Home

Diario YA

una técnica que no garantiza el resultado final esperado

La Fundación Vida denuncia la destrucción de embriones

Redacción Madrid. 22 de abril.

El director de la Fundación Vida, Manuel Cruz, lamento que el Ministerio de Sanidad haya aprobado la selección embrionaria para varias parejas españolas. “A pesar de que compartimos la alegría de los futuros padres por el próximo nacimiento de sus hijos, aunque también compartimos con los padres la tristeza por los hijos que se destruirán siendo embriones usando una técnica que no garantiza que el resultado final sea el esperado”.

Expertos genetistas y bioéticos consultados por Fundación Vida han destacado que esta medida “supondrá la destrucción de centenares de embriones, lo que genera un grave problema ético para su aprobación”.

Además, estos científicos explicaron que “este método controla que aparezcan dos genes concretos, pero no garantiza  que el resto de los 25.000 genes de un ser humano no contengan otras patologías que se desarrollarán durante la vida de esa persona”.

Los  expertos quisieron resaltar que “ni siquiera es seguro que los descendientes de una pareja con esos genes lleguen a desarrollar el cáncer, porque esta enfermedad no depende sólo de un gen, sino que necesita otros factores coadyuvantes, y es posible controlarlos y que ese ser humano no desarrolle nunca el cáncer”.

“Queremos recordar, que para el diagnóstico preimplantacional –que no es más que una burda selección-, el método para la selección que utilizan es quitar dos células a un embrión que posee en esos momentos 8, es decir un 25%, y todavía no se sabe qué repercusión puede tener en esta persona posteriormente, aunque hay estudios internacionales que parecen indicar que pueden producirse taras graves”.

En vista de estos datos, Manuel Cruz quiso subrayar que “el fin no puede justificar los medios, por muy bonito y loable que se presente, porque y que se están destruyendo embriones, es decir seres humanos, no gametos”.
Por eso, pidió a Sanidad que informe con claridad “de las dificultades y peligros de la técnica, para no jugar con las ilusiones de estas familias por mero afán propagandístico”.
 

Etiquetas:aborto