Home

Diario YA

Reparación de tuberías sin zanja: económica, rápida y respetuosa con el medioambiente

Esta técnica baja los costes de las reparaciones, elimina los molestos inconvenientes y reduce el tiempo de ejecución de los trabajos.

Sin duda alguna hacer reparaciones es para cualquiera un gasto extra y una gran molestia, más aún cuando se trata de cambiar, reemplazar o reparar una red de saneamiento empotrada en suelo o pared, porque eso significa romper o abrir zanjas tanto para evaluar el problema como para corregirlo, así como ruido, polvo y en la mayoría de los casos, la paralización de actividades.
Pero, afortunadamente, la tecnología nos ha permitido sortear un sinnúmero de obstáculos, ya que se han ido creando técnicas o procedimientos innovadores que cada día hacen más fácil y rápido, llevar a cabo este complicado y tedioso tipo de tarea o trabajo.
Una de esas técnicas o sistema es la reparación de tuberías sin zanja o sin obra, como también es conocida, que consiste en arreglar bajantes, conductos o colectores sin tener que romper el asfalto o alguna pared, dependiendo del caso, lo que reduce el tiempo de ejecución de la obra y elimina las molestias que conlleva este tipo de trabajo, como fuertes ruidos, suciedad y el bloqueo de la vía pública, incluso por varios días.
Esta técnica se basa en acceder al interior de un tubo dañado a través de un pozo o una arqueta, y todo el trabajo de reparación se hace desde el interior del tubo.
Pese a que este tipo de sistema está principalmente dirigido para rehabilitar tuberías en espacios o sitios con características especiales, como por ejemplo, edificaciones históricas o entornos protegidos donde no es conveniente realizar zanjas, también se puede aplicar en el sector industrial y en locales comerciales, donde gracias a este método no es necesaria la paralización de las actividades que habitualmente se realizan.
Para la realización de este procedimiento se han consolidado empresas que ofrecen soluciones a medida, con los mejores y más avanzados equipos, y el personal más cualificado en el área, con certificación ISO 9001 2015, entre otras innovaciones y servicios de alta calidad.

Ventajas del sistema
Las ventajas y beneficios que aporta este tipo de tecnología con respecto al  sistema tradicional de pocería con apertura de zanja, es que reduce los costes y el tiempo de ejecución del trabajo. Además de eso, tanto el material como el proceso son respetuosos con el medioambiente y los materiales son de características superiores a cualquiera de la que existe en el mercado.
Además de eso, la calidad es comprobada, y lo más importante, la tubería se pone en servicio inmediatamente después del fraguado y ofrece mayor seguridad que los métodos convencionales.
Hasta el momento no se han presentado ningún tipo de inconvenientes a la hora de utilizar este tipo de sistema, salvo que la tubería antigua esté totalmente deteriorada y que impida acceder al interior de la misma.
En el momento de evaluar las ventajas de este novedoso sistema de reparación de tuberías, se tiene que tener en cuenta, además del coste económico y energético de las excavaciones, la nula emisión de gases tóxicos a la atmósfera, de ahí que la utilización de este sistema sea una de las opciones más recomendadas por los expertos, ya que evita muchos inconvenientes y el resultado final es insuperable, además de una mayor duración de la obra.

El curado de la tubería
Hay tres fases las que se deben cumplir para completar la reparación de tuberías sin zanja. Éstas son la preparación, la introducción y el curado. El primer paso a realizar es la limpieza e inspección de la tubería dañada, para lo cual es necesario el empleo de un CCTV que facilite la visualización de todo el sistema para así detectar la avería.
El próximo paso es introducir en la tubería a reparar una manga de fieltro de poliéster impregnada con una resina especial, la cual se endurece con agua caliente, vapor, luz UV led o con luz ultravioleta, lo que va a depender de las características propias de la tubería a rehabilitar. La duración dependerá del sistema de curado utilizado
Por último, se procede a crear una nueva tubería dentro de la deteriorada, la que ya estará lista para entrar en funcionamiento.