Principal

Diario YA

ROHINGYA

Fidel García Martínez. Esa era la palabra que algunos querían evitar que el Papa Francisco pronunciara alta y clara en su viaje difícil y comprometido a Bangladesh. Las astucias diplomáticas querían impedir como fuera que el papa Francisco llamara a los hechos por su nombre, pero en un encuentro con 15 refugiados de la minoría islámica brutalmente perseguida, afirmó con la valentía y coraje que le caracteriza: “La presencia de Dios hoy se llama también rohingya”.

La rabia es evidente cuando constatamos cómo una minoría fanática y rebosante de odio desprecia al resto de españoles

ESPAÑA SE ROMPERÁ…O NO

CARLOS RUBIO ROMO. Asistimos a los tristes acontecimientos que asolan una región de nuestra patria desde hace ya dos meses con una mezcla de rabia y de impotencia pero también de esperanza. La rabia es evidente cuando constatamos cómo una minoría fanática y rebosante de odio desprecia al resto de españoles, escupe en nuestra Historia común, inventa otra completamente falseada, discrimina a la mayoría de sus vecinos por el mero hecho de sentirse españoles y destroza vidas infantiles en un sistema escolar calcado al de cualquier república soviética: un gulag infantil hecho de delación, manipulación y mentira que no tiene nada de educativo.

ESPAÑA O CONSTITUCIÓN

Rafael Nieto. De la misma manera que, incomprensiblemente, entre la Patria o un partido político, la mayoría de los españoles elige, sin dudarlo, a su partido, los tiempos actuales nos dejan la paradoja inaceptable de que, entre España o la Constitución, una inmensa mayoría de nuestros compatriotas elige lo segundo. Sin darse cuenta, unos y otros, de que sin España no habría Constitución, de que sin España no habría partidos políticos a los que votar. Y no solamente eso, sin darse cuenta tampoco de que son precisamente esta Constitución y casi todos los partidos del arco parlamentario los que están liquidando España poco a poco, pero sin descanso.

¿EXISTE LA LENGUA CATALANA?

Angel Boya. Dada la actual virulencia del independentismo catalán, basado, según los separatistas, en la existencia de la nación catalana, que a su vez se basa en la existencia de una lengua propia, el catalán, me permito esbozar unos trazos sobre esa lengua para poder enjuiciar la pretensión de independencia.

Puigdemont en el papel de dictador desde el exilio

Miguel Massanet Bosch. Este personajillo, Carles Puigdemont, que ahora se permite dar lecciones de patriotismo, desde su refugio en la nación belga, por medio de videoconferencia; demuestra haberse creído a pies juntillas que se trata de un verdadero salvador de la “oprimida” nación catalana y que se encuentra en condiciones, no sólo de imponer condiciones al Estado español, decidir cuál es el fin de las nuevas elecciones autonómicas del día 21D y dar instrucciones a sus seguidores, algunos hospedados en las cárceles españolas, desde la comodidad que le proporciona la hospitalidad del gobierno belga, intentando decidir con absoluto descaro quien ha de ser el nuevo presidente de la Generalitat, aún en el caso, como le ha hecho saber a la señora Marta Rovira, de que ERC obtuviera más votos que la formación que el patrocina, Junts per Cataluña.

¿Caminamos hacia la destrucción de nuestra democracia?

Miguel Massanet Bosch. Hemos llegado a un punto, en este país, en el que los ciudadanos tenemos serias dudas respecto a la inteligencia de los políticos, tanto de los que nos gobiernan y presumen de saber hacia dónde se dirigen, como respecto a los que constituyen la oposición y que siguen convencidos de que son capaces de acabar con nuestra nación, a poco que sigan poniendo empeño e interés en ello.

Los edificios rehabilitados: la nueva tendencia en el mundo inmobiliario

En España, existen en la actualidad más de 5 millones de viviendas con una antigüedad mayor de 50 años y, de ellas, alrededor de un 10% se encuentra en un estado defectuoso. Por suerte, en los últimos años la sociedad española ha ido paulatinamente concienciándose de la necesidad e importancia de rehabilitar tanto edificios, como viviendas, dándoles así una segunda vida.

La eficaz manipulación de las TV facilita el adoctrinamiento independentista

“El propósito de la educación es mostrar a la gente como aprender por sí misma. El otro concepto de la educación es adoctrinamiento” Noam Chomsky.
Miguel Massanet Bosch. Puede que sea necesario insistir en dos de los puntos en los que creemos que el gobierno del señor Rajoy ha fallado. No es que pensemos que, cuando el PP decidió aplicar el Artº. 155 de la Constitución en la rebelde Cataluña, no tuvieran la intención, sana intención, de tomar medidas adecuadas para neutralizar ambos problemas, el de las TV locales y el del adoctrinamiento de los estudiantes en las escuelas públicas y las universidades.

Tsunami Informativo

Jorge Hernández Mollar. Hossein Deraksan, periodista iraní-canadiense, afirmaba que “deberíamos escribir y leer más, ver menos televisión, menos vídeos y pasar menos tiempo en Facebook, Instagram y YouTube”  Lo cierto y verdad es que hoy, la inmediatez y el reduccionismo gramatical impuesto por internet, está modificando nuestros hábitos de lectura, de comunicación y de información. El sobresalto ante noticias trágicas y violentas es casi diario y nos sentimos con demasiada frecuencia abrumados por una sobrecarga informativa, que en ocasiones se convierte en un inconsciente aumento de crispación y excitación personal.

Sijena: la anécdota llevada a categoría

Luis Losada Pescador
La Audiencia Provincial de Huesca -Huesca también existe- confirma la sentencia de primera instancia: los bienes artísticos deben de regresar del museo de Lérida a Sijena (Huesca). La sentencia de primera instancia fue ignorada durante años por el gobierno catalán. Aprovechando el 155, Sijena pide la ejecución de sentencia al nuevo consejero de Cultura, el ministro Méndez de Vigo. El ministro titubea, pero no le queda de otra que acatar el fallo judicial. Así que el museo de Lérida -o Lleida si prefieren- recurre. Y pierde. La Audiencia confirma el fallo. Ahora, Houston -o Moncloa- tenemos un problema. Hay que cumplir y acatar la sentencia.