Home

Diario YA

Navarro Valls

"Le echaremos de menos, como ya lo hace la Iglesia"

Daniel Ponce Alegre. Teólogo. Ya duerme, a la espera de ser llamado por Jesucristo, el Señor de la Vida, mi querido y admirado maestro en el arte de la comunicación, de las relaciones públicas e institucionales y de la diplomacia fundadas en la rectitud y la verdad, Joaquín Navarro Valls, Portavoz de la Santa Sede durante 22 años, prácticamente durante todo el Pontificado de Juan Pablo II ( 1984 - 2006 ) y durante 15 meses del Pontificado de Benedicto XVI.

La Oficina de Prensa de la Prelatura del Opus Dei, en la que desarrollaba su vida eclesial y su espiritualidad cristiana laical, ha confirmado que con 80 años recién cumplidos a fallecido Joaquín, a causa de un cáncer de páncreas.

El antiguo Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede ha muerto en su residencia de Roma acompañado de sus hermanos en Cristo Jesús, y que también, como él, vivían su espiritualidad laical en el Opus Dei. Joaquín fue el primer laico y primer no italiano que ocupó el puesto de Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, su ejemplo de comunicación basada en principios veraces, dejó un precedente y huella que de seguirse hace difícil cometer errores en la dirección y gestión de la comunicación, así como en las relaciones institucionales y diplomáticas de la Santa Sede.

Siendo sus primeros estudios universitarios los de medicina y psiquiatría en las Universidades de Granada y Barcelona, siempre tuvo inquietudes literarias y humanísticas, por lo que emprendió los estudios de periodismo, que completó en 1968. Fue Secretario de la Delegación del Opus Dei en Barcelona, y colaboró en la puesta en marcha de diversas iniciativas apostólicas, sociales y educativas en colegios universitarios y centros juveniles. A comienzos de los 70 se trasladó a Roma, y colaboró con el fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá en las tareas de comunicación del Opus Dei, donde le tocó informar del fallecimiento del fundador, 26 de junio de 1975. En Roma también trabajó como corresponsal del Diario ABC.

En 1983 fue elegido Presidente de la Stampa Estera, la asociación de corresponsales extranjeros en la Ciudad Eterna. En 1984, Juan Pablo II le nombró Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, estando desde entonces su figura vinculada a la de Wojtyla, hasta su muerte en 2005, siendo ambos de fe firme y sólidos principios cristianos.

Como parte de la formación de Joaquín, nunca se destaca, y es la clave de su forma de ser como periodista y comunicador, y el motivo por el que lo escogió San Juan Pablo II, pues habían otros con mejor formación técnica que Navarro Valls, su profunda y sólida formación teológica, dogmática y eclesiológica, así como en Derecho Canónico, adquirida en la Prelatura del Opus Dei y en las Universidades de Navarra y la Santa Croce, ambas de fundación por miembros del Opus Dei.

Tal fue la confianza que depositó San Juan Pablo II en Joaquín Navarro Valls, que le encargó misiones diplomáticas delicadas ante figuras como la de Mijail Gorbachov y Fidel Castro, siendo dichas actuaciones diplomáticas abordadas desde la verdad y el bien eterno de los cristianos en dichos países. Sus amigos, podíamos escuchar en él estas palabras: " soy consciente de que tendré que rendir cuentas a Dios ". Pedimos al Dios Verdadero, nuestro Padre, a quien tanto amó Joaquín, por medio de nuestro Señor Jesucristo, que sea misericordioso con él y con todos nosotros, y que la actual Sala de Prensa de la Santa Sede siga su ejemplo hasta la vuelta " del Amo de la Mies ". Amén.

Etiquetas:opus dei