Home

Diario YA


 

¿TE DA MIEDO OPERARTE DE MIOPÍA?

España se sitúa a la cabeza de Europa en número de intervenciones de cirugía refractiva, pero aun así, sigue existiendo cierto temor a este tratamiento ¿A ti también te da miedo operarte de los ojos? A pesar de que parece la solución definitiva, ¿conoces las alternativas no invasivas para mejorar tu calidad visual sin tener que operarte?

Por Qué Da Miedo Operarse de los Ojos
Operarse para quitarse las gafas es un paso muy importante que conlleva una reflexión por parte del usuario que, en algunas ocasiones, no puede hacer correctamente por falta de información referente a los riesgos inherentes previa a la intervención quirúrgica como dejó patente la OCU en su estudio realizado en 2017.
Algunos pacientes han manifestado desconocer que entre las complicaciones y posibles secuelas que pueden quedar tras la cirugía refractiva está la posibilidad de tener que utilizar gafas en el futuro, el riesgo de padecer ojo seco crónico, o la dificultad para conducir de noche debido a la aparición de deslumbramientos.
Aun así, cada vez son más las personas que se someten a la cirugía refractiva y, una gran mayoría, se muestra satisfecha con el resultado, sin embargo, no es una opción válida para todo el mundo, ni tampoco está exenta de riesgos y, en algunos casos, no  es definitiva.

Soluciones Alternativas a la Cirugía Refractiva
Gafas y Lentillas

Tanto las gafas como las lentillas diurnas son las alternativas a la cirugía refractiva más conocidas, pero no por ello son ni las más cómodas ni las más estéticas. En el caso de las gafas, son el método más simple y seguro para corregir cualquier defecto de la vista. Si bien es cierto que pueden llegar a resultar un estorbo para aquellos pacientes que realizan alguna actividad física en la que sea necesario prescindir de ellas. Además, también entran en juego otros aspectos relacionados con el físico que para algunas personas son muy importantes.
Las lentes de contacto blandas son las más comunes. Suele ser la opción elegida para los pacientes que no desean utilizar gafas. No hay que olvidar que, aunque proporcionan un gran beneficio visual y también mayor comodidad, su uso conlleva cierto riesgo de complicaciones oculares, muchas de ellas, derivadas de una mala higiene.

Orto K
Aunque la ortoqueratología, también conocida como Orto K, todavía es una técnica desconocida para muchos, la realidad es que  lleva años utilizándose en todo el mundo. Este tratamiento consiste en moldear la córnea con unas lentillas que se utilizan exclusivamente por la noche y que permite eliminar el uso de gafas o lentillas durante el día.
Este tipo de lentillas es muy aconsejable para personas que requieren una visión perfecta debido a su profesión, deportistas o personas con una vida muy activa que sienten que las gafas o las lentes de contacto tradicionales limitan su día a día.  Suele prescribirse para miopías leves o moderadas o en caso de astigmatismo corneal de hasta 1,50 dioptrías. Actualmente, con los nuevos diseños disponibles se pueden corregir miopías más altas (-8.00 D) y astigmatismos corneales de hasta -4.50 D, además de algunos casos de hipermetropías en adultos de hasta +4.00 D. Cada vez son más las personas que recurren a esta técnica para corregir sus problemas de vista.
La Orto K es un tratamiento no invasivo y reversible y también un complemento de transición hasta que decides operarte si finalmente es tu caso. Por ejemplo, si eres demasiado joven y tu miopía no se ha estabilizado aún; o, si estás esperando un bebé y tu graduación puede verse alterada, la ortoqueratología puede ser tu solución.
En los últimos años las personas las personas que se someten a la cirugía refractiva han aumentado  y, una gran mayoría, se muestra satisfecha con el resultado, sin embargo, no es una opción válida para todo el mundo, ni tampoco está exenta de riesgos y, en algunos casos, no es definitiva. Esto significa que operarse, no es el final de las gafas ni las lentillas porque la miopía puede volver a aparecer a partir de los cuarenta. De hecho, el 60% de los pacientes sometidos a cirugía refractiva vuelven a utilizar gafas para corregir la presbicia.
La mejor forma de elegir el tratamiento más adecuado es acudir a una clínica de confianza y ponerse en manos de los mejores profesionales. En Doctor Lens te proporcionarán un diagnóstico que te ayudará a tomar la mejor decisión sobre tu salud visual y podrás conocer de primera mano las soluciones alternativas a la cirugía refractiva si te da miedo operarte los ojos.
Mónica Lovera, oftalmóloga de Doctor Lens, recomienda acudir al especialista antes de tomar una decisión porque “no sólo es imprescindible un estudio personalizado en el que se analice la historia clínica en lo referente a agudeza visual, refracción y otros aspectos médicos. La profesión, aficiones, estilo de vida y preferencias personales, también deben ser tenidas en cuenta. Sólo un buen diagnóstico que considere todos los factores será capaz de determinar el mejor tratamiento”.