Home

Diario YA

El profesor Orella nos cuenta hoy la Historia de Macedonia

Macedonia, entre el separatismo albanés y la Unión Europea

La historia de Macedonia, territorio bárbaro para los griegos, pero situado en su frontera norte, se inició cuando Macedonia alcanzó una posición hegemónica durante el reinado de Filipo II (359-336 a.C.), quien sería el padre de Alejandro Magno. Alejandro III (El Magno), alumno del filósofo Aristóteles, sería quien conquistaría el imperio persa, llevando la cultura helénica hasta la India, pero muriendo a los 33 años. El Imperio Macedónico contribuyó a la difusión de la cultura griega en Oriente. Alejandro Magno fundó la ciudad de Alejandría en la costa egipcia y sería el mayor difusor de la cultura griega en el norte de África. Sus generales se repartieron el imperio, pero la cultura griega pasó a ser la cultura del Mediterráneo oriental. No obstante, aunque mantuvo la independencia, bajo el reinado de Filipo V, en el 146 a.C. Macedonia se convirtió en provincia romana, con cuatro secciones administrativas independientes. En el año 27, Macedonia adquirió la categoría de provincia senatorial separada de Aquea (Grecia).
 
Después fue provincia bizantina y se estableció población eslava en la región, predominantemente serbios. A fines del siglo XIV, los turcos invadieron los Balcanes. En 1371 había conquistado la mayor parte de Macedonia y, en 1389, en Kosovo, infligió una derrota decisiva al Imperio Serbio. Los otomanos se apropiaron de las mejores tierras y establecieron un sistema feudal. Los campesinos cristianos fueron sometidos por los señores musulmanes, a quienes pagaban un tributo especial.
 
En 1878, Rusia ayudó a los eslavos balcánicos a la consecución de su independencia de los turcos. En ese sentido, apoyaba la integración de Macedonia en una gran Bulgaria, país amigo del imperio ruso. No obstante, no sería así. En Macedonia los eslavos crearon en 1893 la VMRO (Vatreshna Makedonska Revolutsionna Organizatsia), con el lema de "Macedonia para los macedonios". A la vez, Bulgaria y Grecia sostenían guerrillas en Macedonia, que provocaron la Guerra Greco-Turca de 1897. El aumento de la actividad conspirativa de búlgaros, griegos, serbios y macedonios hizo que la represión se extendiese a la destrucción de 105 villas de macedonios eslavos.
 
No obstante, la debilidad otomana favoreció que los nuevos países balcánicos estableciesen una liga de ayuda mutua que provocó las dos Guerras de los Balcanes, en 1912 y 1913. El resultado final, para Macedonia fue que Grecia se quedó con Salónica y la mayor parte de la Macedonia costera, mientras que Serbia retuvo la Macedonia central y del norte.
 
Al estallar la Primera Guerra Mundial, Bulgaria se unió a las potencias centrales y vio la oportunidad para recuperar la Macedonia serbia. Pero la derrota de éstos provocó la integración de Macedonia en la recién nacida Yugoslavia, que no dejaba de ser una gran Serbia. En el período de entreguerras, la dominación serbia agudizó los conflictos interétnicos en Yugoslavia. La dictadura del rey Alejandro, provocó su asesinato en Marsella, en 1934, por nacionalistas croatas, que estaban en connivencia con los macedonios de la VMRO.
 
Durante la Segunda Guerra Mundial, Macedonia fue ocupada por tropas alemanas e italianas, que contaron con la colaboración de los croatas y los albaneses. Macedonia dependió del gobierno colaboracionista serbio del general Nedic. Sin embargo, la derrota del Eje en 1945, producirá la reintegración de la región en la Yugoslavia comunista del mariscal Tito. Macedonia se integró como una de sus seis repúblicas federadas.
 
El 8 de septiembre de 1991, Macedonia obtenía la independencia, en un momento delicado por la guerra iniciada entre Croacia y Yugoslavia. Pero, Macedonia obtuvo un gran problema para su independencia. Grecia impugnó el reconocimiento de Macedonia, por considerar que ese nombre es una usurpación del nombre de la región griega colindante, de la historia y la cultura griegas. Para Grecia, Macedonia era una entidad artificial creada por Yugoslavia para aspirar a la integración del puerto de Salónica y tener una salida al mar Egeo.
 
Pero los problemas no quedaban aquí, el 12 de enero de 1992, la minoría albanesa de Macedonia votó en favor de la creación de su propio estado independiente. La República Independiente de Ilírida. Que sería apoyada por el 25 % de la población del país de etnia albanesa, quienes de manera similar a lo pasado en Kosovo, buscaría un proceso de acercamiento al nuevo estado y a Albania. El socialdemócrata Branko Crvenkovski como primer ministro obtuvo el reconocimiento de Rusia, Albania, Bulgaria y Turquía. En 1993, Macedonia fue admitida como miembro de las Naciones Unidas con el nombre provisorio de "Ex República Yugoslava de Macedonia".
 
En 1998 la derecha macedonia ganaba las elecciones, a través de la coalición, Organización Interna Revolucionaria de Macedonia-Partido Democrático para la Unidad Nacional Macedonia (VMRO-DPMNE), que obtuvo el 28,1% de los votos. La Liga Socialdemócrata conquistó el 25,1%, mientras que Alternativa Democrática, con algo más del 10%, se sumó a la coalición de gobierno. El Partido Albanés por la Democracia y la Prosperidad (PADP) se ubicó tercero, con 19,3% de los votos.
 
Para evitar problemas con la minoría albanesa el nuevo gobierno pidió a la OTAN que estacionara tropas en la frontera con Yugoslavia. Al comenzar los bombardeos contra Yugoslavia, en marzo de 1999 miles de kosovares de origen albanés se refugiaron en Macedonia. La primera vuelta de las elecciones presidenciales de 1999 dejó en primer lugar a Tito Petkovski, del ex comunista Partido Socialdemócrata, con el 38% de los votos. Pero la segunda vuelta fue ganada por el derechista Boris Trajkovski, que había alcanzado el 25% de los votos en la primera ronda. Sin embargo, en marzo de 2001 estalló una revolución armada por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El ELN surgía en defensa de la minoría albanesa, en previsión de conseguir la secesión del país, a ejemplo de lo pasado en Kosovo, con el aplastamiento de la Yugoslavia serbia por las fuerzas de la OTAN, y la ocupación de la región kosovar por la alianza atlántica.
 
Para evitar una guerra civil, Macedonia aceptó cambiar su constitución, ya no se mencionaría a los albaneses como minoría étnica, se reconocía su lengua como oficial del país y se facilitaría la entrada de albaneses en la administración pública. En el 2002, los excomunistas socialdemócratas de Branko Crvenkovski ganaron por más del 40%, mientras que el partido derechista de Ljubco Georgievski, el VMRO, obtuvo el 24%. El presidente Boris Trajkovski invitó a formar un gobierno de coalición con la Unión Democrática para la Integración, brazo político del ELN y liderado por el líder rebelde Ali Ahmeti.
 
En febrero de 2004 el presidente Trajkovksi, miembro de la escasa minoría evangélica, murió en un accidente de avión cuando viajaba a una conferencia en Mostar. En abril, el socialdemócrata Branko Crvenkovski resultó ganador en segunda vuelta (62.7%) venciendo al derechista Sasko Kedev (37.3%). Sin embargo, Macedonia se vislumbraba como un país con problemas. La minoría albanesa exigía el control político de la región noroeste, donde se concentraba la población de este origen. Sin embargo, la mayoría eslava se mostraba contraria a estas disposiciones y se movilizaba cada vez más en contra de las actividades de los albaneses. La finalidad de los albaneses macedonios era conseguir la autonomía de su región, para poder federarse posteriormente a Kosovo y Albania, y formar una gran Albania. Macedonia, sólo tenía como única solución la integración en la Unión Europea, no obstante, contaba con el veto obstruccionista de Grecia.
 
En junio de 2006, la VMRO y su aliado DPMNE obtuvieron 45 escaños de los 120 del parlamento. El izquierdista SDSM se quedaba en 36 y pasaba a la oposición. Los partidos albaneses se repartieron en 17 para el DUI-PDP y 11 para el DPA. En junio de este año, la Organización revolucionaria-Partido democrático para la unidad nacional (VMRO-DPMNE) del Primer Ministro saliente, Nikola Gruevski, llegó en cabeza de las elecciones legislativas anticipadas que se celebraron el 1 de junio. El partido, en el poder desde el 2006, logró un 48,21% de los sufragios y adelantó a la Unión socialdemócrata (SDSM), primer partido de la oposición dirigido por Radmila Sekerinska, que obtuvo un 23,19% de los votos. El VMRO-DPMNE logró 64 de los 120 escaños de la Soberania (Parlamento), es decir la mayoría absoluta. La Unión democrática para la integración (DUI-BDI), dirigida por Alija Ahmeti, se mantuvo como el primer partido albanófono y logró un 11,23% de los sufragios, adelantando al Partido democrático albanés (PDA-PDSh), miembro de la coalición gubernamental saliente y dirigido por Menduh Thaci, que obtuvo un 10,33% de los votos.
 

 

Etiquetas:Orella