Principal

Diario YA

Gadgets y utilidades básicas que no te puedes perder

No hay buen dispositivo si no es con buenas herramientas, ya sean asociadas (como un ratón de ordenador, como un teclado) o con aplicaciones informáticas seleccionadas en función de las necesidades. En lo que respecta a los gadgets, entendidos como dispositivos pequeños y prácticos, las posibilidades abarcan desde los usados a los más curiosos.

En 2015, CNN publicó una lista con lo que consideraba sus gadgets más utilizados, desde una cámara esférica capaz incluso de publicar vídeos en vivo (como Ricoh Theta S), hasta un smartphone modular al que el usuario puede ir agregando componentes según lo requiera (como Fairphone).

La tecnología avanza rápido y, a no ser que se preste atención permanente, es fácil perder ripio de las novedades. Una web como TicNews ayuda a los que andan perdidos en esta Era Digital, proporcionando desde información para el CIO (líderes de la gestión de tecnologías de la información), al usuario medio: mercado tecnológico B2B, estrategia TI, Big Data, inteligencia artificial, tecnología corporativa, softwares ERP o CRM…

Pero hay cuestiones aún más básicas.

Más allá del teclado normal

Antes de elegir un buen teclado ideal habrá que preguntarse qué se pretende hacer con él. Dar una respuesta completa ayudaría desde el momento de elegir el idioma, porque las diferencias son obvias entre un teclado para escribir árabe (teclado arabe) y uno para escribir español, pero también las hay con un respecto a uno indicado para escribir en inglés.

Al margen del idioma, que es lo más básico, se pueden distinguir diferentes teclados en función de su forma física. ¿Pasas muchas horas tecleando y notas molestias en la mano? Tu opción podría ser un teclado ergonómico que permita una posición más relajada de ésta. ¿Necesitas un teclado resistente que pueda ser llevado a todas partes? Los teclados flexibles están hechos de silicona, se doblan con facilidad y son resistentes a los líquidos.

Según su conexión (si es por DIN, por USB, vía WiFi o Bluetooth…), los teclados se prestan a más clasificaciones, e incluso su diseño, estética y posibilidades de personalización decanta la balanza para muchos.

Los usos mayoritarios hoy día, sin embargo, dividen a los teclados en dos grandes grupos: los genéricos, con todas las especificaciones vistas y algunas más; y los gaming, los ideales para quienes pasan horas jugando. Lo de la retroiluminación, las teclas especiales WASD, macro y de perfil o la función anti fantasma, no sonará a quien no tenga un teclado específico para jugar.

Vigilando la privacidad

En los últimos años, la privacidad en Internet ha preocupado a muchos usuarios, sobre todo desde que, en 2013, Edward Snowden revelara información sobre la vigilancia de las agencias de inteligencia. Hay a quien no preocupa esta cuestión, usuarios que consideran que no tienen nada que ocultar, pero siempre es preciso preguntarse por el valor de la privacidad.

Tener un ámbito privado, al que nadie tenga acceso, proporciona seguridad, permitir desarrollar ideas y comportamientos que no desarrollarían en público. Cierto es que esto puede ser un arma de doble filo, pero cualquier persona tiene derecho a desarrollar su creatividad o su espíritu crítico sin sentir el temor de estar siendo vigilado. Y lo mismo que un escritor tiene miedo a escribir sobre cierto temas, un trabajador puede sentirlo al expresar libremente sus ideas políticas, por miedo a represalias.

Las instituciones deben velar porque este derecho quede garantizado y, ya en 2015, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se posicionó legalmente a favor de los ciudadanos que quieren acogerse al derecho al olvido en Internet. Es decir, aquellos que quieren que sean borrados enlaces que llevan a información personal, aun siendo pública y cierta.

Al margen de leyes y tribunales, son los usuarios lo que tienen que interesarse por su privacidad, leyendo los documentos relacionados con sus políticas. También existen apps útiles, como los propios antivirus, los gestores de contraseña o los que bloquean el acceso a ciertas aplicaciones.

El nuevo Hushme, por su parte, entraría en el capítulo de los curiosos. Se trata de un dispositivo que se coloca en la boca y que amortigua la voz del usuario, para que éste puede hablar libremente por teléfono cuando se encuentra rodeado de mucha gente.

El smartwatches ¿es de verdad un básico?

Los relojes inteligentes entraría dentro de wearable gadget, según una jerga tecnológica que está plagada de anglicismos. Si buscas un smartwatch barato online puedes echar un vistazo a las sugerencias de www.xtechsport.es.

Para muchos, los smartwatches siguen siendo solo opción para amantes de la tecnología que desean probar cualquier objeto novedoso porque, en realidad, no se trata más que de una extensión del smartphone en la muñeca. Al menos, en la mayoría de casos.

Uno de los aspectos básicos de estos dispositivos es la recepción de notificaciones, de aplicaciones como Facebook, Whatsapp o Twitter. Según el modelo, se podrá contestar o no, lo mismo que sucede con la recepción y realización de llamadas: no será posible sin elementos básicos como el micrófono.

El otro gran atractivo es la monitorización, útil para deportistas aficionados o profesionales que desean tener un registro de sus progresos, para diseñar entrenamientos personalizados. Si cuenta con utilidades como monitor de la frecuencia cardíaca es, además, una herramienta útil para su salud, pero todos los smartwatches no están equipados igual.

Hay modelos por menos de 20 euros y modelos que superan los 1.000, por lo que habrá que marcarse prioridades. Un reloj inteligente con GPS integrado permitirá al deportista más independencia del smartphone, pero hay que mirar también la duración de la batería.

Un asistente para sacar más partido al dispositivo

Una manera de beneficiarse de todas las potencialidades de un dispositivo inteligente es con Siri o con Dragon Mobil Assistant, al que algunos catalogan como el mejor asistente para Android. Se trata de una aplicación que posee funciones de asistente personal, respondiendo mediante voz las preguntas del usuario. También incluso haciendo recomendaciones.

Un asistente como Siri es capaz de reconocer la canción que suena en el momento, pero también realizar búsquedas de manera rápida en Internet o en otra aplicación: indicar una dirección, abrir una red social, etc. Sirve, sin duda, como herramienta útil para investigar todo lo que puede hacer un teléfono inteligente.