulsión hacia todos ellos. Que Wily “Tolerdo” justifique la agresión a la joven por considerar que esta era nazi por llevar un distintivo de España entra dentro de lo plausible, entra dentro del guion de un miserable amago de actor, que hace ya muchos años dejo de serlo. “Tolerdo” es digno de lastima, de pena, de compasión. Es un indigente intelectual, un mierda, un vomito donde ni sus propios colegas se apiadan de él dándole un mísero papel en cualquier bodrio serie B” que por desgracia es lo habitual en el actual cine español. “Tolerdo” es un caso claro de cómo el pegamento esnifado o los porros consumidos pueden llegar a afectar a la mente de un individuo.

Deber ser considerado más que como un imbécil, que lo es, como un caso clínico de cómo las drogas dañan el cerebro. Solo así encuentro justificación a las gilipolleces que dice y hace. En caso de que no consumiera drogas o no padecer una grave enfermedad mental, sus declaraciones son constitutivas de delito que debieran ser investigadas por eso que han denominado fiscalía de odio. Claro que esto sería muy complicado. No se han inventado esta fiscalía para perseguir a todos aquellos que promovieron su creación. Esto no estaba en el guion. Puestos a trabajar, la fiscalía debería también investigar a Izquierda Unida o Podemos.

Ya son muchas las ocasiones donde militantes y simpatizantes de estas organizaciones de izquierda están involucrados en hechos y sucesos semejantes o muy parecidos. No es casualidad que el cabecilla de la agresión de Murcia perteneciente a “Ganar Cehegin”, lista promovida por I.U, haya elegido precisamente a esta organización comunista como su partido político, donde justifican y jalean a otros agresores de mujeres como Bódalo y donde las muestras de simpatía y cariño hacia ellos son más que evidente. La trayectoria de justificación de la violencia y de incitación al odio en I.U. o Podemos es más que comprobable.

Manifestaciones a favor de Alfon, condenado por llevar material explosivo en su mochila, tuits insultantes y ofensivos mofándose de las víctimas de ETA, además de la exaltación de famosos criminales y genocidas como Castro, Companys o Santiago Carrillo. Debemos exigir el final de la impunidad de los agresores. Perseguir sin miramientos a los maltratadores, a quienes los jalean, protegen o incitan y eliminar de una vez por todas leyes injustas como la mal llamada de memoria histórica que ha demonizado a todos aquellos que pensamos diferente y en cuyo germen esta la justificación última de estas agresiones.

Etiquetas:Javier Garcia Isac