Principal

Diario YA

 

Syndicate contentRSS

Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra y Baleares, comunidades autónomas que más aportan al Estado

   Así lo puso de manifiesto el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, en una rueda de prensa, donde presentó estas balanzas fiscales, que recogen el resultado de la diferencia entre lo que aporta cada comunidad autónoma al Estado y lo que recibe del mismo.

   Para elaborarlas, el Ministerio de Economía ha utilizado dos metodologías diferentes, una basada en la óptica carga-beneficio y otra basada en el flujo monetario de cada comunidad autónoma. De la primera metodología han resultado un total de cuatro balazas fiscales con resultados dispares, mientras que de la segunda metodología han salido dos balanzas fiscales, lo que suma un total de seis entre ambos métodos.

   En la metodología de carga-beneficio, los ingresos se imputan al territorio donde residen los ciudadanos, mientras que los gastos se imputan al territorio en que residen las personas a las que van destinados los servicios públicos o las transferencias públicas. Por su parte, en la metodología del flujo monetario, los ingresos se imputan al territorio en el que se localiza la capacidad económica sometida a gravamen y los gastos al territorio donde tienen lugar.

   Pese a las distintas metodologías, en las seis balanzas, las comunidades con mayor renta per cápita son las que tienen déficit fiscal y aquellas con menor renta per cápita son las que menos aportan al Estado. Así, un total de cinco comunidades arrojan déficit fiscal en las seis balanzas que ha publicado el Ministerio, entre las que se sitúan Cataluña, Madrid, Navarra, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana.

   Por el contrario, ocho comunidades autónomas, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, arrojan en todas las balanzas fiscales superávit fiscal. Entre estas comunidades destacan Extremadura, que lidera en cuatro de las seis balanzas el ránking del saldo positivo, Asturias, que también ocupa puestos importantes; seguidas de Galicia, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y Cantabria.

   Finalmente, País Vasco, la Región de Murcia y Aragón son las que más cambios sufren en función de las diferentes metodologías y pasan del déficit al superávit según se tenga en cuenta una u otra balanza fiscal.

   Desde el Instituto de Estudios Fiscales, explicaron que si hubiera déficit cero en todas las comunidades autónomas no existiría la solidaridad territorial, por lo que señalaron que precisamente la solidaridad es lo que explica que las comunidades con más renta sean las que arrojan un saldo negativo y no al contrario.

   En concreto, destaca el déficit fiscal de Cataluña que se mueve en las seis balanzas entre el segundo y el tercer puesto de las comunidades con mayor déficit fiscal y se sitúa entre el 8,70% y 6,38% de su PIB regional.

  Asimismo, resalta el déficit fiscal que arroja la comunidad de Madrid, que lidera la lista de comunidades con déficit fiscal en cuatro de las balanzas fiscales y se mueve en una horquilla que va desde el 9,13% del PIB regional, hasta el 5,57%. Asimismo cabe destacar la situación de Baleares, que lidera el ranking de saldo negativo en los dos balanzas elaboradas a partir de la metodología de flujo monetario y se mueve entre el 14,20% de déficit y el 7,47%.

   En cuanto a las que arrojan un saldo positivo, las comunidades con menor renta per cápita coincide con las que obtienen superávit fiscal y destaca, sobre todo, Extremadura, que lidera las cuatro metodologías elaboradas desde la óptica carga-beneficio, con superávits cercanos al 15%, y la ciudad autónoma de Melilla, que ocupa los primeros puestos de las otras dos balanzas fiscales, con un superávit en torno al 34%.

   Según Ocaña, esto es lo que cabe esperar de un sistema fiscal progresivo y de una "correcta distribución" de la renta a través del gasto público, ya que confirma que España tiene un sistema fiscal que distribuye la renta. "(El sistema) funciona como queremos que funcione", señaló.

   Para el secretario de Estado, la publicación de estas balanzas responde a un ejercicio de "transparencia" por parte del Gobierno y al cumplimiento de una promesa electoral del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aunque, según señaló, "en ningún caso" podrán utilizarse para la negociación sobre la reforma del sistema de financiación autonómica.

   Ocaña, que recordó que es la primera vez que un Gobierno elabora estas balanzas, reconoció que la elaboración de las mismas ha sido "difícil" y confió en que la información sirva para erradicar algunos tópicos sobre las propias balanzas centrado en si las comunidades más ricas contribuyen o no a la solidaridad del país.

   "Hay limitaciones técnicas para este ejercicio, estamos ante un producto económico en el que no hay una sóla manera de hacer los cálculos", señalo tras explicar que el Gobierno ha elaborado un total de seis balanzas porque han querido dar una "información razonable" e insistir en que recogen una información "más elaborada y rica" y refleja mejor la situación real que otros estudios anteriores.

   Ocaña aseguró que los resultados son "razonablemente robustos" y confió en que la publicación de las balanzas fiscales contribuya a aclarar que no hay "nada oculto ni misterioso" detrás de los flujos de las comunidades autónomas debido al debate "politizado" que ha existido en torno a este tema en los últimos meses.

   Finalmente, preguntado por el sistema fiscal del País Vasco, Ocaña señaló que tanto esta comunidad como Navarro tienen sistemas fiscales diferentes, por lo que aseguró que las comparaciones de estas comunidades no son "adecuadas". "Es meter peras en un cesto de manzanas", señaló.