Home

Diario YA


 

Réplicas de armas simuladas: diversión y coleccionismo

Cada vez se potencia más este tipo de mercado, con finalidades tanto militares como de entretenimiento.

Pese a que siempre han estado ahí, es actualmente cuando más se anima la gente a comprar armas replicadas, ya que en la actualidad son muchas más las personas que conocen la existencia de este mercado enfocado en la imitación de armas y útiles de guerra o supervivencia, en el cual puedes encontrar todo tipo de piezas reales, como revólveres, pistolas e inclusive metralletas fabricadas con todas las especificaciones de su homóloga real: el mismo peso, muescas, cañones, gatillo, cargador, o inclusive la cadencia de tiro, pero las cuáles evidentemente sólamente permiten cargar y disparar munición falsa.

Gran parte de la culpa del auge de este mercado la tienen los deportes enfocados a este tipo de armamento simulado, que cada vez tiene más adeptos. Existen una gran cantidad de elementos relacionados con la parafernalia de guerra, que están al alcance de cualquiera con ganas de obtener una de estas piezas: aunque comúnmente son tres los usos más comunes.

Utilidades, usos e implemementaciones de las armas replicadas o simuladas

Existen, en definitiva, tres grandes grupos de personas interesadas en este tipo de armas de simulación, las cuales podemos diferenciar según la finalidad de cada uno de estos grupos:

Coleccionistas de réplicas de armas: Siempre han existido este tipo de personas: ex militares, héroes de guerra, o simplemente personas amantes de la caza. Su utilización más evidente es la de exposición en una vitrina, por lo que a veces no son personas sino entidades como museos de guerra y otras tantas exposiciones de armamento las cuales utilizan estas réplicas en vez de adquirir armas reales. Sea cual sea su motivación para coleccionar estas réplicas, o finalidad, forma parte activa de este mercado.

Amantes a los deportes con armas simuladas: Principalmente, airsoft y paintball. Quizás, el segundo no sea tan "profesional" como el primero, ya que precisamente falla en cuanto a la "profesionalidad" y adecuación del mismo, así como de sus integrantes. La munición es de pintura, y las armas no aspiran a ser unas réplicas 100% reales de las armas originales, ya que está más enfocado a la diversión como juego en sí mismo. Sin embargo, la vestimenta, protecciones y algunos ejercicios realizados, sumados a la utilización de réplicas de simulación, lo colocan definitivamente dentro de este grupo. En cuanto al airsoft, podemos encontrar un enfoque mucho más profesional, con dos equipos que se tomarán muy en serio la supervivencia, realizando tácticas, escaramuzas, e inclusive combates cuerpo a cuerpo con cuchillos simulados. Las armas son replicadas a la perfección, y el equipamiento necesario es mucho más profesional, ya que la munición usada es algo más gruesa.

Cazadores: Con las pistolas de balines o rifles con la misma munición cargada, son los que más partido sacan a este tipo de armas, las cuáles están enfocadas precisamente al deporte de la caza. También llamadas como balas de perdigones, las cuáles son sin duda alguna la munición más potente de todas las anteriormente señaladas y nombradas, por lo que son perfectas para los cazadores. Evidentemente, para la obtención tanto de la munición como de un arma de balines, deberás de tener obtener la licencia pertinente, porque como ya comentamos, es un tipo de munición que pese a funcionar con aire comprimido, dispone de penetración.

Sin embargo, el uso de estos elementos se remonta muy atrás, con responsabilidades militares que van más allá del uso coloquial que se les da hoy en día, siendo las pistolas de fogueo las más aclamadas, ya que su implementación en tácticas de guerra simuladas, así como en las prácticas de tiro, es perfecta para los nuevos reclutas. La distribución a estos niveles es mucho mayor, ya que su uso está mucho más enfocado a lo profesional, y siempre ha sido el principal motor del mercado de las armas replicadas.