Principal

Diario YA

 

Después de nuestro primer artículo sobre los complejos de la Derecha, detallamos cómo esa cesión permanente frente a la izquierda se ha traducido en la Constitución

Los comPPlejos de la derecha (y 2)

Carlos Rubio Romo. Después de nuestro primer artículo sobre los complejos de la Derecha, detallamos cómo esa cesión permanente frente a la izquierda se ha traducido en la Constitución y en los ataques a la Familia y a la Vida La sacrosanta, inmejorable, magnífica, estupenda e infalible Constitución fue elaborada por siete diputados: tres de UCD, uno de AP, uno del PSOE, uno del PCE y uno de CiU (ya sé, ya sé, que me quedo corto en los adjetivos pero es que no encontré más en el diccionario…).

Mayoría absoluta, pues, de la derecha, como correspondía por otra parte a la composición del congreso de los diputados. Una magnífica ocasión para haber blindado nuestra nación frente a los embates de sus enemigos y enraizarla fuertemente en los principios y valores que la hubieran podido hacer grande y próspera. En vez de eso, se convirtió en una mezcla de carta a los Reyes Magos (derecho al trabajo, derecho a la vivienda, derecho a la libertad, derecho a la seguridad…sólo faltó escribir el derecho a tener un coche de lujo y un pisito en Marbella) y de claudicaciones frente a las minorías sepaRATA y de izquierdas. Algunos ejemplos: “España se constituye en un Estado social” (art.1), “La Constitución…reconoce y garantiza et derecho a la autonomía de las nacionalidades…” (art.2), “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos…mediante un sistema tributario…inspirado en los principios de…progresividad” (art. 31.1), “…Los poderes públicas garantizan y protegen su ejercicio [la libertad de empresa]…con las exigencias de la economía general y en su caso de la planificación” (art. 38), “Los poderes públicos promoverán…una distribución de la renta más equitativa” (art. 40.1), “Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos” (art. 41), “En el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al régimen autonómico vasco que le sustituya…” (Disposición transitoria cuarta)

El tufo socialo-socialista en todo el apartado económico (Estado elefantiásico, impuestos confiscatorios, persecución de la iniciativa privada) y de definición de la nación (Estado social…¿ista?) y la rendición frente al sepaRATISMO en el reconocimiento de unas nacionalidades que no existieron jamás y la traición ruin a Navarra marcaron una ley suprema de la que se han derivado posteriormente un gran número de decisiones y de leyes que no han hecho sino favorecer la implantación en todos los ámbitos de la sociedad de esas dos nocivas ideologías. Pero con ser eso malo, no es lo peor. Desde su aprobación en referéndum el 6-12-1978, su incumplimiento ha sido manifiesto en puntos esenciales sin que la Derecha-pusilánime no sólo no haya reaccionado sino que en no pocas ocasiones ha sido colaborador activo o pasivo de esas ilegalidades.

Y por supuesto tampoco el Poder judicial, convertido en un mero apéndice del poder político. ¿Ejemplos? A porrillo. Sin ánimo de ser exhaustivo: “La Constitución se fundamente en la indisoluble unidad de la Nación Española” (art. 2). ¿Acaso “de facto” y pronto “de iure” la patria no está rota? En algunas regiones de nuestra patria una generación entera ha nacido y crecido en un ambiente absolutamente hostil a la unidad nacional y todo ello dentro de la más estricta legalidad. Convocar un referéndum con dinero público, en establecimientos públicos para romper España ¿no es ilegal? “…Todos los españoles tienen…el derecho a usarla [la lengua española]” (art. 3) ¿Seguro que en los establecimientos escolares de Galicia, Cataluña, Vascongadas o Baleares es así? ¿Seguro que no se multa a los comercios que no rotulan en catalán? ¿Seguro que en las oposiciones del sector público en buen número de regiones no se discrimina “legalmente” a los que no conocen otra lengua que la española? “…Su estructura interna y su funcionamiento deberán ser democráticos [los partidos y sindicatos] (art. 6 y 7) Eso es verdad si por democracia se entiende la que hay en Corea del Norte o en Cuba… “Se garantiza la libertad ideológica…de los individuos” (art. 16.1) ¿Cómo en Vascongadas? ¿Cómo en Navarra? ¿Cómo en Cataluña?

Lugares todos ellos donde se han asesinado a cientos de personas por su ideología y se ha expulsado al exilio a más de 200.000. ¿Regiones donde cientos de concejales tenían escolta día y noche por no plegarse al sepaRATISMO? “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica” (art. 32.1) ¿Dónde se reconoce al invento aberrante del “gaymonio” como algo equiparable al verdadero y único matrimonio? “Es obligatorio cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales…” (art. 118) ¿Como la Generalidad de Cataluña archicondenada por su persecución al idioma español? ¿O como los ayuntamientos que exhiben banderas ilegales o que abren el día 12 de octubre? ¿O como el “antenicidio”, absorción ilegal de Antena 3 por PRISA cuya anulación nunca fue ejecutada por el gobierno de Aznar? La Constitución fue por tanto en buena parte una cesión a las izquierdas y a los sepaRATAS y en lo poco que merecía la pena no se ha respetado.

Desde la Derecha-cobardica no se ha hecho nada por hacerla respetar. Si hay un aspecto en el que la izquierda sobresale por su sectarismo es en su afán destructor de la familia y de la vida. En efecto, el aborto, la eutanasia, la persecución del matrimonio verdadero, la legalización de otros tipos de uniones a cada cual más aberrante, la institución de la aterradora ideología de género como base de un buen número de leyes y del lavado de cerebro de los niños en las escuelas son signos distintivos de la izquierda. Enfrente hubo en un tiempo muy, muy, muy lejano una derecha que defendía exactamente lo contrario.

Hoy, una vez más, los hechos son tozudos: con Rajoy se asesina legalmente en el vientre materno un niño de cada cinco. Más de cien mil niños cada año son troceados, desmembrados, por tipos que se autodenominan médicos y ello pagado por los impuestos de los españoles. Durante ese asesinato el niño es perfectamente consciente y, por lo tanto, el sufrimiento difícilmente imaginable durante esa interminable agonía. Las cifras del genocidio infantil en España desde su aprobación por el PSOE y la legalización por un infame Tribunal Constitucional absolutamente plegado al gobierno marxista son: - 1986-1995: 340.043 (PSOE) - 1996-2003: 503.352 (PP) - 2004-2011: 849.063 (PSOE) - 2012-2014: 315.876 (PP) Se han asesinado anualmente más niños con gobiernos del PP que con gobiernos del PSOE.

En nuestra patria ha habido dos leyes del aborto, ambas aprobadas por gobiernos del PSOE. La de 1985 en que el asesinato se despenalizó en tres supuestos: violación, riesgo para la salud física y psíquica de la madre y malformación del feto. Y la de 2010 en que se aprobó la ley de plazos actualmente en vigor, que permite el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación. En realidad, la primera fue, de facto, una ley de aborto libre puesto que más del 90% de los asesinatos se “justificaron” por un (presunto) riesgo para la salud física y psíquica de la madre. Los exámenes médicos previos son un coladero puesto que la masacre de los inocentes se ha convertido en un negocio del que los (mal llamados) médicos aborteros se benefician ampliamente. Todos los informes previos se muestran, por tanto, favorables al asesinato del niño.

En diciembre de 2013, en un pequeñísimo arrebato de valentía, el gobierno del Partido Popular presentó una reforma de la ley del aborto que eliminaba la posibilidad de abortar libremente en las primeras semanas y establecía un sistema de indicaciones más restrictivo que el de 1985 al eliminar las malformaciones como supuesto específico para abortar y exigir dos informes (en vez de uno) para demostrar el daño en la salud psíquica y mental de la madre. Ley abortera, al fin y al cabo, pero al menos se oponían a la izquierda en algo, aunque fuera mínimamente. Evidentemente eso terminó en nada. Como siempre. Sirvió para que la gente buena que todavía les votaba pudiera acallar momentáneamente su conciencia. Pero Rajoy, gozando de una clarísima mayoría absoluta en ambas cámaras, anunció la retirada del anteproyecto de ley en septiembre de 2014, según él “ante la falta de consenso”. ¡¡¡¿Falta de consenso?!!!

¿Acaso la defensa de la vida necesita consenso? ¿Consensuamos la salida del sol, el movimiento de los planetas o la erupción de los volcanes? Haya consenso o no, hay cosas que no se pueden ni se deben consensuar. La vida empieza en el mismo momento de la concepción. Y eso ni se negocia ni se consensua. Se respeta y, sobre todo, se protege. Para el otro extremo del ciclo vital, los socialistas empezaron con la ofensiva en el 37º Congreso de su partido en julio de 2008. Reconocían que no había una amplia “demanda social” para la eutanasia, pero que ésta era creciente. Desde entonces la izquierda, sus medios afines y organizaciones satélites nos bombardean para, al igual que hicieron con el aborto, hacernos creer que la eutanasia es un derecho y, por supuesto, con un dominio del lenguaje en el que ellos son los maestros: “muerte digna” dicen, como si hubiera algún tipo de muerte indigna. Y, como si eso no fuera suficiente, empiezan a omitir la palabra “muerte” (demasiado cruda, dirán) y empiezan a hablar de “partir dignamente”.

¿Partir? ¿Dónde? ¿De viaje? Y si es dignamente, ¿quiere decir a un cuatro estrellas? O ¿en clase “business”? Chorradas, pero muy eficaces. Los progresistas-centristas-socialdemócratas de C’s ya se han pronunciado a favor del asesinato asistido. Los del PP guardan silencio que no es sino el anticipo de su postura favorable cuando llegue la ocasión. Y, si no, al tiempo, amable lector. Ya verá Ud., cómo ciudadaneros y peperos se alinearán, una vez más, con la izquierda para permitir el asesinato legal de niños y mayores cuando se considere que no son útiles a la Sociedad. Eugenesia en vena.

La ideología de género es una mezcla de marxismo y relativismo concebido (con perdón) por feministas que establecieron que las verdaderas clases sociales en lucha no eran los burgueses y los proletarios sino los hombres contra las mujeres, actuando los primeros como clase dominante y explotadora, mientras las mujeres eran las víctimas explotadas y oprimidas por los hombres. A partir de semejante declaración doctrinal le acompañan algunas otras ideotas: 1.- La sexualidad no es algo que nos venga dado por la naturaleza, sino por la cultura. 2.- Los varones han dividido a la Humanidad arbitrariamente en femenino y masculino, siendo la feminidad un invento del varón para tener a la mujer como esclava. 3.- El matrimonio es una institución creada por los hombres con el fin de someter a la mujer mediante el embarazo y los hijos. 4.-Para conseguir una sociedad justa hay que suprimir las dos clases sociales en pugna, que ya no son proletarios y burgueses como dijo Carlos Marx, sino el hombre y la mujer, así que es necesario olvidar la palabra “sexo” y sustituirla por “género”. A partir de ahí, los objetivos a derribar son la maternidad, la familia y el matrimonio. Desastre-ZP se aplicó con fervor a desarrollar todas esas aberraciones y plasmarlas en leyes.

Así, alumbraron los socialistas las siguientes memeces: - Ley Integral de Violencia de Género: donde se suprime la presunción de inocencia consagrado hasta entonces en nuestro ordenamiento jurídico y los hombres sospechosos de maltrato a una mujer pasan a ser culpables hasta que demuestren lo contrario. - Ley del matrimonio homosexual: donde se igualan las aberrantes uniones de gays y lesbianas con el matrimonio verdadero de un hombre y una mujer, amén (con perdón) de legalizar la adopción de niños por aquéllos. - Ley del divorcio exprés: reduciendo la maravillosa institución del matrimonio como fuente de protección, estabilidad y educación de los niños a una filfa según la cual todo es efímero y al mínimo desencuentro todo puede romperse sin preocuparse de las consecuencias para los niños que se van a encontrar de la noche a la mañana en el seno de familias desestructuradas, rotas, conflictivas. - Ley Orgánica de Educación: “gracias” a la cual se introdujo la “educación para la ciudadanía” en las aulas - Ley Reguladora de la Transexualidad: que permite cambiar la inscripción en el Registro Civil, sin necesidad de cambiar el aspecto sexual de la persona, contribuyendo de esta forma a difuminar la diferenciación masculino -femenino, además de permitir que las operaciones de cambio de sexo sean realizadas por la SS gracias a los impuestos de los españoles. - Ley del aborto de 2010: ya hemos hablado aunque merecería un libro entero.

Tirando de hemeroteca, nos podemos encontrar con muchas perlas. Es el caso con la posición que en su día mantuvo el PP respecto al gay-monio y a la adopción de niños por parejas homosexuales: “Sentirse diferente a los niños les hace sufrir y más si se tiene por padres a dos hombres o dos mujeres.” (Ana Botella, 2002) "El matrimonio siempre ha sido una institución entre un hombre y una mujer" (Rajoy, 2005). “La unión entre homosexuales no puede ser llamada matrimonio porque esto ofende a la población.” (José María Aznar, 2006) “Eso es una parte de la política general de destrucción de la familia, como base de una sociedad organizada. Y

a sabemos que las parejas de homosexuales no producen hijos, y la adopción por parte de parejas homosexuales está llena de riesgos, pues no sabemos cómo van a vivir esos chicos con padres que tienen afecciones extrañas". (Manuel Fraga Iribarne, 2005). "El matrimonio homosexual no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos", porque no garantiza la pervivencia de la especie”. (Jorge Fernández Díaz, 2013). El PP tras cuatro años de mayoría absoluta con Rajoy, no ha tocado ni una coma de una sola ley aprobada por los socialistas e inspiradas en la ideología de género. Pero ya no es únicamente que el PSOE ejecute (nunca mejor dicho viendo la Historia de ese partido…) y que la Derecha-cagalindes acepte sin rechistar, es que ahora el PP está a la vanguardia de la imposición de la mostruosa ideología de género.

El 14 de julio de este año, la Asamblea de la Comunidad de Madrid aprobó la ley de protección integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género, más conocida como ley “contra la LGTBfobia” que obliga a introducir la ideología de género en los colegios públicos y concertados. En esa fecha que quedará grabada en el (muy amplio ya) registro de la infamia PEPERA los cuatro grupos políticos que forman este parlamento regional: PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos aprobaron por unanimidad la ley presentada y defendida con vehemencia por Cristina Cifuentes y todo el PP con ella.

Se impone, entre otras aberraciones, la obligación de “educar en la diversidad sexual” en los colegios públicos y concertados de la Comunidad de Madrid, siendo la gran mayoría de los colegios concertados de inspiración católica. ¿Qué pasa, pues, con el artículo 27.3 de la Constitución del que hablaremos en otro artículo de esta serie? Pues que se lo pasan por el forro de sus caprichos. La imposición PEPERA también obliga a que “la identidad de género y los distintos modelos de familia sean respetados en ámbitos educativos” y, de esta manera, se “garantizará que a todos los alumnos madrileños se les explique la “realidad de las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género”.

Ahí está la patita del lobo marxista apareciendo con el apoyo explícito del PP. La guinda de ese pastel apestoso-PEPERO es que, además de obligar a educar en la ideología de género a los alumnos, los docentes también deberán recibir formación por parte de las organizaciones LGTB. Y como la piji-progre de Cifuentes es más progre (y piji) que nadie, está dispuesta a machacar al que discrepe. El primero ha sido el director del Colegio Juan Pablo II de Alcorcón que se dirigió por carta a los padres diciendo que no iba a aplicar la imposición marxista de Cifuentes. Pues bien, la piji-progre ni corta ni perezosa ha enviado esa carta a la fiscalía por si fuera constitutiva de delito y, además, ha amenazado con quitar el concierto al colegio. Así de claro. Así de crudo. (CONTINUARÁ…)

Etiquetas:Carlos Rubio Romo