Home

Diario YA


 

Rajoy y Zapatero coinciden en no volver a negociar con ETA

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que la reunión con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en la Moncloa, ha acabado con un "principio de entendimiento" en la lucha contra el terrorismo, así como con el "acuerdo" para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional (TC).

   "Ha sido una reunión con acuerdos y frutos", afirmó el jefe del Ejecutivo nada más comenzar su comparecencia ante los medios una vez finalizada la entrevista con Rajoy.

   Zapatero explicó que el entendimiento en la lucha contra ETA se basa en "cinco principios": la unidad de los demócratas; el apoyo a las víctimas; la "confianza" en el Estado de Derecho y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; una "declaración política solemne" de que "el único destino de ETA" es desistir de la violencia, porque "nunca jamás la violencia conseguirá ningún objetivo político"; y, finalmente, la cooperación internacional.

   En la misma línea, ambos decidieron incluir en la ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo una disposición referida a la necesidad de que todas las Administraciones tomen las medidas conducentes a la retirada de escudos, placas e insignias, entre otros, en plazas, calles y avenidas que sirvan de "exaltación personal o colectiva al terrorismo".

   Y en tercer lugar, en lo relativo a la lucha contra ETA, acordaron estudiar la modificación de las leyes para reformar las "penas accesorias", y las medidas de "aseguramiento" para los terroristas que salgan de la cárcel, así como los mecanismos de preservación del "patrimonio universal presente y futuro" de los terroristas para la satisfacción íntegra de sus responsabilidades civiles, un asunto motivado por la próxima salida de prisión de José Ignacio de Juana Chaos, que residirá en el mismo edificio que víctimas de ETA.

   En materia de Justicia, el jefe del Ejecutivo y el presidente del PP acordaron la renovación del CGPJ y el TC después del mes de agosto, así como la necesidad de modernizar la Justicia y proceder a algunos cambios legislativos en lo que se refiere a los "delitos más graves" y, concretamente, elevando las penas para los delitos sexuales y creando un registro de pederastas.

 En cuanto a la modernización de la Justicia, acordaron instalar la Oficina Judicial en toda España, hacer una incorporación "masiva" de nuevas tecnologías, impulsar los juicios rápidos civiles y penales e incorporar a la Administración de Justicia la Carta de Derechos de los Ciudadanos para reforzar la protección del ciudadano en la acción judicial.

NO DESVELA CRITERIOS PARA EL CGPJ

   Zapatero aseguró que no habló con Rajoy de qué personas ocuparán cargos en el CGPJ y en el TC, sino solamente de "criterios". No obstante, no desveló esos criterios --si el PP ha renunciado a la minoría de bloqueo, si las minorías parlamentarias podrán proponer algún vocal-- y emplazó a esperar hasta septiembre argumentando que sería "procedimentalmente absurdo" precisar algo ahora.

   Eso sí, recalcó que los nuevos vocales del CGPJ deben tener "la máxima profesionalidad" y, además, dijo que ha sugerido a Rajoy que la propuesta de renovación que se presente "sea equilibrada" entre hombres y mujeres.

   Zapatero consideró una "muy buena noticia" la próxima renovación del Tribunal Constitucional y destacó que se "reforzará su posición institucional" como garante de la Carta Magna, pero tampoco precisó los criterios de la renovación ni si el PP ha aceptado que los parlamentos autonómicos participen, a través del Senado, en las designaciones.

   El jefe del Ejecutivo admitió que no hubo acuerdo en torno a la descentralización de la Justicia, pero afirmó que es posible seguir hablando sobre ésta y otras reformas que "hay marcha". Así, insistió en que el acuerdo de hoy se limitó a aspectos que pretenden "hacer la Justicia más eficaz y más ágil".

NO SE FIRMARA UN PACTO ESCRITO

   En materia antiterrorista, Zapatero dejó claro que su objetivo no es "firmar" nada con el PP, sino que simplemente se ha logrado "un entendimiento que se concreta en cinco principios que constituyen una declaración", y lo calificó de "extraordinariamente importante".

  A su juicio, por ser un acuerdo entre los dos grandes partidos de oposición, es una "unidad reforzada" que se concretará en las "reuniones y las iniciativas" que desarrollarán conjuntamente el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y el responsable del área del PP, Federico Trillo.

   Zapatero, que agradeció a los portavoces parlamentarios y a Rubalcaba y a Trillo el trabajo de preparación de las últimas semanas que ha posibilitado los acuerdos, precisó que presentará este entendimiento contra ETA a los líderes de los demás grupos parlamentarios, con los que se reunirá la semana que viene, con la intención de que el acuerdo sea "lo más amplio posible".

UN CLIMA MÁS SOSEGADO

   Tras anunciar estos acuerdos, Zapatero se mostró convencido de que "las cosas han cambiado" en la relación ente Gobierno y PP. Aunque los dos líderes dejaron claro hoy que sus recetas para superar la crisis económica son antagónicas, el jefe del Ejecutivo quiso destacar que en la lucha contra ETA se ha pasado "de una situación de confrontación a una situación de entendimiento, hay una diferencia importante" y lo consideró.

   A su juicio, esto "es normal" porque de la legislatura anterior a la actual lo que ha cambiado es que "los ciudadanos han votado". En este punto, tuvo un lapsus al afirmar que el 14 marzo --que fue en realidad la fecha de las elecciones en 2004-- "se dio un mandato político a quien ganó las elecciones y a quien las perdió, que era un mandato de más entendimiento".

  "¿Cabe augurar un clima político más sosegado como piden los ciudadanos? Mi opinión es que sí", aseguró, al tiempo que se comprometió a dedicar todos los esfuerzos necesarios por su parte. "Espero que también lo haga el PP", apostilló.

   Por último, Zapatero indicó que en su reunión con Rajoy no hablaron del nuevo modelo de financiación autonómica y sí de la consulta que planea realizar el lehendakari Juan José Ibarretxe, y ambos coincidieron en que ésta es "inconstitucional e inviable" y en que "no se va a celebrar".

Etiquetas:pactos de Estado