Principal

Diario YA

La “tontuna” que padece España y muchos españoles es inagotable

Nos siguen engañando con la terminología

Javier García Isac. La “tontuna” que padece España y muchos españoles es inagotable. La ultima jilipollez, memez o idiotez de los políticamente correctos, es manifestarse en una treintena de ciudades reclamando les sean enviados a la mayor brevedad posible, el mayor número de refugiados. No entiendo esa manía de querer tanto a los de fuera, mientras despreciamos y humillamos a los de dentro. Nos siguen engañando con la terminología aunque nada de esto sea nuevo. Hace unos años, cuando ETA mataba y asesinaba, eran fascistas o nazis. Ahora que vuelven a ser amigos y admirados como lo fueron hasta bien entrados los años 70, son hombres de paz o antiguos luchadores por la libertad y la democracia.

En la actualidad ya no hablamos de inmigración o inmigrantes, queda más vendible hablar de refugiados necesitados, aun a sabiendas de que es mentira, aun a sabiendas de que no lo son. Todos ellos saben que es considerado refugiado aquel que solicita asilo y protección en la primera frontera que encuentra una vez sale del país o zona de conflicto y este no es el caso que nos ocupa. Se reconoce que en muchas ocasiones recorren hasta siete naciones distintas hasta solicitar protección en uno de ellos que casualmente suele ser aquel que más ayudas sociales entrega. Es un insulto al autentico refugiado que sigamos utilizando esta terminología erróneamente.

Es cierto que en España tenemos pocos de los mal llamados refugiados, entre otras cosas, porque su destino preferido suele ser otro. Es ridícula la pancarta en ingles que sigue colgando de la fachada del ayuntamiento de Madrid, para empezar, si de lo que se trataba era de dar la bienvenida a refugiados Sirios, deberían haberla puesto en árabe. Hasta en esto son imbéciles. Deberían haber realizado una encuesta entre los manifestantes para saber cuántos de ellos estaban dispuesto a acoger “refugiados” en su casa sin saber nada del sujeto objeto de la acogida o en el peor de los casos, cuanto de su nomina estaban dispuestos a ceder para su manutención. Mucho me temo que el resultado de dicha encuesta seria decepcionante para todos.

A la izquierda le gustan mucho los macro proyectos pero siempre y cuando lo paguen otros, nunca con dinero propio. Pareciera tuvieran cocodrilos en los bolsillos, jamás pagan una ronda. Muy amigos de lo ajeno y muy poco dado a compartir lo propio excepto en eslóganes rimbombantes y vacios. También llama la atención como la mayoría de los mal llamados refugiados son hombres jóvenes y no mujeres o ancianos que son los más afectados en zonas de conflicto. Posiblemente el inmigrante sea el más inocente de toda esta historia. Sin él saberlo, forma parte de un proceso de ingeniería social origen de la crisis de nuestra identidad y cuyo objetivo último es socavarla.

Definitivamente Europa no está ante una crisis de refugiados, está ante una crisis migratoria provocada para diluir su identidad. España es cómplice de un plan trazado que busca la sustitución de su población por una mano de obra más barata y asequible y que nadie lo dude, los más afectados serán las clases más desfavorecidas a las que ahora se manipula y exige que de la bienvenida a unos refugiados que no acaban de llegar, pero que están a las puertas. Lo de menos será la nacionalidad. Lo importante es que sean de donde sean, lo políticamente correcto lo llamara refugiado cuando es inmigración. Javier Garcia Isac /Director Radio Ya

Etiquetas:Javier Garcia Isac