Principal

Diario YA

 

 

NO ES ARTE TODO LO QUE RELUCE

La autenticidad en el arte: Ese “Tiki-Tiki, Tiki-Tiki” de fondo (cuento real como la vida misma)

No se sí recordarán esa viñeta de Mafalda en la que el padre está obsesionado con un “Tiki- Tiki- Tiki “ que oye en el motor de su flamante 2 CV. Hasta sueña con el ruidito ¿Qué será, que será el maldito ““Tiki- Tiki- Tiki “?...Está preocupado, molesto, obsesionado. No es para menos, el 2CV es su primer coche, su niño mimado como veremos en otra de las viñetas de Quino. Es un ruidito que intuye malo, pero a lo mejor no lo es, pero le va carcomiendo, carcomiendo… “Tiki- Tiki- Tiki”.

Si. Me temo que ya era hora de plantearlo ¿Tenemos un “Fake” (*) en casa?

Érase que se era que un señor, un buen día fijose en un escaparate de un anticuario, digamos que del barrio de Salamanca, en un pequeño óleo. Una escena deliciosa. Una playa con muchos bañistas.

Como había sido bueno, es decir trabajaba, ahorraba, no “había  sufrido de preferentes” y sus dos hijos también trabajaban (uno en Croacia y el otro en Colonia), la hipoteca no lo sangraba y de siempre le había gustado la pintura y de hecho alguna había heredado de sus padres (algún Salvá o de Verde Rubio),  entrále el gusanillo de coleccionar pintura. Así pues, de vez en cuando iba a exposiciones, compraba catálogos, callejeaba los sábados por el rastro, visitaba pequeñas ferias de arte, husmeaba en anticuarios (mirar no hace daño y encima se  aprende). A ver que encontraba.

Nuestro protagonista es un madrileño de origen valenciano, de aquellos con una casita en Jávea de toda la vida. Como todos los que somos de orilla, tiene cierta carencia de la luz y del color de nuestro mar. Tenemos una playa idealizada. De antes. Burguesita. Con niños y sin los sobresaltos de olas ni mareas del norte. Una playa donde te quedas en el sitio al que llegaste durante horas, encontrándote con amigo y conocidos, y donde el cotilleo se presta. Supongo que la confianza de vernos semidesnudos abre nuestros corazones y maledicencia meridional.

Y este podría ser el caso. La obra es un pequeño óleo sobre cartón de Cecilio Plá. Considerado como el máximo exponente del Modernismo Valenciano (Prado dixt) , Plá vivió y pintó en dos siglos diferentes, influido por un lado, por la luz mediterránea y por otro, por lo cotidiano de la época, el ambiente y su gente. Esa nueva burguesía de principios de siglo. La obra de este pintor se caracteriza por una gran diversidad de temas (retratos, escenas costumbristas, paisajes urbanos y rurales, interiores con luz natural y artificial y escenas en la playa). Utilizó para pintar todo tipo de soportes (papel, cartulina, cartón, lienzo), de técnicas (óleo, gouache, acuarela, carboncillo, lápiz) .

Después de este apunte “cultureta” que sé alguno echaba de menos en estas páginas de arte, y volviendo a nuestro amigo, un buen día se decide. Ha visto que el pequeño óleo todavía está. La tentación y melancolía es mucha y entra en el anticuario. El cartón aunque es de principios de siglo tiene esa atmosfera y le recuerda a las tablitas de Sorolla. ¡Hombre no  es un Sorolla, claro está!, pero nuestro amigo que tiene cierto gusto y conoce; Lo reconoce. Piensa para sí que ésta puede ser la primera de muchas otras piezas . Además otros amigos le han dicho que ahora el precio arte ha bajado (mentira. Se ha estancado, pero hay autores que son más asequibles. Así es el mercado y la crisis).

Realmente hasta ahora, no ha comprado piezas importantes. Nada complicado, algún dibujo, sobretodo marinas. Cosas que le gustan. Como ha sobrevivido a la crisis, nuestro señor quiere darse un capricho. No hay deudas y hace mentalmente sus cuentas: Lo del coche nuevo puede esperar (el suyo tiene sólo 7 años), los chicos ya ni llaman por lo que deben ganarse la vida, la reforma del apartamento ya se pagó hace un par de años por lo que “Ella “ estará tranquila, y sobretodo ¿Qué hago con aquella prima en “B”?. No es mucho, pero sumado a las otras primas “mulatas” y el dinerito que le dejó su madrina (solterita y en metálico) nuestro amigo considera que hay otras maneras de invertir.

10.500 € y añade el vendedor: “Un óleo pequeño de Plá. Una joyita. No está firmado, pero está clarísimo, Cualquier especialista le dirá que sin duda. Luminismo Modernista valenciano, De 1912. Yo lo vendo en nombre de una señora de Alboraya de muy buena familia. Una verdadera oportunidad. Otra playa similar antes de la crisis se vendió por 17.000 €. A mi la verdad es que me gusta mucho, pero quiero ir liquidando. Tenga en cuenta que un óleo del mismo año, fácilmente alcanza los 25.000 €… Un auténtico vendedor, vamos.

Ya lo tiene en casa. Ha soportado estoicamente los embates de “Ella”…“Pero sino entiendes de pintura…¿Cómo se te ha ocurrido gastarte 6.000 euros (incluso le mintió)...¿Pero estás seguro qué es AUTÉNTICO” (¡Ay!. Primer aguijonazo…). La segunda andanada viene sobretodo de un amigo que entiende algo más “¿Estás seguro que es un Plá?... Te dieron un certificado o al menos lo pone en el recibo ¿No?...Lo vas a necesitar si lo quieres vender un día”… ¡Que coño factura va a tener si lo pagó en B!.

 “No está firmado, pero está clarísimo”... Su subconsciente se lo recuerda por las noches como un mantra . Como aquel “Tiki- Tiki- Tiki “ del  coche del padre de Mafalda…

Un día regresa a la tienda. Cerrada. Otro día. “el dueño no está”. Por fin al cabo de unas semanas por fin lo encuentra: “ ¡Ah si ya lo recuerdo!. Aquella tablita ATRIBUIDA a Plá ¿no?... Hombre pedir ahora un recibo, va a ser complicado. Lo pago usted como lo pagó… Déjeme consultar con la propietaria… Va a ser difícil. Cuenta mucho encontrarla… No se si querrá. El insistirá varias semanas más sin resultado y al final se resigna. En el fondo, la obra la quiere para él. No la quiere como inversión. Total...

…“Tiki- Tiki- Tiki “…

Hasta que un día “Ella” vuelve a la carga , entre pragmática y tocanarices (está claro que no la volverá a dejar fuera de sus decisiones de “inversión”) “ Y ¿Lo del cuadrito al final qué?¿Es bueno o no? No lo digo porque supongo que algún día será de los chicos ¿No querrás que piensen que les dejaste un cuadro falso?”.

“No está firmado, pero está clarísimo- Atribuido - No está firmado, pero está clarísimo- Atribuido”. Cada uno tiene su  “Tiki- Tiki- Tiki” particular. La cuestión es si vale la pena o no recurrir a la valeriana o a un experto independiente. Aquí le espero.

(*) “Fake” : anglicismo snob para clasificar de “falso” o al menos “dudoso” a una obra de arte. En la Celtiberia también se conoce como “Cromo”

Jorge Llopis Planas
Presidente de CEPTAPA (Consejo Español de Peritos Tasadores de Arte y Patrimonio Artístico)
Perito Tasador en Arte y Antigüedades
Connoisseur d’Art
http://www.arstasante.com

Etiquetas:Jorge Llopis