Principal

Diario YA

Editorial: Frescura a la Casa Blanca

Las descalificaciones personales no suelen ser buenas consejeras. Y menos ampliarlas a millones de personas. Toda la campaña de los Clinton y los Obama contra Trump fue de acusarle de machista y demente, y hasta descalificar a sus seguidores llamámdoles homófobos e islamófobos. Mientras, Trump, seguía, como una hormiguíta, convenciendo al pueblo del cambio necesario. Que un triunfador en los megocios podría aportar frescura a una Casa Blanca donde querían volver los Clinton. ¿Otra vez la misma familia? ¿Es que no hay nadie más?
Lo cierto es que el discurso de Trump a los católicos, no a todos los cristianos, sino a los católicos, es realmente impresionante. El cambio era necesario, incluso en política exterior se abre una nueva oportunidad de arreglar conflictos generados por la errada política del partido demócrata.
Y es una nueva oportunidad para la defensa de la vida del no nacido.

Etiquetas:Donald Trumpeditorial