Principal

Diario YA

Alcanza los 176 votos que necesita para aprobar las cuentas

Rajoy ya tiene presupuestos

Luis Losada Pescador Los parlamentos se inventaron para decidir en qué se gastaba el dinero de todos. Luego se convirtieron en lugares de debate político de altura y actualmente se han convertido en platós de televisión con la tensión propia de la cuota de pantalla.

Pero su función institucional no ha variado: en qué deciden nuestros representantes que se gasten los dineros de todos. Y ocurre que llevamos 3 meses de prórroga presupuestaria sin que a nadie parezca importarle demasiado. Siempre nos quedará impedir el recorte del rabo… de los perros. O la norma que permite a los trabajadores apagar el móvil tras su horario laboral. ¿Y el dinero?

Rajoy -por fin- ha logrado el ansiado, buscado y deseado acuerdo presupuestario. Ya tiene los 176 votos necesarios: Ciudadanos, PNV, CC y el diputado canario del PSOE. El acuerdo con Ciudadanos apenas costará 45 millones de euros, que es el coste de rebajar el IVA cultural a todos los espectáculos menos el cine, mayoritariamente americano. Bien pensado.

Pero el pacto con Ciudadanos tiene otra remuneración en especie: forzar a los ‘naranjitos’ que se venden como garantes de la gobernabilidad en vísperas del destrone de Murcia. Para escenificar el acuerdo De Guindos y Garicano se han tomado un café delante de las cámaras. Alea jacta est.

Más caro resulta en acuerdo canario, que algunos cifran en 700 millones de euros. En cuanto al vasco, el pacto ha sido posible porque el gobierno se comprometió a desbloquear este viernes el asunto de la Erztainza: los 250 ertzainas de la 25 promoción en prácticas y la reanudación de las pruebas de la 26 promoción. Todo coherente con los 3.000 policías que el gobierno pretende reclutar.

Pero todo eso son los cacahuetes. El solomillo es lo que ha negociado con el PSOE: la mutualización de la deuda autonómica. El nuevo modelo de financiación autonómica que están barajando propone borrón y cuenta nueva. Lo malo es que el borrón no desaparece, sino que lo asume el Estado con el daño moral que eso supone: el mal gestor tiene premio.

¿Qué incentivo le queda al buen gestor?

Mientras, el PSOE, dispuesto a rebajar el delito de enaltecimiento del terrorismo. ¿Deslealtad? No tanta. El PP ha sacado a la calle a gran parte del colectivo etarra. En silencio, sin ruido, poco a poco. Ya sólo queda garantizar la impunidad de los casos pendientes. ¿Paz? La del cementerio.

El anzuelo del pescador

‘Autogolpe’ a la venezolana. Tras 15 meses de acoso a la Asamblea Nacional venezolana, Maduro ha decidido dar un ‘autogolpe’ de Estado. La oposición pide al Ejército que garantice la democracia y el gobierno español se calla perdiendo la oportunidad histórica de ejercer de árbitro justo.

El catalanismo va mal. Según el CIS catalán, los independentistas están de bajón. Y encima el Brexit ha reactivado las energías para “salvaguardar la integridad territorial de los Estados”. Merckel dixit.

Punset y Maneiro. Los disidentes de Ciudadanos han montado ‘Ahora’ para combatir el nacionalismo “sin titubeos”. Escaso recorrido.

Etiquetas:Luis Losada