Home

Diario YA


 

Homilía del cardenal durante el funeral de Estado de Suárez

Rouco y las dos Españas: “Las actitudes que llevaron a la guerra civil la pueden volver a causar”

Paula Gordon Gimeno. El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ofició este lunes el funeral de Estado por Adolfo Suárez. En la homilía el cardenal aprovechó para lanzar varios mensajes a la nación “La concordia fue posible con Suárez. ¿Por qué no ha de serlo también ahora y siempre en la vida de los españoles, de sus familias y de sus comunidades históricas?”, se preguntaba el cardenal en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la "Generalitat", Arturo Mas.

Rouco Varela aprovechó la presencia de ese público tan influyente para expresar su preocupación por hechos ocurridos recientemente en España. Hechos tan recientes como la batalla campal del 22-M sufrida por los policías presentes en la manifestación. “Suárez, “buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España que, con sus jóvenes, quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar”, expresaba contundente el Cardenal.

Efectivamente, tan distinguido público podía darse por aludido: “La concordia fue posible con él. “El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna” (Jn 12,25)– nos han dejado un testimonio ejemplar y, en su prolongado silencio, una advertencia elocuente de cuáles son y deben ser los auténticos y fundamentales valores, los absolutamente necesarios, si se aspira a edificar un tiempo nuevo para la esperanza de nuestra sociedad y de cualquiera otra.”

El cardenal destacó la vida al servicio de España de Adolfo Suárez y elogió su actitud ante las numerosas fases de sufrimiento de su vida que soportó, sin duda, afirmaba Rouco, gracias a su fe en Dios. “La forma sobrenatural de su aceptación y de su vivencia del sufrimiento en la difícil y heroica temporada de la enfermedad de su hija y de su amada esposa y en los años crueles de la propia, que él asumió enteramente, hablan de un hombre de arraigada y profunda fe cristiana", muy consciente de seguir y servir a Cristo hasta la Cruz.

El cardenal pidió por el fallecido y por España subrayado su limpia trayectoria política, ahora en estos tiempos de tanta corrupción. “Al avivar los recuerdos de su larga, limpia y generosa trayectoria en esta hora de la prueba decisiva, no se nos impone el convencimiento de que a él también le apremiaba el amor de Cristo”.

Etiquetas:Adolfo SuárezCardenal RoucoFuneral de Estado por SuárezRouco Varela