Home

Diario YA

entrevista a Martin Sáez de Ynestrillas

"Se ha perdido el miedo a la corrección política y se ha normalizado nuestra existencia"

¿Cuál es la diferencia principal de ADÑ con respecto a otros grupos políticos?

Yo creo que son muchas, pero la razón de ser de ADÑ ha sido la concurrencia a las elecciones del parlamento europeo y, por tanto, es de esta condición de donde dimanan sus principales características diferenciales: el euroescepticismo y el social-patriotismo.

Es decir, que somos la única formación española que aboga, no por el rediseño continuista de una Unión Europea caducada y perjudicial para España, sino por la salida de la unión, la recuperación de la soberanía nacional y, por tanto, sobre nuestra moneda, fronteras, legislación, etc. y la posterior reconstrucción de una Europa de patrias soberanas, aliadas en pie de igualdad y conforme a intereses comunes.

Y lo hacemos desde una perspectiva radicalmente distinta al conjunto de las naciones que concurren en esta unión. Lo hacemos desde una perspectiva absolutamente contraria a las políticas socialdemócratas, neoarxistas, neoconservadoras o neoliberales que campean en Europa y que proponen todos los partidos, parlamentarios o no, en España. Lo hacemos desde la refundación de una Europa de valores fundamentados en la verdad objetiva, en la filosofía griega, en el derecho romano y en la civilización cristiana. Una Europa que no puede existir si no es poniendo al hombre en el centro del sistema, y al sistema a su servicio. Una Europa que será social, o no será.

¿Cuál es el objetivo de esta coalición de cara al futuro teniendo en cuenta que las elecciones municipales y autonómicas hay partidos que forman la coalición que se presentan de manera individual?

Los objetivos a corto plazo son dos, y los dos se han logrado: Concurrir a las elecciones al parlamento europeo y aprender a caminar juntos. Las prisas solo son buenas para los delincuentes y para los malos toreros y la experiencia nos ilustra sobradamente de que quien mucho abarca poco aprieta. Todos los demás intentos anteriores se han ido al garete antes de su nacimiento efectivo, prácticamente. Cambiemos pues, algunas cosas, maduremos en nuestra relación, crezcamos y aprendamos a caminar juntos. No hay ninguna prisa para arrojarse al vacío. Hay tiempo para caminar juntos y acompasar los pasos.

En medio, ¿Por qué no optar a otras circunscripciones donde tienen un valor específico las siglas de las organizaciones que componen la coalición y con la tutela y colaboración de esta? De momento, los falangistas hemos concurrido juntos a una decena de ayuntamientos: Una sola lista falangista. Ya es un paso notable. También AES por su lado y DN por el suyo han logrado compromisos locales. Solo donde hay expectativas, donde se ha hecho un trabajo previo, en nombre de cada partido, o donde es importante dar testimonio.

En el futuro tengo muy clara cuál sería la frase típica de Internet: En construcción. Sin prisa, sin pausa, sin errores. Aprendiendo

¿Piensan agrandar la coalición con otros grupos políticos como España 2000 con representantes en el Corredor del Henares?

Si no es fácil establecer el futuro de la actual coalición, más allá de la voluntad de hacerla crecer y de darle continuidad en el futuro, como declaración común y previa de intenciones de sus actuales integrantes, especular sobre próximas incorporaciones sería ineficaz, poco respetuoso e irresponsable por nuestra parte. Pero si atiendo a la voluntad declarada de los integrantes actuales de construir, si o si, ese proyecto común, y atiendo a los apoyos explícitos de otras organizaciones a esta candidatura actual europea, mi opinión muy personal es muy halagüeña.

Tanto Rafael Ripoll, de España 2000, como Carlos Navarro, de Iniciativa por Albacete, como Noelia Sánchez, de Democracia Ciudadana, que además va en la lista como independiente, como Andrés Santo, de Nosotros, como José Luis Corral, del Movimiento Católico Español, como Ignacio Menéndez, abogado de Hogar Social Madrid, como Josep Anglada, de Soms Identitaris y como tantos y tantos otros, que no quisiera olvidar aquí, pero que seguro que los estoy olvidando, han manifestado, bien a título personal, bien a título colectivo su expreso apoyo a la candidatura que encabezo.

Hoy mismo, una asociación independiente como es enraizados.org nos ha incluido en un estudio comparativo de programas, al objeto de dilucidar cual es el que propone un mayor acercamiento a la protección de la familia y la civilización cristiana. Y no solo nos ha incluido, es que ha publicado sus resultados con total naturalidad, pese a que nuestra formación, ADÑ, es la vencedora en solitario, por encima de cualquier otra y muy lejos de las formaciones tradicionales. Se ha perdido el miedo a la corrección política y se ha normalizado nuestra existencia. Muchos somos los patriotas con cosas que decir.

Yo lo interpreto en términos muy positivos. Algo está cambiando. Esta casa se nos puede quedar pequeña en poco tiempo y estamos dispuestos a tirar tabiques y a poner más sillas en el salón. Solo que hay que hacerlo con prudencia. Despacito y con buena letra

¿En el Parlamento Europeo con qué grupo se sienten más cómodos y cuáles serían sus principales aliados?

Ahora mismo no es fácil determinar una política de alianzas. Hay fuerzas que van a entrar y fuerzas que van a desaparecer. En lo que parece haber unanimidad es en que la nueva euro cámara va a ser fuertemente euroescéptica, aunque con muy diversos sesgos ideológicos y programáticos. Hay que esperar, pues, a la formación de los nuevos grupos, los miembros que compongan dichos grupos y las propuestas programáticas comunes. No está nada clara la configuración. Entre los aliados más seguros y al margen del resultado – pues está por ver si logran renovar su presencia en el parlamento – siempre hemos contado con el apoyo directo de Roberto Fiore, en Italia (Forza Nuova) y de Udo Voight, en Alemania (NPD), pero como digo, ambos pelean por su plaza en Europa al igual que nosotros. Ya veremos

¿En cuanto a su campaña electoral en qué ciudades o provincias están encontrando mayor apoyo?

Es significativo, pero el apoyo que hemos recibido ha sido muy notable en toda España. Si tuviera que destacar dos momentos, el acto de Barcelona, con lleno absoluto pese a las amenazas de la izquierda separtista y la apoteosis final de ayer, en Madrid, han sido los más vibrantes.

Pero no sería justo olvidar lo que hemos vivido los candidatos en cada lugar: en  Burgos, en Guadalajara, en Santander, en Don Benito, en Cartagena, en Murcia, en Almería, en Zaragoza, en Sevilla, en Valencia, en Alicante, en Valladolid, en Asturias… y en tantos otros sitios… Sentimos el calor a cada kilómetro recorrido…

Ambos llevan décadas en política y en concreto el candidato Saiz de Ynestrillas desde su etapa en Alianza por la Unidad Nacional ... ¿qué diferencias encuentran en la política de entonces de los años 80 y 90 a la de ahora?

No estoy seguro. Aquel fue, antes de hoy, el proyecto social-patriota más importante en muchos años y, pese a otros intentos fallidos, no había vuelto a vivir esta sensación.

En aquel momento yo era responsable, entre otras cosas, de Organización Territorial y ello me llevó, como ahora, en campaña, por todos los rincones de la geografía.

Entonces el enemigo estaba muy localizado, mataba a diestro y siniestro y nos tenía enfrente cada fin de semana ininterrumpidamente en sus propias fauces, a las que íbamos encantados a combatir.

Nos llamaban locos, provocadores, pero lo cierto es que unos y otros nos esperaban expectantes. La lucha se basaba fundamentalmente en la defensa de la Unidad de España, fuertemente amenazada, entonces como hoy y contra la banda asesina. Pero quizá no desarrollamos a tiempo el discurso social. Se de lo que hablo porque yo redacté el anteproyecto programático de la coalición del que salió el programa definitivo, con muy pocas modificaciones. Y lo contemplaba, por supuesto que lo contemplaba, pero para entonces ya hacía rato que se proyectaba de nosotros una imagen brava, muy brava, pese a las descalificaciones permanentes de medios y políticos, pero de bajo contenido social o de cualquier otro tipo que no fuera la acción en la calle contra los lacayos del terror.

La sensación que tengo hoy es que hemos vuelto a incorporar los principales riesgos de fragmentación patria en nuestro discurso, pero perfectamente organizado en torno a un conjunto de valores sociales y de construcción nacional absolutamente complementarios y encajados.

La violencia ha cambiado de estrategia y ya no se asesina o se asaltan los vehículos de los oponentes con bolas de acero, como antaño, pero se ha normalizado el escrache como forma de respuesta política de la izquierda, hasta el punto de convertirse en algo normal.

Finalmente, hoy vivimos una ofensiva totalmente nueva en forma y magnitud, que tiene que ver con las diversas ramas ideológicas de destrucción de la Civilización cristiana, nuestra forma de vida, nuestros valores y con el fenómeno de la inmigración controlada por traficantes de esclavos y magnates neoliberales. Quizá siempre estuvo ahí y es ahora cuando nos damos cuenta de la importancia que tenían algunas de las cosas que decíamos mientras nos miraban como chalados. Ahora el insulto y la descalificación son igual de permanentes, pero nadie puede negarnos la vigencia del discurso