Principal

Diario YA

 

Syndicate contentRSS

Editorial: "Prensa libre"

Editorial 2 de mayo.

Que la prensa no es libre no es algo que pueda a estas alturas asustar a nadie. Los medios de comunicación son el altavoz por el que los políticos se justifican y, a menudo, los medios caen en el juego del servilismo para asegurar sus emisiones o sus ingresos publicitarios. La línea que separa ambos poderes es difusa e impunemente atravesada, por unos y otros, en uno y otro sentido. Casos de políticos metidos a periodistas y de periodistas metidos a políticos se encuentra por todas partes y allá donde uno quiera posar la vista. Pero el sectarismo, práctica que casi es innata en política, no debería estar nunca justificado en el periodista. El periodista debería tratar de garantizar a toda costa su independencia –sin esto querer decir que no pueda tener sus preferencias políticas-; pero hay algunos que ni tan siquiera lo intentan.

Informar está prohibido si de quien se informa es del adversario político o personal.

Una entrevista a un líder político nunca debiera suponer el despido del periodista que la realiza, pero así es. Libertad Digital se deshace del director de Religión en Libertad por tener la osadía de entrevistar al secretario general de un partido político no grato para su máximo responsable. Tal vez aquél confundió el hecho de trabajar en un medio con suplemento religioso y su labor de informador con la de dar cabida a opiniones políticas que pudieran estar más o menos en línea con el pensamiento político de un cristiano. Queremos pensar que la fulminante destitución en funciones está motivada por haber escrito éste un editorial laudatorio del partido social cristiano y no por haber realizado una entrevista personal a su líder.

El problema es que, en concreto con Alternativa Española, las arbitrariedades de Losantos no son nuevas. Éste partido ya ha ganado algún que otro juicio al gurú mediático por vetar y retirar la publicidad electoral de su candidatura, una vez cobrada por la COPE. Entonces, Losantos, amenazó a los “pajaritos” de Redacción y Publicidad de la emisora de la Conferencia Episcopal con el despido si volvía a colarse alguna cuña de aquellas.

En adelante, los excelentes profesionales que trabajan en Libertad Digital, deberán andarse con mucho ojo de no mentar siquiera un nombre y unas siglas que sólo les pueden acarrear problemas laborales. En realidad, lo mejor que pueden hacer, antes de escribir una letra, es asegurarse de cuáles son las preferencias políticas de su jefe. Últimamente, están muy próximas a las de centro izquierda, con un cierto toque abortista en su ideario y un diputado en el Congreso. Las oficinas del INEM están llenas de periodistas y seguro que hay recambio. 

Etiquetas:editorial