Home

Diario YA

Ni Dios, ni patrón, ni españa

Los anarquistas catalanistas quieren reeditar la ‘semana trágica’ ¿Empezaron por el tren?

Luis Losada Pescador. Los anarquistas no quieren Dios ni patrón. Pero si son catalanistas tampoco quieren España. Su objetivo es romper, destruir, dividir. Y lo hacen a conciencia. En su currículo tienen la ‘semana trágica’ de Barcelona. Y parece que quieren repetir. ¿Quizás empezando por el sabotaje del AVE? De momento la Audiencia Nacional ha ordenado una investigación…

En su imaginario, el AVE debe ser una especie de cordón umbilical con la ‘explotadora’ e ‘imperalista’ España. Hay que romperlo para ser autónomos e independientes. ¿Quién les dará el biberón?, ¿con qué garantías acudirían al mercado de deuda?, ¿cómo pagarían las pensiones? Da igual: hay que romper. ¿Y qué piensan los miles de catalanes que no pudieron viajar a Madrid?, ¿y los miles de madrileños que no pudieron viajar a Barcelona? ¡Charnegos fuera! Todo muy constructivo… Y un tanto incoherente.

Tras el 27S las CUP resolvieron que no podían pedir la independencia porque el pretendido plebiscito no les había otorgado la mayoría. Unos días después quieren romper la legalidad ahora, no en diferido. Mismo ‘golpe de Estado’, distinto ‘timing’. En lo que si parecen estar de acuerdo es que Mas no será presidente. Ahora el debate es quién y para qué. ¿Algún irresponsable de Convergencia pactará con los anarquistas?, ¿es posible esa convivencia?, ¿puede juntarse el agua con el aceite?, ¿no sería un suicidio colectivo? En caso contrario, ¿cómo se solventa el impasse?, ¿convocará Mas nuevas elecciones?, ¿Para este viaje tanta alforja?, ¿coincidiendo con las generales para seguir marcando la agenda nacional… española?

El circo es tan ridículo que sólo interesa ya a los de la barretina. Fuera de España se observa el sainete con gran distancia. No así el efecto Podemos. Preocupa –y mucho- que el populismo pueda hacerse un hueco en España con el apoyo de los socialistas, supuestamente moderados. Sánchez comienza a jugar a varias bandas. Ciudadanos hace lo mismo. Mientras, Rajoy se queda fuera de tablero. Confía en el ‘tancredismo’. “A Tancredo no le pilla el toro”, argumenta. ¿Y si además de evitar la cogida saliera a la plaza a matar? Once millones del 2011 compraron la entrada para ver a un ‘matador’ no a un Tancredo…

El anzuelo del pescador

Cataluña débil. El sabotaje del AVE Madrid-Barcelona pone en tela de juicio el servicio de Interior catalán. El ministerio avisó a la consejería, pero los jefes de los Mossos debían de estar más preocupados en construir las estructuras de Estado… Correo anti-PP. Rajoy se ha garantizado un enemigo con el grupo Correo al negarle una licencia. “No me fío del ABC”. Quizás piense que Correo no tiene alternativa. O quizás observe riesgo de ‘ucedización’ del PP… Esperanza ‘no se ha muerto’… Perros sí, niños no. En el primer aniversario del sacrificio de Excalibur, los animalistas convocaron una manifestación. Todo críticas al gobierno por ordenar el sacrificio. Pero preguntados por el aborto, todo tolerancia. ¿Coherencia?

Etiquetas:artur mascataluñanacionalismo