Home

Diario YA

Nepal, el país con las montañas más altas del mundo

JESUS BUITRAGO. Incrustada entre cimas de 8.000 metros y las humeantes junglas de las llanuras indias, Nepal se ha convertido en la meca de montañistas de todo el mundo, a la vez que su gente trata de olvidar el trágico terremoto que sufrieron en 2015, cuyo epicentro fue a 80 kilómetros al noroeste de Katmandú, la capital.

La imagen idílica de Katmandú desaparece cuando uno descubre en primera persona su tráfico infernal, el cual sólo remite a altas horas de la noche. Los peatones caminan por calles sin aceras, esquivando coches y motos, protegiéndose la cara con máscaras para mitigar los efectos de la polución mientras hablan por el móvil.

No es extraño escuchar a viajeros aconsejando pasar el menor tiempo posible en Katmandú, o directamente huir de esta ciudad. Oirás historias sobre polución, polvo permanente en el aire, ruido, carreteras sin asfaltar, etc. Todas son ciertas, pero también es justo que sepas que hay muchísimas cosas que ver en la capital de Nepal que valen bastante la pena.

Katmandú tiene casi un millón y medio de habitantes, siendo una ciudad relativamente joven fundada hace unos 8 siglos que se encuentra en el valle del mismo nombre, donde muchas de las ciudades que lo conforman eran el nexo en la ruta comercial que lo unía con el Tibet, ahora China.

Si uno busca conocer realmente la esencia arquitectónica de Nepal, debe visitar Patan y Bhaktapur. La primera de ellas atesora infinidad de esculturas de gran valor en su museo local, ya que es la ciudad más antigua del valle (siglo III a.C.), y se convirtió en primera capital del país. Por su parte Bhaktapur, famosa por su tradicional fabricación de cerámica, es la ciudad más relajada de todo el valle de Katmandú. Históricamente fue lugar de paso obligado en la ruta entre China, Tíbet e India.

Tanto Katmandú como Patán y Bhaktapur eran antes reinos independientes, pero en el siglo XVIII el rey Shah las unió, pero estableció a la primera como su capital, cosa que se ha mantenido desde aquel entonces.

Por último, viajamos en avioneta hasta Pokhara, una preciosa ciudad situada a los pies del Himalaya, donde descubrimos la grandiosidad de nuestro planeta al tiempo que nos percataremos de lo pequeños que somos al lado de enormes montañas y majestuosos paisajes.

¿QUÉ VER?

Para disfrutar de Nepal decidimos ponernos en contacto con el turoperador Nepal Hiking Team con el fin de que nos organizaran un buen itinerario de actividades durante nuestra corta estancia en el país con las montañas más altas del mundo.

Esta agencia tiene como objetivo crear paquetes turísticos a tu medida, siempre con el asesoramiento de su personal altamente capacitado. Su equipo de trabajo tiene como misión brindarte un servicio integral y personalizado para hacer que tu viaje se convierta en una experiencia inolvidable, ofreciéndote unos precios muy asequibles al alcance de cualquier persona, independientemente de cual sea tu estatus social.

A nosotros el equipo de Nepal Hiking Team nos demostró que más que pensar en su propio negocio, se preocupan en conseguir la satisfacción y diversión de sus clientes durante su estancia en el país asiático. Sólo con deciros que acabamos haciéndonos amigos del guía turístico dice mucho del personal que disponen y de su forma de trabajar.

Estos fueron los lugares que visitamos en el área de Katmandú y Pokhara con este turoperador especializado en viajes a Nepal:

• PLAZA DURBAR

Es lo más conocido de Katmandú, y también el lugar que se llevó la peor parte en el terremoto de 2015. Algunos de sus templos principales han quedado reducidos a escombros. Durbar significa «palacio» y no es sólo una plaza, sino que es un conjunto de plazas interconectadas entre sí.

Éste era el sitio desde donde los reyes reinaban y eran coronados. Una de las cosas más curiosas que ver aquí es la casa de la Kumari, la figura tradicional nepalí, propia de la cultura Newar. Si tienes suerte, la puedes ver 10 segundos, aunque no fotografiar.

• THAMEL

Este es el barrio mochilero por excelencia de la capital nepalí y donde te recomendamos que busques alojamiento, ya que la oferta es muy amplia. Ubicado muy cerca de la plaza Durbar, Thamel se encuentra plagado de restaurantes, tiendas de artesanía, agencias de trekking y tiendas de montaña.

Caminar por aquí trae sorpresas, detalles a la vista que de otra forma sería imposible detenerse: templos en el medio del caos que llaman a la tranquilidad, vendedores de muchas cosas que sólo traen color a la vista, o los bicicleteros pendientes del turista para llevarte de paseo.

• BOUDHANATH

Aquí encontrarás la estupa más grande de Asia. Si te atrae el mundo del budismo y del Tíbet, este es tu paraíso.

Sentarse delante de la estupa supone contemplar un ir y venir constante de monjes budistas, oraciones como música de fondo y muchísimos peregrinos dando las “vueltas reglamentarias” a la estupa y haciendo rodar las ruedas de plegaria.

• SWAYAMBHUNATH

En el Buda Amideva Park se halla el parque de los tres budas con tres figuras gigantes, siendo una de ellas la más grande de Nepal, mientras que en lo alto de la colina está el recinto de Swayambhu, un complejo bastante amplio, lleno de monos un poco agresivos y de estupas donde poder ver Katmandú a vista de pájaro.

Para llegar hasta allí se puede subir andando unos 20 minutos por la carretera desde el parque. Pasa un rato divertido contemplando a los pequeños monos saltando al agua en la “monkeys swimming pool”, o tirando monedas e intentar meterlas en la “cazuela de Buda” para encontrar la paz mental.

• PASHUPATINATH

Es el templo más importante para los hinduistas en Katmandú y el más sagrado para los nepalíes entre todos los templos del dios Pashupati, el “señor de las bestias”.

Allí se pueden apreciar los ghats donde se realizan cremaciones al estilo Varanasi en la India. Según la leyenda,​ Shiva adquirió en este lugar gran devoción bajo la denominación de Pashupati.

• PATAN

Se trata de una de las ciudades budistas más antiguas que existen en el mundo. Conocida como la ciudad de los tejados de oro, la villa es una de las más visitadas del país y cuenta con una gran cantidad de monumentos muy interesantes e imprescindibles en su visita a Nepal.

El punto que más llama la atención de Patan es la plaza Durbar, al igual que en Katmandú. Esta explanada, que contiene hasta una veintena de edificios históricos, está incluida en el conjunto del valle de Katmandú, declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde esta plaza es posible contemplar los principales monumentos de la ciudad. Sin duda, el Palacio Real es uno de los atractivos más interesantes. En el interior del complejo encontrarás hasta tres patios interiores o chowks, cada uno de ellos con su propio encanto y su atractivo.

También destacan los santuarios dedicados a Shiva, que posee una interesante colección de tallas de madera con representaciones de las posturas del Kama Sutra; y el de Krishna, uno de los primeros edificios de piedra construidos en el país. También merecen visita otros monumentos como el Templo Dorado, llamado así por el color de su tejado y gracias al cual toda la ciudad de Patan se conoce como la “ciudad de los tejados de oro".

• BHAKTAPUR

Situada a lo largo de la antigua ruta comercial entre la India y el Tíbet, la ciudad de los devotos y de la cultura en Nepal se ha convertido en algo imprescindible durante un viaje a este país asiático. Se trata de una ciudad muy antigua famosa por su arte característico, sus impresionantes templos, su cultura milenaria, sus coloridos festivales y el estilo de vida indígena de la comunidad Newari.

Bhaktapur, declarada Patrimonio de la Humanidad y antigua capital del Gran Reino de Malla en el valle de Katmandú hasta el siglo XV, está rodeada de montañas y ofrece unas magníficas vistas del Himalaya. Es una ciudad repleta de monumentos, la mayoría de terracota con columnas de madera tallada, palacios y templos con esculturas muy elaboradas, techos dorados, patios abiertos, edificios pagodas y santuarios religiosos.

Desafortunadamente, Bhaktapur se ha visto dañada a lo largo de su historia por diferentes terremotos. Uno de los más sonados fue el de 1934, que destruyó más de 2.000 casas, dañó gravemente otras 2.000 y provocó la muerte de más de 1.000 personas.

Uno de los lugares que hay que visitar en Bhaktapur es la plaza Taumadhi. Aquí se encuentra el Templo Nyatpol (o Nyatapola), dedicado a la diosa Lakshmi. Construido en 1702 con 5 pisos, este es el templo de pagoda más alto de Nepal. Sus puntales, puertas, ventanas y tímpanos están decorados con tallas de figuras divinas.

• POKHARA

A la sombra de tres de las diez montañas más altas del mundo y la serenidad de sus tres lagos (Phewa, Begnas y Rupa), esta ciudad ha sido bendecida con impresionantes vistas y su hechizante belleza ha atraído a aventureros de todo el planeta, pues Pokhara es la puerta de entrada a la región del Annapurna, donde muchos encuentran su Shangi-la.

Una visita obligada merece el templo de Bindabasini, uno de los más populares y de gran importancia religiosa para los hindús que viven en Pokhara. Esta situado sobre una colina a la que se asciende por una empinada escalera. Una vez llegados arriba, se puede disfrutar de una increíble panorámica de la bulliciosa ciudad de Pokhara y con suerte de la impresionante cordillera del Himalaya.
Nepal, el país con las montañas más altas del mundo

Por otro lado, la cueva de Gupteshwar es un destino turístico sagrado que merece también mucho la pena. Algunos de los pasajes de la cueva son tan pequeños que uno tiene que agacharse. Muchas personas visitan este lugar cada año, pues en su interior hay un santuario que tiene ciertos poderes curativos según la leyenda.
Nepal, el país con las montañas más altas del mundo

Por último, si no tienes mucho vértigo debes visitar y cruzar el puente colgante de Seti Gorge, instalado a una gran altura del río Seti y con 200-300 metros de longitud.

PARA MÁS INFORMACIÓN :::

NEPAL HIKING TEAM (www.nepalhikingteam.com)