Home

Diario YA

el Patriarcado y la Presidencia

Rusia y las raíces cristianas de Europa

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. En mi anterior artículo, en el que hice referencia al XVI Simposio de Teología Histórica, traté lo considerado el primer día de dicho Simposio, en el que concluimos que la Sagrada Escritura, la Biblia, como Palabra de Dios dada a los Hombres en la Historia, es el Fundamento de la Vida Espiritual, Moral y Social de todos nosotros, los cristianos.
Hoy, voy a considerar lo tratado en el segundo día de dicho Simposio, centrándome en las dos ponencias principales: la del Obispo de Almería, D. Adolfo González Montes y la del Profesor Dr. D. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón.
En lo que respecta a la Ponencia del Obispo de Almería, Dr. en Teología Fundamental por la Pontificia Universidad de Salamanca, Miembro del Pontificio Instituto para la Unidad de los Cristianos y de la Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea ( COMECE ), se destacó en primer lugar, la tradición judeocristiana como factor unificador de Europa, estando las Sagradas Escrituras en el Centro de esa Tradición, por encima de la filosofía grecorromana, siendo Fuente espiritual y moral de los principios europeos, de toda La Cristiandad, y siendo a su vez Cristo Modelo Vivo de esos Principios, y reflejo y soporte de la Dignidad Humana. Concluyó que las religiones, y países que se rigen por ellas en sus ordenamientos jurídicos y prácticas sociales, opuestas a los principios cristianos laicos no caben en la Unión; además dijo que es imprudente ignorar el Caudal Cristiano de la Iglesia para la Sociedad y querer incluir en la Unión a países islámicos frente a otros cristianos, aún siendo ortodoxos.
La Ponencia del Profesor Dr. D. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Miembro Permanente del Consejo de Estado, Padre de la Constitución Española de 1978 y Académico de Número de la Real Academia de CC. Morales y Políticas, tenía como tema: La Religión en las Constituciones Europeas actuales.
Tras analizar las referencias expresas al cristianismo en algunas Constituciones de Países de la Unión como Alemania, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Irlanda y algunos de los Países Bálticos y Nórdicos, y de afirmar de forma clara y categórica, sin ambigüedades, que la razón por la que no se incluyeron las raíces cristianas de Europa en el Tratado Constituyente fue la influencia masónica, especialmente la francesa, analizó también otras Constituciones de Países europeos con profundas raíces cristianas reconocidas como Eslovenia ( católica y de la UE ) y Grecia ( ortodoxa y de la UE ) que son enlace entre la Europa Occidental, Católica y Romana, y la Europa Oriental, Ortodoxa y Bizantina. Otras Constituciones cristianas son la de Armenia ( Iglesia Apostólica Armenia ), la de Georgia ( Iglesia Ortodoxa Georgiana ), la de Ucrania ( Ortodoxa del Patriarcado de Moscú ) y Rusia ( Ortodoxa del Patriarcado de Moscú ).
Y fue en este punto donde surgió un debate interesantísimo respecto a la pertenencia histórica y religiosa, que son inseparables, de Ucrania a Rusia, remontándonos a la evangelización de los pueblos eslavos por parte de los hermanos Cirilo y Metodio en el S. X, al concepto de la " rus de kiev " como origen cristiano de todas las rusias, al proyecto germano-polaco contra Rusia a principios del S. XX para separarla de Ucrania y debilitarla mediante la creación de una lengua mezcla de polaco, alemán y ruso como es el ucraniano ( curiosamente el pueblo ruso ucraniano ha sido el mayor defensor de la Ortodoxia y unidad de las rusias, destacando Taras Bulba entre otros ); concluyendo que mientras Rusia, y Ucrania es Rusia y es ortodoxa aunque los uniatas creen divisiones, no forme parte de la Unión y no se reconozcan los raíces cristianas de Europa, como lo hacen los países europeos orientales, y Rusia lo es, la Cristiandad seguirá dividida y debilitada frente a los verdaderos enemigos de la Verdad y la Libertad como son el laicismo-ateísmo y el islamismo.
Teniendo presente esto podemos entender la colaboración Patriarcado-Presidencia en Rusia y su inclinación hacia Europa y hacia Asia, lugares de Evangelización de los que un día hablaré.  
 

Etiquetas:Daniel PonceRusiaucraniaUE