Home

Diario YA

Veo últimamente mucho interés en España por las momias ¿Alguien sabe donde está la cabeza de Goya?

LOS RIESGOS DEL COLECCIONISMO

Jorge Llopis Planas
Critico de Arte (AECA)
Perito Tasador Judicial de Arte y Antigüedades (CEPTAPA)

Hay dos tipos de coleccionismo, el público y el privado. Cada uno con sus orígenes e intenciones pero diferentes objetivos. Ambos coleccionismos proceden de la tradición europea de los Gabinetes de Curiosidades de la nobleza aristocracia curiosa inquieta por lo moderno y las ciencias, pero fundamentalmente por demostrar su poder poseyendo lo que nadie era capaz de poseer. Vanidad al fin y al cabo.

Esa tradición se transmitió a las nuevas clases sociales, que sustituyeron a la aristocracia, la burguesía, que imitó gustosamente a los aristócratas, pero con un poder económico que provocó en muchos casos una feroz competencia en conseguir objetos raros degenerando en una excentricidad casi obsesiva. No hay que ser muy ingenuo para comprender que esos excéntricos (hoy frikis) eran capaces de pagar mucho dinero por tener lo mejor y lo más único y diferente, a veces rayando y sobrepasando el delito. Esa tradición por el coleccionismo Freak ha sido la principal causante de los grandes desmanes y por extensión de los grandes delitos de expolio y tráfico ilegal de arte y restos arqueológicos.

Los grandes museos europeos desde su fundación a mediados del siglo XVIII, no hicieron otra cosa que atesorar los vestigios de sus anteriores colonias y como lugar para mostrar el fruto de sus botines de guerra (o saqueos cuando se convirtieron de vencedores a perdedores, el Louvre por ejemplo). Los Ingleses gracias  a Lord Elgin le dieron una vuelta de turca al asunto: “¿Expoliar la Acrópolis? Me temo que hay una confusión, señor. Los griegos y los turcos son incapaces de conservar nada. Por supuesto, Nosotros, si ”…

Con los años han sido los conceptos de preservación, conservación y estudio han sido los que han cambiado la tendencia del coleccionismo en las instituciones ¿Pero ha sido así en el ámbito particular?. Esta claro que no.

Un mal pensado podría asociar la venta de la “Resecá” con los recientes sucesos con otro insigne embalsamado en un macabro “Mummy Marketing”.

Este año en FERIARTE (16 al 24 de noviembre) se pone a la venta la cabeza de una momia egipcia de la Dinastía XVIII, un bombazo mediático para revitalizar una feria y sector que en España sigue en crisis.

No sé si a estas alturas de reivindicación feminista global o MEMA (Movimiento Enaltecedor de la Mujer Androfóbica) a quien le puede interesar comprar una momia de sin tener en cuenta, que lo que está comprando realmente es a una mujer de 3.000 años para exponerla como un “Trofeo Machirulo”.

También me intriga la malsana tendencia carpetovetónica actual de remover momias de un lugar a otro, aunque conociendo al expoliador español lo que más me preocupa es que no se ponga de moda la profanación de cementerios para ofrecer restos de españoles insignes para decorar el comedor ¡A lo mejor por fin aparecen las cabezas de Goya, la mano de Cervantes o los pellejos de Andreu Nin asesinado y desollado en 1937 por agentes el GPU y PSOE del gobierno republicano!.

…Tal vez el momento laicista que vivimos sea proclive a cambiar el coleccionismo de reliquias religiosas por otras de muy al gusto de la izquierda española, siempre mitómana, revisionista y “abre tumbas” desde 1909…
Un mal pensado podría asociar la venta de la “Resecá” (no olvidemos que la cabeza femenina la vende una empresa de Málaga) con los recientes de otro insigne embalsamado, creando un macabro “Mummy Marketing”, recreando o revitalizando aquellas colecciones de restos humanos o de reliquias de santos. Aún recuerdo la colección con casi 250 piezas y que ví en 1990  que se exponía con las obras de jóvenes artistas en el Mercado del Borne de Barcelona. Desde el prepucio de Cristo o una espina de la Última Cena hasta una pluma del Arcángel Gabriel. Impagable.

Tal vez en el momento laicista que vivimos sea proclive a cambiar el coleccionismo de reliquias religiosas por otras de claro signo ateo o agnóstico y muy al gusto de la izquierda española, siempre mitómana, revisionista y “abre   tumbas” desde 1909 , así que desde aquí aprovecho y llamo la atención a los enfervorizados apóstoles  de la Memoria Histórica para que no caigan en la tentación de querer comerciar con el moño de la Pasionaria o crear un lucrativo Segundo Mercado con lo que se encuentre en fosas y barrancos. Es oportunista y feo porque los familiares están vivos todavía…

Finalmente advierto sobre posibles fraudes. Recomiendo al coleccionista de restos humanos que exija un completo análisis de ADN, no sea que le vendan la cabeza de un Guardia Civil en vez de la Curro Jímenez. Es el mejor certificado de autenticidad.
 

Etiquetas:Jorge LlopisJorge Llopis Planas