Home

Diario YA

4 sugerencias que te ayudarán a cuidarte

La ciencia nos explicó hace unos años por qué deberíamos incorporar a la enumeración de los sabores habituales el umami, y hace poco ha hecho lo propio con uno que a muchos que ha cogido por sorpresa, pero que no tiene nada de nuevo: el starchy. Se trataría de, nada más y nada menos, el sabor a fécula, y explicaría por qué sentimos deseos constantes de comer algo “contundente”, como pizza (por el pan), como patatas fritas, pasta o arroz. Es por el deseo de calmar nuestras ganas de saborear algo “starchy”. Dicen los desarrolladores del estudio que llevó a cabo la Universidad de Oregón que es como comer harina.

Pues bien, no todos los días se deben comer grandes cantidades de pan, patatas, pasta o arroz si una persona quiere cuidarse, menos aún si no se trata ya de mantenerse sino también de bajar de peso. La clave, como es mundialmente conocido, es llevar una dieta sana y equilibrada que combine el sabor de lo natural de forma variada con el ejercicio físico diario. A eso se reduce todo y, aunque parece fácil, no lo es.

¿Por qué? Aunque deberíamos dejar que prime la constancia en vez de las excusas, la mayoría respondería a este “por qué” con frases como “la vida es una”, “no hay ningún deporte que me llene” o “es que me toca comer mucho fuera de casa”. Todos, por supuesto, son argumentos fácilmente desmontables.

Primero, porque nadie ha dicho que haya que renunciar al sabor a la hora de cuidarse; segundo, porque hay cientos de modalidades deportivas para todas las edades tanto al aire libre como indoor y, necesariamente, tiene que haber una hecha a la medida de quien lo practica; y tercero porque los buenos restaurantes tienen una carta variada y sus recetas se basan en procesos naturales, y porque hay cientos de recetas que llevar a la oficina desde casa. Excusas desmontadas.

Diversión sobre ruedas

Un deporte urbano, al alcance de cualquiera, muy divertido y muy sano es el patinaje. Se trata de una actividad que, practicada en alguna zona disponible a tal efecto en la ciudad, tiene un carácter más recreativo. Nada como aprovechar un día soleado desplazándose sobre ruedas.

El patinaje es un deporte de resistencia, pero no es lo mismo patinar por la ciudad de forma relajada que hacerlo en una competición. Dependiendo de la velocidad, pues, patinando se pueden quemar desde 300 calorías hasta 1200 en una hora.

Productos del mercado como las zapatillas con ruedas representan una excelente opción para inculcar en los más pequeños de casa la pasión por el deporte, en sus niveles amateur, claro. Es así, sin la presión de tener que realizar deporte de forma obligatoria como actividad extraescolar como los menores se divierten, sin ni siquiera darse cuenta de que están haciendo ejercicio. Las zaparuedas Heelys transcienden de aquello que es o no tendencia. En la tienda online también se pueden adquirir patines en línea.

Eligiendo buenos restaurantes

Hay que empezar a entender que comer bien y hacer ejercicio físico son tareas a las que dedicar el tiempo suficiente, que la falta de tiempo no puede ser una excusa. A lo mejor son otras cosas las que sobran en la vida, como el exceso de trabajo, pero nunca el dedicar tiempo a cuidarse.

Cuando el tiempo apremia resulta muy tentador llamar por teléfono o acudir a encargar algo a un local que vende comida rápida, que también esperan con los brazos abiertos a quienes no aluden a la falta de tiempo, pero sí la pereza. El problema de estos restaurantes es están basados en un modelo de negocio que no promueve hábitos sostenibles. Las salsas y los refrescos son enemigos del peso saludable, por no hablar de las nada sanas grasas trans.

Pongamos el ejemplo de la Ciudad Condal, enorme, con todo tipo de negocios y con millones de turistas visitándola cada año. Ni por sabor ni por salud, la comida rápida nunca puede superar a esos restaurantes en Barcelona que defienden con sus platos la gastronomía catalana, la gastronomía Barcelona. El anterior enlace lleva a un blog de gastronomía en Barcelona que recomienda restaurantes variados, que te invitará a probarlos todos.

La satisfacción de estar en buenas manos

Lamentablemente, nadie está a salvo de sufrir un contratiempo en lo que a salud se refiere, por muy que se coma o mucho ejercicio físico que se practique. En este último ámbito, saber cómo prevenir lesiones es fundamental, y no solo cuando se practica deporte al máximo nivel. Cada día, cientos de corredores principiantes inundan las calles sin prestar la atención necesaria a lo que puede conllevar (tendinitis, rotura de ligamentos, daños en la columna vertebral, lesiones musculares, dolores de rodilla...), y sin poner remedio.

Esto, sin embargo, no puede suponer una traba o una excusa más. Para velar por la integridad física de quienes hacen ejercicio a un nivel moderado a alto, están los especialistas en medicina para el deporte.

Pero, además, ¿has oído hablar de los peritos judiciales médicos para el deporte? El trabajo del perito judicial consiste en analizar un asunto concreto desde su condición de experto, arrojar datos relevantes para la resolución de un caso. Lo de peritos judiciales médicos para el deporte no es más que una especialización. Él o ella te ayudará en caso de negligencia médica, y emitirá un informe pericial trabajado, fruto de una experiencia que le permite estar en los detalles. Los peritos judiciales médicos para el deporte son, pues, especialistas que están para ayudar.

Dotarse de recursos

Cuando se anda un poco perdido en la materia, no hay nada mejor que echar un vistazo al basto mundo de Internet. Eso sí, al poseer tanta información, el usuario que busque dietas o ejercicios puede no saber por dónde empezar.

La web Activopia, que se presenta bajo el lema “La capital de la vida sana”, posee gran cantidad de información útil en cuanto a entrenamiento HIIT, ejercicios de cardio y musculación, alimentos recomendables, dietas, suplementos, lesiones y mucho más. Podría convertirse en tu referente si está pensando, de verdad, empezar un estilo de vida saludable.