Principal

Diario YA

 

 

Entrevista a Blanco Corredoira

¡Cómo no va a ser rebelde hacer una novela amable sobre la División Azul!

Norberto Pico. Blanco Corredoira es autor de “Añoranza de Guerra. La novela de un viejo soldado de la
División Azul”, publicada por “La Esfera de los Libros”. Tenemos la ocasión de hacerle algunas
preguntas coincidiendo con el 70 aniversario de la formación de la División Española de
Voluntarios.

¿Cómo surge la novela “Añoranza de Guerra”?

Esta novela es la voz que le doy a uno de esos abuelos que he tratado y venerado. Porque soy
–modestamente- muy devoto de los abuelos. Siendo yo un chaval coincidía todos los veranos
en el hotel de la playa con un coronel retirado que había estado en Rusia. Siempre le miré y le
escuché con mucha admiración y respeto.

¿Has dicho también que es una novela rebelde?

Sí lo es. ¡Cómo no va a ser rebelde hacer una novela amable sobre la División Azul! Esto hoy en
día es una provocación. Los medios que se llaman progresistas no han querido citarme ni por
asomo. Gracias a Dios la novela está funcionando muy bien porque hay lectores que la piden y
hay libreros que la ofrecen. En su lanzamiento me asombró verla en tantos escaparates.

¿Es acaso rebelde contra la memoria histórica obligada?

Tú lo has dicho. Es rebelde porque –sin ser una obra política, no tiene más política que la
propia guerra- desmiente los falsos mitos de la División Azul. Demuestra que no toda la vida de
estos hombres fue en blanco y negro; que hubo en España un fervor, una conmoción –de ahí el
título- cuando se supo que los ejércitos alemanes habían invadido la Unión Soviética. Creo que
con mucho rigor y precisión detallo en qué circunstancias se formó la División. Cómo existió
ese clamor. Aquella “quinta del Seu”, (hasta 4.000 voluntarios eran universitarios), corrió a
los banderines de enganche que ofrecían las Milicias de Falange. Esa fue la realidad, todo lo
demás que se diga es mentira.

¿Y cuál es la visión que se quiere ofrecer de la División Azul?

Pues sencillamente se quiere negar la verdad, y que fue una majestuosa gesta de armas. Esa es
una verdad incontestable.

¿En qué se diferencia tu novela de otras obras sobre la División Azul?

Creo que en la perspectiva y el manejo de los tiempos. El protagonista, José Maseda, es un
hombre jubilado, viudo, perfectamente lúcido en sus ochenta y nueve años, que quiere dejar
testimonio de lo que ha vivido para otra época. Se sabe naúfrago de la historia y como tal lanza
este mensaje en una botella para que sea leído cuando la gente no tome partido. Nos advierte
que el tiempo no es de los hombres. Desde esta poética declaración hace balance de sus días,
desde sus avatares recientes; desde su modesta existencia, nos va recordando sus días felices
con su mujer, Teresa… Cómo se conocieron…. y en esta mirada retrospectiva llega hasta el
año 41 en que había esa añoranza de guerra para los “niños hechos hombres en un estirón de
pólvora”. Ahí arranca ya la segunda parte de la novela, la novela propiamente histórica sobre
los hechos de guerra y del cautiverio.’

La novela recoge algunos pasajes poco conocidos del Gulag soviético ¿Cuáles son?

Efectivamente, la vida en los lager, los compañeros de aquella nómina de héroes: José Martín
Ventaja, Victoriano Rodríguez, Ángel Salamanca, Gerardo Oroquieta, Teodoro Palacios, Altura,
Rosaleny, Perez Eizaguirre, Molero… Son personajes históricos de los que debemos estar
orgullosos. Como de los caídos en el cautiverio. Luego se cuentan hazañas como algunas fugas,
como plantes y huelgas de hambre…; el encuentro con “los otros españoles” , los prisioneros
republicanos que Stalin no dejaba volver a España, los niños de la guerra que habían caído
en desgracia. Y finalmente la resurrección a la vida española gracias a aquel buque griego, el
Semíramis. La llegada a España, una España muy mejorada y distinta a la que habían dejado en
1941. Creo modestamente que se aportan ideas y perspectivas muy personales y novedosas.
Tesis propias de porqué se vivió aquella desgracia del secuestro e incomunicación en Rusia.
En fin, os invito a su lectura y a que en estos días del aniversario participéis de los actos y
conferencias, como los del Ceu y el Foro Historia en Libertad de los días 24 y 25 de junio.

Muchas gracias