Principal

Diario YA

 

reseña literaria

La hija del ministro: afrontar la vida como hijos de Dios

Pablo Velasco Quintana. 4 de junio. Santo Tomás de Aquino apunta que “San Agustín dice en el Enchiridio: Dios, por ser el bien sumo, de ninguna manera permitiría que hubiera algún tipo de mal en sus obras, a no ser que, por ser omnipotente y bueno, del mal sacara un bien. Esto pertenece a la infinita bondad de Dios, que puede permitir el mal para sacar de él un bien”.

Ejemplo de ellos lo encontramos en numerosos hechos de nuestra historia. Y especialmente admirables los sucedidos en los años anteriores a la Guerra Civil.

En el Madrid de esa época está ambientada La hija del ministro. Cuenta la historia de amor de Elvira, hija de un ministro de confianza de Alfonso XIII, y Ventura, de una rica familia de armadores del norte.

Estamos ante una novela histórica honesta. Alejada del maniqueísmo que nos tiene acostumbrado este género, y sobre todo la mirada sesgada del cine. La hija del ministro refleja el momento como tal: la república como un régimen político inestable e incapaz de garantizar la libertad, y en el que se sucedía una persecución sangrienta contra los cristianos.

Por otro lado es una novela interesante porque da mayor relevancia a lo que Unamuno llamaba intrahistoria, es decir, las historias personales, los dramas cotidianos. Así encontramos a la heroína de la historia, Elvira, que plantea de modo admirable una forma de afrontar la vida como hija de Dios, aceptando y queriendo la realidad, lejos de cualquier falsa concepción del destino fatal o de la pusilánime resignación.

La hija del ministro es también una alabanza a la familia. La familia como primer lugar de desarrollo de la persona, como escuela de amor, como base para la sociedad. Por algo los totalitarismos tienen tanto afán en atacar a la familia, para que la persona quede indefensa y sea más fácil su control.

Es La hija del ministro la mejor novela de Miguel Aranguren, que se muestra como un excelente narrador.

La hija del ministro
Miguel Aranguren

Editado por la Esfera de los libros 

Etiquetas:Pablo Velasco