Home

Diario YA


 

Rajoy acusa a Zapatero de ocuparse de lo que "no importa a nadie"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de ocuparse en el Congreso Federal del PSOE lo que "no importa a nadie", discutiendo sobre la nación española, así como sobre "laicidades, debates de crucifijos y sobre si unos y otros pueden votar".

   Rajoy también denunció que Zapatero ha "engañado" a los ciudadanos con sus medidas económicas para afrontar la "crisis", ya que, a su juicio, sólo son "paños calientes y puras cataplasmas".

   Durante su intervención en el XII Congreso Regional del PP de Baleares, Rajoy criticó que Zapatero lleva cuatro años "generando problemas", aprobando leyes que "no sirven al interés general" y "olvidando las verdaderas prioridades de los españoles".

   Así, dijo que el "principal error" de un gobernante es "desconocer las prioridades, los anhelos y los sentimientos" de los ciudadanos. "Ante la actual crisis no estamos para debates sobre si unos u otros pueden votar modificando leyes que sólo van a generar ilusión entre algunas personas", en referencia a la propuesta del PSOE para que los inmigrantes no comunitarios residentes en España puedan votar en las elecciones.

   "Zapatero nos pide paciencia y nosotros le pedimos que gobierne y que le diga a la nación que hay una crisis provocada por algunos factores internacionales y por un Gobierno que fue incapaz de tomar ninguna medida preventiva en cuatro años, ya que nunca se ocupó de la economía porque estaba distraído en otras cosas", subrayó el máximo dirigente del PP, quien insistió en acusar al presidente del Ejecutivo de mentir a los ciudadanos cuando aseguraba que "todo iba bien y que España era el país mejor preparado para afrontar una crisis que para él no existía".

   Por contra, en su intervención, Rajoy destacó que "nadie podrá decir" que su partido "no ha cumplido con su obligación", puesto que, según recordó, el PP ha ofrecido su apoyo al Gobierno central y ha presentado un "paquete de medidas".

   De esta forma, aseveró que su partido sabe afrontar una situación económica como la actual, porque ya lo hizo en "circunstancias más difíciles", mientras que estimó que Zapatero no puede decir a los españoles que la gran medida económica es ofrecer 400 euros a los ciudadanos ricos "y no darle un euro a quien no pague a Hacienda por no tener unos ingresos suficientes".

   El presidente 'popular' estimó que ante la "crisis", el Gobierno central debe "reducir el gasto público", ya que "el cinturón se lo tienen que apretar todos".

   Sin embargo, apuntó que sólo las pymes y las familias se están "apretando el cinturón" y, por esta razón, señaló que el Gobierno central debe apoyar a las pequeñas y medianas empresas, así como llevar a cabo una "rebaja contundente" del Impuesto de Sociedades y ayudar a aquellos que pagan intereses de créditos hipotecarios a quienes "cada vez se les ponen más dificultades".

   "ACTITUD CONSTRUCTIVA"

   De este modo, resaltó que el PP está manteniendo una actitud "constructiva" respecto a los asuntos que preocupan a las personas, frente a las "ensoñaciones propias de gente alejada de la realidad", en referencia a las últimas propuestas impulsadas por el Gobierno central.

   Rajoy recalcó que en los momentos "difíciles" como los actuales, un "verdadero" gobernante tiene que "dar la talla", ya que "gobernar en épocas de bonanza es muy fácil".

   Asimismo, añadió que en lugar de referirse a asuntos que "no interesan a nadie", Zapatero debería hablar de "libertad y bienestar", ya que lo que preocupa a los ciudadanos es la "derrota del terrorismo, la defensa de los derechos humanos, el respeto a todas las personas y estar a favor de todas las lenguas, sobre todo, del castellano, que es lo que nos une a todos los españoles y el segundo idioma más hablado del mundo".

   El presidente del PP remarcó que "no se puede ser presidente del Gobierno de un país y mirar hacia otro lado, cuando se producen debates y pasan cosas como las que están pasando en España", en referencia a la lengua.

   En este sentido, expresó su apoyo a la decisión del PP de Baleares de defender el trilingüismo en las escuelas, ya que dijo que le gustaría que en las islas "todo el mundo hablara la lengua común que une a los españoles, así como el inglés y el mallorquín, menorquín, ibicenco o formenterense". Así, afirmó que le gustaría que Zapatero defendiera lo mismo cuando vaya al archipiélago.

   Rajoy concluyó su intervención augurando que mañana el tenista manacorí, Rafael Nadal, ganará el torneo de Winbledon, tras vencer a Roger Federer y, en esta línea, remarcó que es un hombre que "nos hace felices a todos sin pedir nada a cambio", lo que, en su opinión, debe ser el objetivo del PP.
 

Etiquetas:PPRajoy