Home

Diario YA


 

Editorial: "Otegui, el adivino"

Más allá de los nauseabundo que resulta siempre leer las declaraciones de un individuo como Otegui, sus palabras de ayer deben causar, al menos, preocupación. Porque sabemos que el dirigente proetarra ha estado muy cerca de los fogones en la anterior negociación ETA-Gobierno, y es legítimo pensar que tiene muy buenas fuentes de información. Si Otegui cree que se va a volver a negociar, es porque la negociación está casi en marcha (si alguna vez cesó).

Los enemigos de España sabían que era necesario ganar la batalla del lenguaje, que es mucho más importante de lo que algunos políticos incautos o ineptos piensan. Otegui habla ahora de "respetar los derechos de Euskal Herria", y seguro que hay ciudadanos de bien que, en su ignorancia o ingenuidad, se creen que hay algún tipo de "derecho especial" que le corresponde a un vasco, y no a un extremeño o a un valenciano. Como existe ese tipo de ciudadano, y hay también políticos que viven de ese tipo de ciudadano, la batalla del lenguaje está perdida.

Otro detalle: dice el amigo de los pistoleros que no quiere ver "ni un solo preso político" en Vascongadas. Y en efecto, no lo encontrará ni en Vascongadas ni en sus alrededores, porque simplemente no hay presos políticos en España desde hace varias décadas. Pero puede que haya ciudadanos ingenuos o ignorantes (que luego votan a partidos nacionales) que crean que un asesino miserable que ha destrozado una familia (o veinticinco) es un preso político.

El caso es que Otegui vive del "momio" de los presupuestos públicos españoles desde casi su infancia, y mientras tanto no pierde la ocasión de ciscarse en España y en todos los españoles (menos él, suponemos). Y es recibido en Elgoibar por miles de ciudadanos que, no sabemos si en su ingenuidad, en su ignorancia o en su imbecilidad, seguramente también piensen que un pistolero de la ETA es un pobre preso político castigado por el Estado Fascista Español.

Pero no perdamos la perspectiva de lo importante: Otegui cree que ETA volverá a chantajear al Gobierno de Zapatero, y eso ya sabemos lo que significa; que Navarra volverá a estar sobre la mesa (la más española de todas las regiones de España), que los etarras encarcelados saldrán a la calle (claro, porque son "presos políticos") y que las víctimas tendrán que seguir viviendo esta vergüenza nacional con la misma desesperanza que hasta ahora.

Domingo, 7 de Septiembre de 2008.

 

Etiquetas:editorial