Home

Diario YA

Viajaba como copiloto en el vehículo en el que fallecieron los disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero

Jens Aron Modig confirma que el coche fue sacado de la carretera de manera violenta

Redacción. El activista sueco Jens Aron Modig que el 22 de julio de 2012 iba en el asiento del copiloto en el coche que conducía el político español Ángel Carromero y en el que perdieron la vida los disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero ha confirmado que el vehículo fue sacado de la carretera de manera violenta por otro coche cuando tuvieron el accidente.

Si bien en un principio el activista sueco afirmó no tener recuerdos sobre la presunta participación de otro vehículo en el siniestro, desmintiendo de esta forma el carácter criminal del suceso mientras Ángel Carromero permanecía detenido en Cuba, y él conseguía el permiso de las autoridades cubanas para abandonar la isla, ahora acaba de reconocer en Radio Nacional de Suecia  la existencia de unos SMS (mensajes de texto) que él mismo envió que cuentan como un vehículo les sacó de la carretera. De este modo, contradice la versión del Gobierno comunista  sobre el choque por exceso de velocidad del conductor.

Jens Aron Modig es  el miembro del Partido Socialcristiano sueco que sobrevivió junto a Ángel Carromero al accidente de tráfico en el que fallecieron los dos importantes miembros del Movimiento de Liberación. En una rueda de prensa internacional declaró hace unos meses que se había desplazado hasta Cuba para entregarle a Payá dinero con la finalidad de apoyar económicamente al movimiento antigubernamental.
 
También Ángel Carromero ha hablado anteriormente de la existencia de estos mensajes que Modig admite haber mandado a unos amigos en Suecia y que cuentan que fueron rodeados por militares y empujados fuera de la carretera.
 
Para Modig lo sucedido “Fue una experiencia traumática.. Pude ver de cerca cómo funciona en una dictadura como la cubana. Fui encarcelado cerca de una semana, despojado de mis pertenencias, no tuve chance de hacer contacto con mi familia ni con los diplomáticos suecos en Cuba. Todo sin que se me informara de delito alguno del qué estuviera siendo acusado (…). Pude ver la realidad en que la gente vive diariamente en Cuba", declaró el joven sueco.

Por su parte, durante una entrevista publicada por el diario The Washington Post, Carromero describió el auto como "un viejo lada rojo" que los estaba siguiendo muy de cerca y de manera provocadora.

Carromero confiesa haber sentido miedo en esos momentos, por lo que siguió las indicaciones de Oswaldo Payá, quien le sugirió no detenerse a no ser que les hicieran una señal o les obligaran a ello. Prosigue narrando que, aunque trato de conducir con cuidado para que no les pararan, de repente golpearon su coche por la parte posterior. En ese momento, el dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular tiene un recuerdo menos claro de lo que sucedió, cree que perdió la conciencia y el control del coche. El resultado fue el triste fallecimiento de Payá y de Harold Cepero, que iban en el asiento trasero.

En la actualidad, Carromero está en España cumpliendo en Madrid una libertad condicional que durará cuatro años según la sentencia dictaminada por un tribunal cubano. Y la familia de Payá sigue rechazando la versión oficial cubana.