Home

Diario YA

"Utilizar esto como estrategia, callar ante ello o minimizarlo, sí que sería un suicidio asistido", afirma

Cañizares dice sobre el aborto que quien niega el derecho a la vida está "contra la Democracia"

Redacción Madrid. 12 de Septiembre.

    El cardenal arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares, afirma en torno al borrador de la nueva legislación sobre el aborto, que "quien niega el derecho a la vida está contra la Democracia y conduce a la sociedad al desastre", al tiempo que se muestra convencido de que "utilizar esto como estrategia, callar ante ello o minimizarlo, sí que sería un suicidio asistido". "No tardará mucho la Humanidad en avergonzarse de esto, como lo hace de la esclavitud", asevera.

   En un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y recogido por Europa Press, el cardenal toledano comienza afirmando que el Gobierno no va a proponer ampliar nuevos supuestos ni plazos sobre el aborto porque "no hay marco legal para ello" y muestra su sorpresa por que este asunto sea abordado en los cometidos del Ministerio de Igualdad, "sólo desde la mujer", a la que "hay que ayudar y proteger, también en el ser madre".

   Así, Cañizares promulga que la interrupción del embarazo es la "violación del más fundamental y sacrosanto de los derechos humanos: el derecho a la vida", y sostiene que se trata de "un crimen contra la persona y la sociedad, perpetrado, además, en seres humanos inocentes, débiles e indefensos".

   Igualmente, establece que la generalización del aborto legal en base a "legislaciones permisivas" constituye "una grandísima derrota de la humanidad", ya que "se sacrifica la vida de un ser humano" en pro, frecuentemente, de "un bienestar".

   De hecho, considera que con ello ha sido derrotado el médico, los legisladores, y el Estado de Derecho. A su entender, el Estado en lugar de intervenir, "como es su misión, para defender al inocente en peligro, impidiendo su muerte", autoriza de facto la "ejecución de 'sentencias de muerte' injustas, sin que además, el 'nasciturus', en este caso también 'moriturus', pueda defenderse".

   Con todo ello, continúa Cañizares, también queda "gravemente cuestionado" el concepto de persona misma, surgiendo la cuestión de fondo que "quién, cuándo y cómo se es hombre", lo cual "tiene consecuencias "en el campo de la concepción de los derechos humanos".

LO MÁS "GRAVE" DE LA HUMANIDAD

   "Así se comprende que es lo más grave que ha sucedido en la historia de la humanidad y lo que marca una quiebra del hombre y de la sociedad nunca acaecida anteriormente. No tardará mucho la humanidad en avergonzarse de esto, como lo hace de la esclavitud o de genocidios, en su momento y lugar legales, pero tan horrendos, tan cercanos todavía a nosotros", destaca.

   Además, el arzobispo de Toledo ve evidente que "quien niega el derecho a la vida está contra la democracia y conduce la sociedad al desastre". "Una sociedad --señala-- en la que la dimensión moral de las leyes no es tenida suficientemente en cuenta o se vulnera, es una sociedad desvertebrada, literalmente desorientada, fácil víctima de la manipulación, de la corrupción y del autoritarismo".

   Por último, monseñor Cañizares opina que probablemente esta cuestión no se trate de una "cortina de humo" para distraer sobre otros problemas, avisando de que "utilizar esto como estrategia, callar ante ello o minimizarlo, sí que sería un suicidio asistido". "Apuesto por un futuro y me mantengo en la esperanza y por eso digo: ¡Sí a la vida!", concluye.
 

Etiquetas:abortocañizares