Home

Diario YA


 

LOS SOLDADOS: DE LA VACUNA A LA NIEVE

Fidel García Martínez. Según la Ministra de Defensa los militares pueden y deben estar dispuestos a ejercer de agentes de vacunación directos, con el fin de agilizar, si fuera necesario, el acceso a este servicio sanitario de los españoles que lo necesiten, pero siempre que las autoridades sanitarias de las diversas Comunidades Autónomas lo soliciten. Parece ser que este ofrecimiento está motivado por el estancamiento de la proceso de vacunación, en unas Comunidades Autónomas más que en otras, por no hablar de aquellas que hacen todo lo posible para que las FFAA  sean irrelevantes cuando no desaparezcan de sus territorios, por exigencias de separatistas e independentistas.
 El Ejército ya está trabajando y colaborando de forma eficaz y con total disponibilidad en el transporte de las vacunas a las islas Baleares, Canarias, así como a Ceuta y a Melilla. El Ejército Español como siempre ha dado ejemplo, y ya han sido vacunados aquellos efectivos que tengan que realizar misiones comprometidas. Así en estos duros días de nieve y a petición del Alcalde de Madrid y ordenado por la Sra. Ministra de Defensa, están demostrando sus grandes valores de sacrificio y entrega,  dedicándose entre otras misiones importantes y menos brillantes, a  luchar contra la borrasca Filomena,  para recuperar la normalidad en Madrid donde el estado catastrófico parece una evidencia, aunque algunos no quieren reconocerlo.


La UME, como siempre, superando cierta confusión, están prestando un servicio muy importante para el bien de todos los españoles. Se han desplegado cientos de efectivos por las carreteras por ciudades y carreteras trabajando intensivamente en todo tipo de labores: desde retirar la nieve con palas en las manos, hasta conducir todo tipo de vehículos mecánicos por lugares peligrosos. Ayudando a los sanitarios; rescatando a personas atrapadas entre masas de ves; garantizando el abastecimiento y distribución de las vacunas. Todo este duro trabajo lo están ejerciendo los soldados sin contar el número de horas y sin buscar ningún aplauso.
 Ellos saben que su deber es servir a España siempre, sin importar los peligros. Por eso es necesario que las FF.AA sean reconocidas no sólo con alabanzas  mediáticas sino en su trabajo diario  bien remunerado porque algunos  soldados no llega a cobrar el Salario  Mínimo Vital, tal como lo ha aprobado el gobierno para otros colectivos.