Home

Diario YA

La columna del piel roja

Los “Pokemon” invaden Galicia

Pablo Bascuas. Cuando se habla de Pokemon en casi toda España se piensa en una serie de dibujos animados, pero cuando se pronuncia este término en Galicia gran parte de la población gallega lo relaciona con la mayor trama de corrupción de la historia de Galicia. Más de 100 imputados que prestaban favores o que recibían concesiones de servicios como la recogida de basuras o el “ticket de la ORA”. La llamada Operación Pokemon ha implicado a concejales y alcaldes de tres capitales de provincia ( A Coruña, Lugo y Ourense), y de la capital de Galicia, Santiago de Compostela. En los casos de Santiago y Ourense el caso acabó con sus alcaldes dimitiendo, el caso del señor Conde Roa, alcalde de Santiago por el PP, viene incluso de más atrás ya que también fue imputado por no pagar el IVA en negocios anteriores a ser alcalde.

El ya ex-alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez (PSOE), tuvo que dimitir por ser imputado tras recibir regalos a cambio de contratos de limpieza en edificios municipales, también ha sido imputado el jefe de la policía local por recibir dinero para viajes con su amante. Hay que decir que en esta provincia ya nada sorprende, ya que su anterior presidente de diputación, el señor Baltar padre, fue imputado por “enchufar” personal, se habla de más de 200 empleados, para posteriormente, también, “colocar” a su hijo como nuevo presidente. Este suceso recuerda a la época del gran poder de los caciques de pueblo que parece subsistir en Galicia a pesar del paso de las décadas. Continuando con los “Pokemon”, el alcalde de Lugo, el señor López Orozco (PSOE), continua en su puesto a pesar de reconocer que había enchufado a diversas personas y de estar imputado por recibir 2.000 € al mes de la trama corrupta. En este ayuntamiento el ex-concejal, Fernández Liñares (PSOE), que además era el presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (organismo que depende del ministerio de Agricultura), ha sido imputado por recibir dentro de un periódico deportivo que llegaba a través de una empresa de mensajería la cantidad de 3.500 € al mes.

Pero el ayuntamiento que se lleva la palma es el de Santiago de Compostela, donde los dos últimos alcaldes, cinco concejales y el jefe de contratación del ayuntamiento han sido acusados dentro de esta operación anticorrupción. En este caso han sido acusados por enchufar o intentar enchufar a amigos, familiares, etc.

Pero que se puede esperar de parte de los políticos gallegos, cuando el señor Nuñez Feijoo se paseaba en yate con el narcotraficante Marcial Dorado, cuando todo el mundo tenía ya sospechas de negocios poco legales a los que se dedicaba, o cuando en los años 80 los grandes narcotraficantes gallegos como Laureano Oubiña reconocieron, en su caso en una entrevista en Vanity Fair, pagos a la antigua AP, o como Sito Miñanco era recibido en alfombra roja y nombrado hijo predilecto de la localidad de Cambados.

El caciquismo sigue vivo en la Galicia del S.XXI y parece que tiene todavía un largo recorrido, porque por mucha corrupción que exista nunca llega la información a los grandes medios de la capital, para los que Galicia solo existe cuando hay una gran operación antidroga o cuando no le dejan dar una conferencia al juez, ahora estrellado, otrora estrella, Baltasar Garzón.

Etiquetas:corrupcióngaliciaespaña