Principal

Diario YA

 

 

Una Hora en Libertad

Los que ellos denominan el “paleto” Trump

Javier Garcia Isac Siempre se ha dicho que dentro de cada español existe un entrenador de futbol. Sabemos más que nadie de estrategias, jugadas, alineaciones, técnica y otras muchas cuestiones que aunque poco conocidas, a nada que nos pongamos, nos convertimos en catedráticos, en autenticas eminencias en la materia, independiente de cuál sea la materia objeto del análisis. Esto no es solo aplicable al deporte en general y muy particularmente al futbol, esto es extensible a otros aspectos de nuestra vida cotidiana. Cada uno de nosotros lleva un experto en cualquier materia , por muy compleja que ésta sea.

Cuando se trata de hablar de política internacional y muy especialmente de política norteamericana, nos venimos arriba y nuestros conocimientos se multiplican. Si no fuera porque mi capacidad de asombro hace ya muchos años que se agotó, lo que está sucediendo estos últimos días en los distintos medios de comunicación españoles, es para dejar sin habla a cualquier analista de prestigio estadounidense que se precie.

No podía imaginar que en nuestro solar patrio tuviéramos tanto entendido en todo lo referente a Estados Unidos y su ley electoral, que conociéramos mejor que la geografía española, los estados clave norteamericanos en unas elecciones, que supieran lo que más les conviene e incluso lo que deben votar y sobre todo y muy importante, lo caro que pagarán por haber elegido al candidato equivocado. Seguimos llenando minutos en radio y televisión; seguimos escribiendo con ríos de tinta, preguntándonos que es lo que falló, que sucedió, cómo pudo ser que la candidata de todos, la preferida del mundo mundial, perdiera frente a los que ellos denominan el “paleto” Trump.

Psiquiatras, sicólogos, analistas…todos estudiando al votante norteamericano y sus motivaciones; todos intentando buscar una justificación. Que si votaron blancos, que si fueron los hispanos y las mujeres, que si los negros no se movilizaron…Intento apartar de mí la visceralidad, la pasión, pero reconozco que ante tanto odio, tanta gilipollez que anda suelta, tanto analfabeto funcional, no puedo reprimirme. Los mismos estúpidos que critican la ley electoral norteamericana, son los mismos que miran a otro lado frente a la injusta ley electoral española. Los mismos que dicen estar hartos de tanto político, son los mismos que critican a Trump por no ser político. Los mismos que dicen que aquí la clase política cobra demasiado, son los mismos que ponen pegas a la renuncia de Trump a su sueldo como Presidente.

Nada de esto debe extrañarnos. Quizá solo los incautos, y lo digo con sinceridad, les produzca extrañeza la saña, el odio y la falta de ecuanimidad, que medios como la COPE o 13 TV, están mostrando hacia el futuro presidente Trump. Que lo haga “La Secta” e incluso Onda Cero, con algunas de sus petardas presentadoras de tarde y fin de semana, entra dentro del guion, entra dentro de lo comprensible. Pero que medios vinculados a la conferencia episcopal española, sigan poniendo como modelo de mesura, sabiduría, saber estar, inteligencia y compromiso, a la cornuda del mundo, es como menos para hacernos reflexionar.

Todos sabemos la vinculación de Hilary Clinton con el lobby gay y, su exaltación casi enfermiza a favor del aborto. Todos conocemos su desastrosa gestión como secretaria de estado y, ahora nos la venden como exitosa y como causa principal de todos los movimientos migratorios que estamos sufriendo en Europa, pero que a estas alturas todavía algunos imbéciles se pregunten porque las mujeres prefieren a Trump antes que a ella, es de bofetada con la mano abierta.

Estoy más que seguro que, la mayoría de las mujeres prefieren gente con dignidad antes que, a aquellas que miran a otro lado mientras las becarias de sus maridos, les hacen felaciones en el despacho oval. Este pequeño detalle parece importar muy poco a la mayoría de los sesudos comentaristas, presentadores y contertulios de la COPE y 13TV. Que mal asimilan la derrota los amantes de lo políticamente correcto. Les voy ser franco, muy franco, estoy disfrutando mucho con Trump y sobre todo, con los amagos de comunicadores españoles y su “miedo”. No hay más que ver la cara descompuesta que siguen teniendo la mayoría de ellos y que, como mínimo, les va durar otros cuatro largos años. Larga vida al presidente Trump (JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA)

Etiquetas:Donald TrumpJavier Garcia Isac