Home

Diario YA


 

Santa Teresa de Calculta y la Misionera Isabel Sola: Muerte en santidad

Jesús Asensi Vendrell. Vivía en Puerto Príncipe, entregada a la causa de los más pobres y desfavorecidos y se ha ido como vivió, sin hacer ruido. Los disparos de unos atracadores, de unos desgraciados que realmente no sabían lo que hacían, acabaron con su vida de entrega.

Isabel Sola Matas era una misionera dedicada en cuerpo y alma a sacar de la miseria a todos los habitantes de Haití que se cruzaran por su camino, en especial a todos los afectados por el terremoto que asoló este país hace algunos años. Lo que son las cosas, pues si los delincuentes que acabaron con su vida le hubieran pedido ayuda, ella se la habría brindado con creces.

Hoy ya serán conscientes de la barbaridad que han cometido y sería un verdadero milagro que reconocieran su crimen y pidieran perdón a Dios, a Isabel y a todos los desvalidos que ella ayudaba. Es más, hasta podrían asumir parte de su labor, pero esto es ya mucho pedir, ¿no? Este domingo fue canonizada la Madre Teresa de Calcuta, modelo de entrega a los demás con un carisma sólo explicable si Dios está ahí detrás. Seguro que Isabel está también en el cielo, junto a la Madre Teresa y todos los santos que trataron de hacer de este mundo un lugar más humano y divino. Los que aquí quedamos algo tendremos que hacer para merecer tan gran premio. Algo habrá que hacer…

Etiquetas:Jesús Asensi VendrelllMadre Teresa