Principal

Diario YA

o “catch-all party”

Partidos “Atrapalotodo”

Noticias relacionadas

Santiago García Casado. Abogado y Politólogo. Hace ya medio siglo que el jurista y polítólogo alemán de origen judío Otto Kirchheimer acuñara el término “Partido Atrapalotodo” o “catch-all party”, para referirse a una nueva tipología de partido político. Esta tipología de partido se extendió desde la postguerra hasta nuestros días, proliferando al calor de la implantación de los estados de bienestar, de la implantación del sistema partitocrático y con la pérdida de identidad ideológica de los grandes partidos políticos en las democracias occidentales.

Los partidos “atrapalotodo” no tienen una ideología concreta, ni siquiera una afinidad real a alguna gran ideología determinada. Esta tipología de partido es fruto de la profesionalización de los políticos y de la mercantilización de la política. Del negocio político, del pilla pilla y del cohecho.

Nuestro país y nuestro contexto nos deja clarísimas pruebas de que todos los partidos mayoritarios que concurren a estos comicios son partidos “atrapalotodo”. Organizaciones que para poder atraparlo todo, han de contentar a todos, misión prácticamente imposible. Para agradarles en el corto plazo de la campaña electoral, proceden a repetir insistentemente mensajes cortos, tan simples como vacíos de contenido. No tienen propuestas de ruptura con un Sistema que no funciona, son continuistas. Hacen del Sistema un Dogma.

Si un partido “atrapalotodo” no quiere granjearse enemistades entre el potencial electorado ha de tener, en periodo de paz y prosperidad: un mensaje “light”, dulce, comedido y agradable para todos los anhelados “clientes”. Y en tiempos de crisis, convulsión y desapego por la política: discurso radical, de concentración, del “ellos versus nosotros”, del nuevo frente al viejo modelo, y del cambio.

En estos días, asistimos a una intensa campaña electoral, en la que los políticos profesionales de los grandes partidos, intentan atraer la atención del mayor número de ciudadanos para cautivar su voto. El único interés de estos partidos mayoritarios, de estos partidos sustentadores del Sistema, es captar los votos. Del mismo modo como cualquier empresa dedica recursos económicos a realizar publicidad con el objetivo de captar clientes, extender mercados y hacer más grande su red clientelar en detrimento de la empresa competidora. Esta es la carrera electoral, esto son las campañas de los “partidos atrapalotodo”.

Los partidos políticos del Sistema, estos grandes partidos que han fosilizado el Sistema (PP, PSOE) y aquellos otros nacidos como rechazo a los anteriores, buscan su espacio electoral en el descontento de los electores decepcionados. Para ello, no proponen políticas públicas alternativas a las ya implementadas ineficazmente, más bien se centran en denunciar la lamentable situación y hacer público un diagnóstico evidente. Pero no tienen solución fuera del Sistema, si no dentro, contentando a una gran mayoría y quedando con ello atrapados en sus propios programas incongruentes. Eso cuando tienen un programa político, más allá de las proclamas periféricas que no concretan soluciones.

Todos ellos se definen de centro, centro-Izquierda, centro-derecha, o transversales, pero de la lectura de sus programas no se puede deducir otra cosa que eclecticismo, inconcreción, y continuismo. Nuevas caras, nuevos colores, nuevas siglas, pero idéntico fondo: Pleitesía a las oligarquías financieras, a los poderosos y nuevos relatos para una misma historia.

Ciudadano, elector, lector y amigo: no se deje embaucar por estos partidos mayoritarios, ni siquiera por los que tienen más posibilidades de ganar las elecciones y echar a los que con distintas palabras han dicho lo mismo. Haga un ejercicio de autoestima, lea detenidamente las propuestas de todos los partidos que se presentan en su municipio y después de pensar si eso que proclaman coincide con lo que Ud. Piensa, entonces y solo entonces conceda su confianza a aquellos que dicen cosas diferentes, a aquellos que proponen medidas concretas, a aquellos que no le toman como un cliente, si no como a un ciudadano al que le deben un respeto del tamaño de la confianza que a Ud. le piden. Ellos le piden el voto, pero Ud. entrega confianza. No permita que le defrauden nuevamente.

Vote a aquellos que dicen lo que usted cree. Que mantienen un discurso político basado en el sentido común. Vote al partido minoritario aunque sepa que no van a alcanzar la alcaldía, ya que si éstos salen electos como concejales, van a poder proponer en los Plenos municipales sus peticiones, van a defender sus planteamientos y van a controlar la acción política del Gobierno Local. Olvídese del mal llamado voto útil. El voto útil es el que se entrega  a quien trabajará para Ud. en el ayuntamiento.

Empecemos a cambiar las cosas desde abajo, desde el municipalismo, dotemos a España de una estructura política nacida desde abajo, desde el pueblo para el pueblo, no desde las cuentas bancarias de las oligarquías financieras que sustentan el bipartidismo hacia ellos mismos pasando por su peaje electoral. No se deje engañar una vez más. Rebélese.

Santiago García Casado. Abogado y Politólogo.
@SantiagoGCasado
 

Etiquetas:Santiago García Casado