Home

Diario YA

Los microplásticos, el reto de los ingenieros medioambientales

Cada día más y más personas se suman al movimiento en contra de la contaminación. A la dura contaminación atmosférica que se viene sufriendo desde hace ya varios años y que impide que muchas personas puedan respirar aire puro, se suman ahora graves contaminaciones de los mares, océanos, suelos y subsuelos contra los que no pocos se han puesto en pie de guerra. Resulta crucial para la sociedad actual poder contar con el apoyo de empresas que luchen contra todos estos tipos de contaminación y que apuesten por una forma de producir más sostenible y limpia, algo que sin duda, será muy beneficioso para el planeta y sus futuros moradores. Según AMS, una consultora de ingeniería medioambiental especializada tanto en el subsuelo como en la investigación y descontaminación de acuíferos y suelos, sorprende que cada vez sean más los particulares que contratan sus servicios en busca de solucionar el estado de pozos y acuíferos de fincas.

Últimamente la atención se ha centrado fundamentalmente en la gran contaminación que presentan los mares y océanos del planeta, y es que distintas investigaciones apuntan a que de seguir como hasta ahora en 2050 habrá más basura en los mares y océanos que peces, dato sin duda de lo más preocupante. De entre la gran cantidad de basura encontrada en las aguas lo más preocupante es la gran cantidad de plásticos que se han llegado a hallar incluso en las zonas más remotas del planeta. Existen islas de microplásticos del tamaño de grandes países. Y eso en la parte más visible.

Asimismo, las investigaciones advierten que los microplásticos están ya presentes en la cadena alimentaria siendo posteriormente ingeridos por diferentes seres vivos que finalmente serán capturados por los humanos para su consumo. Seguramente a no pocos se les revolverá el estómago al pensar en ingerir unos sabrosos microplásticos.

Desde AMS sugieren que “existen un millón de razones además de las ya comentadas por las que las personas deberíamos tratar el planeta de distinta forma a como se hace en la actualidad. Sería más acertado pensar en el planeta como el único hogar que poseemos y no como un lugar de paso“.