Home

Diario YA


 

El Papa Francisco ni ha rechazado totalmente las antiguas ni ha confirmado las plurales y distintas postmodernas

LAS MISAS DEL PAPA EN LATÍN

Fidel Garcia Martinez. Catedrñatico Lengua Literatura. Doctor Filología Románica.El documento pontificio del Papa Francisco para redefinir las modalidades del misal preconciliar (misa en latín) ha provocado revuelo en algunos sectores, tanto en los considerados tradicionales  como en los que han hecho de su capa  un sayo a la hora de innovar  con ocurrencias  fuera  de toda norma, que hacen  del acto más sagrado de la  liturgia católica - la Santa Misa - un popurrí de ocurrencias.
Si unos quieren volver al pasado glorioso del latín, otros no respetan las normas conciliares  del presente. El Papa Francisco ni ha rechazado  totalmente las antiguas  ni ha confirmado las plurales y distintas postmodernas. A Todos los modernos y los antiguos, el Papa les ha recordado que la auténtica  liturgia católica es la que ha definido el concilio Vaticano II. Por eso se mostró apenado por los abusos del ambas tendencias en las celebraciones litúrgicas de un lado y de otro: en forma muy caritativa rechaza las pretensiones de los antiguos y los postmodernos: en este caso  se fija más en las misas en latín que en las misas de conveniencia según las distintas ocurrencias lingüísticas vernáculas.


Para el Papa un uso instrumental del conocido como Misael  Romanum de 1962, supone un creciente rechazo no solo de la reforma litúrgica, sino del concilio Vaticano II: “con la afirmación infundada e insostenible de que traicionan la Tradición y la verdadera Iglesia. Dudar del Concilio- afirma el Papa- significa dudar de las intenciones mismas de los Padres Conciliares, que ejercieron solemnemente su potestad colegial cum  Pedro y sub Petro en el concilio ecuménico y en definitiva, dudar del mismo Espíritu Santo que guía a la Iglesia.
 El Papa ha tomado esta decisión en relación en cambiar la legislación sobre la misas  porque cada vez es más evidente en las palabras y actitudes de algunas personas que existe una estrecha relación entre la elección de las celebraciones según los libros litúrgicos anteriores al Concilio y Vaticano II y el rechazo de la Iglesia y sus instituciones en nombre de los que juzgan como la verdadera iglesia. Postura común a muchos que afirman que el Concilio Vaticano II está superado y se espera  un nuevo concilio. Estos comportamientos según  Papa Francisco, contradicen la comunión, alimentando ese impulso hacia la división, contra la que el apóstol San Pablo  racionó con firmeza.”. Ahora serán  los obispos los que determinarán en qué parroquias  se celebran las misas en latín, pero con lecturas en lengua vernácula. Celebradas  por un sacerdote delegado por el obispo.

 

Etiquetas:Papa Francisco