Home

Diario YA

La primera corriente islamista o yihadista salafista, basada en las enseñanzas y vida "al-salaf"

Las corrientes islamistas

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. La primera corriente islamista o yihadista salafista, basada en las enseñanzas y vida "al-salaf" o 4 primeros sucesores de Mahoma, proviene del territorio que hoy ocupa Arabia Saudí.
A finales del S. XVIII, Mohamed Abdel Wahab, clérigo suní originario del Nejd, fundó el mayor movimiento salafista de todos los tiempos. En conformidad con las enseñanzas del clérigo del S. XIII Ibn Taymiya declaró que el islam debía regirse por las enseñanzas y acciones de los fundadores, desarrollando una doctrina del salafismo con la siguiente lógica: en tiempos de Mahoma los " al-salaf " o padres fundaron el Estado islámico y dividieron el mundo en dos, fieles e infieles o Kuffar, y de esta misma manera se debía proceder en la actualidad en los Estados musulmanes cuyo objetivo a alcanzar es el establecimiento del legítimo Califato.
Los primeros en atribuirse el Califato fueron los otomanos y Abdel Wahab los acusó de Kaffir o incumplimiento de las enseñanzas de Mahoma y los salaf.Una federación de tribus beduinas del Nejd adoptó las enseñanzas de Wahab y afianzó su poder en Riad: los Al-Saud. A comienzos del S. XIX lideraban el wahabismo y se enfrentaron por el control del califato contra Estambul y contra la Meca hasta 1920. Durantela 1ª mitad del S.XX los acontecimientos geopolíticos contribuyeron a su expansión y posición mundial.El wahabismo arraigó con facilidad en la cuna del islam y hasta 1950 los saudíes aspiraban principalmente a aplicar el wahabismo dentro de su reino. La yihad internacional debía esperar hasta que las instituciones interiores y la cultura religiosa estuvieran bien asentadas por la venta del petróleo y por la alianza entre los emires dirigentes y los clérigos poderosos que se repartían la gestión de la tierra por un lado y de la yihad en nombre de Alá por otro.Durante la II Guerra Mundial, mientras michos líderes musulmanes nacionalistas de Irak, Palestina y Egipto apostaban por Alemania, los wahabíes con su clara visión global y de largo plazo de la yihad se dedicaron a vender petróleo a los Aliados y a extender su influencia entre ellos sobre todo en US-UK, aunque también en Europa, dedicándose a construir mezquitas, centros religiosos, bibliotecas, hospitales y otros proyectos con el fin de crear una red de influencia y presión para el futuro, como así sucede en nuestras sociedades. Con la crisis del petróleo de 1973, centraron su atención con mayor intensidad en occidente, en el ámbito universitario y de la administración, cuyo resultado fue que al final de la Guerra Fría tenían una gran influencia no sólo en la sociedad occidental sino también en el seno de las comunidades de exiliados de segunda, tercera o incluso cuarta generación, hasta tal punto esto es así que el wahabismo creó las escuelas religiosas que formaron a Bin Laden y a los autores del 11-S.
La segunda corriente islamista " al Ijwana al Muslimin " o Hermandad Musulmana, provenía de Egipto. Surgieron a comienzos de 1920 en las zonas urbanas de Egipto y propugnaban la violencia para reinstaurar el Estado Islámico. Su líder principal fue Hassan al Banna, el fundador. Al surgir en tiempos de persecución política y en el seno de las ciudades toda su trayectoria ha sido clandestina por lo que su política y métodos de acción son secretos y meticulosos, así como más sofisticados y elaborados. Para muchos analistas es la red más compleja del yihadismo pues sus miembros son buenos estrategas y planificadores a largo plazo y destacan por su formación científico-técnica sólida y su gran paciencia. De su seno surgieron varias ramas de acción más directa como Hamás y Yihad Islámica entre la población palestina, el Frente Islámico Nacional de Hassan Turabi en Sudán, el Frente de Salvación Islámica en Argelia, Gamaat Islamiya y Yihad Islámica en Egipto, y Yamaat Islami y Abu Sayyaf en el sur de Asia. Dichas ramas se sumaron a las fuerzas nacionales contra las fuerzas extranjeras infieles como los soviéticos en Afganistán o los israelíes en la orilla occidental y Gaza. Su análisis, estructura y estrategia presentan notables semejanzas con la red comunista internacional, y su lógica tiene gran paralelismo con la guerra global de Trotsky contra los enemigos del proletariado.
La tercera y última corriente islámica ya no es suní sino chií que hasta entonces había sido mucho menos activa. Los seguidores de Alí, el primo y yerno de Mahoma al casarse con Fátima, su hija, habían estado marginados de la política islámica internacional desde su derrota en la sucesión de Mahoma en el S. VII. Los suníes, que se atribuían el linaje histórico-teológico directo de Mahoma y de los " al salaf " se hicieron con el control del califato y los chiíes perdieron  el derecho de ser portadores de la yihad. No obstante, a lo largo de la historia los chiíes se vieron impulsados por los suníes a la yihad para no perder el control interno de su propia comunidad islámica.Las cosas cambiaron en 1979 con el derrocamiento del sha de Persia, líder laico de Irán de notable influencia en occidente. Una red de clérigos chiíes liderada por el imán Ruhollah Jomeini se hizo con el control y fundó la República Islámica de Irán. Para sorpresa de las masas de la zona, ya radicalizadas por los nacionalistas árabes y los fundamentalistas islámicos, los islamistas chiíes enardecieron los sentimientos antioccidentales y declararon la guerra a US. Los nacionalistas árabes y los islamistas suníes eran antiamericanos y la mayor parte de las fuerzas panárabes estaba aliada con la URSS pero los islamistas suníes eran en su mayoría aliados de los saudíes y estos habían forjado una alianza estratégica con Washington contra el comunismo. En consecuencia, la irrupción de los islamistas chiíes de Irán suscitó simpatías entre éstos y los del Líbano y Arabia y la adhesión política de algunos musulmanes suníes como la OLP y los nacionalistas laicos del Partido Baaz de Siria.La proyección y desarrollo de la política radical chií proveyó al grupo de una nueva ideología basada no en la legitimidad del califato suní sino en el legado de Alí. Jomeini propuso junto con sus imanes un nuevo credo basado en la tradición " quietista " de líderes espirituales como el Ayatolá Sistani de Irak y que según esta tradición se establecía, en lugar de un califato, un régimen de " vilayet el faqih " o regencia del sabio, según el cual los musulmanes debían guiarse por los preceptos o interpretaciones del Imán supremo mientras aguardaban el retorno de un Mesías ausente, el último superviviente de los seguidores de Alí, esta esperanza o visión teológica sólo se puede entender recordando que Alí era cristiano.
La novedad de este movimiento radicó no sólo en la creación de una República Islámica independiente del Califato sino en la adopción de una postura muy radical en la lucha contra el infiel o kuffar, luchando a la vez contra US y la URSS y radicalizando aún más a las masas musulmanas. Además la yihad iraní instituyó un instrumento regional para los frentes locales contra Israel: Hezbolá. Esta organización directamente respaldada por Irán y protegida por Siria, donde gobernaba una rama chií: los alauitas, se convirtió en el principal rival chií de las fuerzas yihadistas salafistas de la región...
 Con el tiempo convergieron, chiíes y suníes, en la Yihad contra US y el resto de occidente pues ellos siempre tienen en vista las razones de sus acciones diplomáticas: la Umma o Estado Islámico.

Etiquetas:islamistasyihadismo