Home

Diario YA

Oseas, Miqueas y Amós: "Profetas de la Perversión y Figura del Mesías"

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. El culto a los dioses " extranjeros ", que no sólo eran adorados en las naciones vecinas sino que habitaban entre el Pueblo de Elegido del Dios Verdadero, Jahvé, y que por su perversión, alejamiento de la Verdad e impureza eran también adorados por muchos de ellos, encuentra su máxima expresión y manifestación en el Libro del Profeta Oseas. Ahora bien, también aparece en todos los Profetas del Señor del S. VIII a. C.: Oseas, Miqueas, Amós e Isaías. Veamos de qué forma.

La falsa idea de Dios fomentada por un culto vacío y débil, una piedad sin raigambre en el conocimiento de la Ley, unas verdades de fe mal interpretadas a causa de las influencias filosóficas y " teológicas " externas y, en definitiva, un intento de manipular la Voluntad de Dios para con su Pueblo Elegido con el único fin de ser " bendición a todas las naciones y Pueblo Santo ", eliminando sus exigencias éticas y morales, queriendo contentarlo sólo con ofrendas, sacrificios de animales, peregrinaciones y rezos: " vuestro incienso y sacrificios son repugnantes para mi, sois un pueblo que me honra con los labios pero vuestro corazón está alejado de mi, sois un pueblo incircunciso de corazón y duro de cerviz ".

El Dios Verdadero, Dios de la Justicia que quiere un Pueblo de hermanos fundamentado en el Pacto a Abraham, Isaac y Jacob, con el símbolo de la circuncisión sin la cual no se puede ser parte del Pueblo, aunque lo fundamental sea " la circuncisión del corazón ", no tolera, además de la infidelidad con otros dioses comparada con la fornicación, pues Él es un Dios Celoso y Santo, la opresión y subyugación de los débiles. Dios, se convierte para la inmensa mayoría del Pueblo en un dios como otro cualquiera, como los baales y otras deidades canaanitas y de origen mesopotámico.

El Pueblo, con esta forma de ver la Adoración y el Culto al Dios del Cielo, se satisface con rendir culto en el Templo a su manera de entender y le ofrece los dones que considera conveniente, siendo en muchos casos " animales cojos, ciegos, enfermos " y con diversas taras y deficiencias. Los cuatro Profetas del S. VIII a. C. reaccionarán duramente, consumiéndoles " el Celo por la Casa de Jahvé ", el Señor y Padre, como de la misma manera 8 siglos después le sucedería al Maestro y Mesías, Jesucristo.

¿ Cómo verían en la actualidad estos Profetas y Jesucristo, el Hijo de Dios, Príncipe de Paz y Único Salvador, las mezclas interconfesionales, el dar la misma carta de naturaleza a las diferentes religiones, diciendo que todas son buenas y promueven la Paz, y que sólo hay un Dios que se puede llamar Alá, Jahvé, Jesús o las diferentes vías orientales de camino a Dios ?.

A la Luz de la Palabra de Dios y de la Historia la respuesta es una. Junto a esta gravísima situación de pecado mortal, la problemática es también fundamental en esta época, debido a las graves circunstancias nacionales e internacionales. Donde aparece con mayor fuerza es en Oseas. La chispa que hará estallar la bomba es la subida al trono de Asiria de Tiglatpileser III ( año 745 a. C. ). Su política imperialista y la de sus sucesores ( Salmanasar V, Sargón II y Senaquerib ) tranforma el Antiguo Oriente en un campo de Batalla donde Asiria intenta imponer su hegemonía sobre pueblos pequeños y tribus dispersas. Frente a ella, Egipto aparece como la única potencia capaz de oponérsele. Y así surgirán en Israel y Judá dos partidos contrarios, uno asirófilo y otro egiptófilo, que harán oscilar la política hacia uno y otro extremo. Lo típico de Oseas, y del resto de Profetas, es su defensa de la neutralidad, su oposición radical a las rebeliones contra Asiria y a las alianzas con este país o con Egipto, siendo Jahvé su única Alianza y bando. Las autoridades no les hicieron y el resultado fue la ruina de Israel y Judá, y la muerte de miles.

¿ Cómo verían estos Profetas y Jesucristo determinados pactos políticos nacionales e internacionales que no sólo no consideran la Voluntad del Dios Verdadero y el cuidado de sus hijos en el Bautismo en Cristo Jesús sino que van en contra abiertamente y de forma fanatizada y enloquecida ?. Igualmente la respuesta es sólo una. Y en ambos casos el resultado también sólo puede ser el mismo y no será bueno en el momento de la Vuelta de nuestro Señor Jesús con el Poder del Padre pues aunque " perdona error, transgresión y pecado no dejará sin castigo a los que pecan contra el Espíritu ".

Etiquetas:Daniel Poncereligión