Principal

Diario YA

XXVIII Cumbre Hispano-Lusa

Unión Ibérica

Daniel Ponce Alegre. Delegado en Levante de Diplomacia S.XXI.El pasado 12 de Junio, España y Portugal, país hermano no sólo por compartir el mismo espacio geográfico peninsular sino por compartir también las mismas raíces cristianas occidentales, conmemoramos el 30º Aniversario de la firma de nuestros respectivos Tratados de Adhesión a las entonces Comunidades Europeas.
Diez días después, el pasado 22 de Junio, es decir anteayer, se celebró la XXVIII Cumbre Hispano-Lusa en Baiona, bajo la Presidencia de D. Mariano Rajoi Brei, Presidente del Gobierno de España, y de D. Pedro Passos Coelho, Primer Ministro de Portugal.
En dicha Cumbre, se ha podido hacer balance de los progresos que hemos realizado desde entonces, tanto de forma individual como en conjunta, en los ámbitos: político, económico y social, siendo la conclusión a la que se ha llegado: que en la medida que hemos realizado nuestros proyectos de forma conjunta y unida, los avances han sido mayores, más estables y profundos.
A este respecto se han acordado las siguientes medidas:
Es necesario, tras esta primera fase inicial, entrar en una segunda fase en la que se profundice en la unión no sólo económica, en el seno de la UE con la definitiva Unión Económica y Monetaria plasmada en la Unión Bancaria y Fiscal, sino también entre nuestros respectivos países avanzando en una arquitectura institucional peninsular común.
España y Portugal mantienen una relaciones comerciales y de inversión privilegiadas no sólo por su vecindad geográfica, que es un factor potenciador, sino por compartir valores e historia desde que la península era conocida como Iberia, Hispania y durante los reinos cristianos.
En las conclusiones se dice: " Compartimos la convicción que el camino para superar los problemas económicos pasa por profundizar en la Unión Económica y Monetaria en el seno de la UE y con miras al fortalecimiento del vínculo transatlántico y en Mercosur ".
Al mismo tiempo se recuerda, como ya hice en este Diario hace unas semanas, que los ejercicios prácticos conjuntos en materia de seguridad y defensa hacen necesario el fortalecimiento real entre nuestros países y obligan a la Unión Peninsular, se aplica aquí el dicho: " la necesidad hace virtud ".
Nada de todo lo acordado cuajará sin el caldo de cultivo necesario, sin la estructura de soporte apropiada, sin el tejido intersticial de sostén corporal verdadero, esto es: nuestras raíces cristianas que nos han dado los periodos de mayor prosperidad de la historia, aún teniendo presente que la historia de los hombres es, tal y como nos recordó el tercer rey de Israel, Salomón: " un esforzarse tras viento ".
En definitiva, este será un buen proyecto si se hace teniendo presentes las anteriores premisas, para mayor gloria de Dios y hasta que vuelva su Hijo Jesucristo como Rey.

Etiquetas:Daniel Ponceportugalespaña